Cuando el entonces candidato a la presidencia Barack Obama vio por primera vez a Michael Keaton le dijo: ¿Por qué no haces más películas? Y desde entonces la disyuntiva se hizo mundialmente conocida. Tuvieron que pasar 25 años para que las alas de Batman mutaran por las de Birdman y para que Keaton finalmente respondiera a esa pregunta.

Una vuelta inesperada a escena de Michael Keaton (63) y que ha sido catalogada por los medios estadounidenses como “el retorno del siglo”. El actor que dio vida al hombre murciélago de Hollywood, hoy regresa como Riggan Thomson, el protagonista de la cinta de humor negro del mexicano Alejandro González Iñárritu, en la que Keaton le tuerce la mano al que parecía ser su destino en el olvido y vuelve acompañado de siete nominaciones a los Globos de Oro —entre las que destacan mejor actor y mejor película en comedia— , trece a los Critic Choice Awards y una ola de excelentes críticas para el minucioso trabajo en planos de secuencia, que incluye hacer tomas de larga duración sin cortes durante el filme. Tras años de silencio, el antiguo Batman de Tim Burton hasta se atrevió a enfrentar a uno de sus sucesores del personaje tras ser entrevistado por romper récord en cantidad de nominaciones y sin un poco de censura se dirigió al codiciado Ben Affleck en la revista ShortList: “Yo soy Batman y estoy muy seguro de eso”.

Wp-michael-keaton-batman-450

Inició su carrera con Night Shift en 1982 y siete años más tarde fue el protagonista de Beetlejuice de Tim Burton, filme a estas alturas de culto con el que consiguieron 73 millones de dólares sólo en Estados Unidos. El dúo de director y protagonista volvió a apoderarse de la taquilla con la saga de Batman al año siguiente y Batman Returns en 1992, lo que significó —además de 400 millones de dólares y un Oscar a la dirección artística de la cinta— el reconocimiento mundial para Keaton y grandes apuestas por parte de la industria a su carrera como actor. Sin embargo, el que parecía ser un despegue sin vuelta atrás, no fue lo que el público y la crítica esperaban. Fueron algunas apariciones con personajes como el policía en Jackie Brown (1997) de Tarantino los que daban esperanzas de un regreso del actor, pero durante el segundo milenio, Keaton se dedicó por completo a la televisión y a películas para niños como First daughter (2004). En 2003 obtuvo su primera y única nominación —hasta hoy— a los Globos de Oro cuando interpretó a Robert Wiener, un productor de CNN encargado de reportear la Guerra del Golfo Pérsico, en la película para la cadena HBO Live from Baghdad y en 2008 también fue uno de los candidatos como mejor actor en los premios del Sindicato de Actores por su papel en la serie de televisión sobre la CIA, The Company. Sus otras apariciones fueron en el mundo cinematográfico infantil, como un muñeco en Jack Frost cuando terminaban los noventa, el padre de Lindsay Lohan en Herbie: fully loaded (2005) de Disney y su integración al mundo de las voces en películas de Pixar como Cars (2006) y Toy Story 3 (2010).

Wp-BeetleJuice-450

Lo cierto es que hasta ese entonces, Keaton no había vuelto a resaltar jamás como en los ‘15 minutos de fama’ que tuvo como Batman, pero con Birdman: La inesperada virtud de la ignorancia, todo eso quedó atrás. Desde el primer minuto, en el que se ilumina la espalda de Keaton, pasa a ser un reto descubrir cuándo hay cortes en la secuencia de imágenes. Con tomas de más de 10 minutos, esta cinta, que llega a nuestro país en febrero, proclama el regreso del actor en un desafío que no deja espacio para la equivocación y pareciera transcurrir en tiempo real.

Wp-michael-keaton-birdman-450

Dicen que ‘hay que arrimarse a buen árbol’ y definitivamente Keaton lo logró. En 2010 el director mexicano Alejandro González Iñárritu (21 gramos, Babel, Gravedad), decidió aventurarse en el rodaje de Biutiful con los guionistas argentinos Armando Bó y Nicolás Giacobone, con quienes vuelve para conquistar tierras que nunca antes había visitado: el sarcasmo y la ironía. Durante 29 días rodó Birdman en la ciudad de Nueva York, el escenario perfecto para la historia de Riggan Thomson, un conocido actor que alcanzó la fama después de interpretar al superhéroe llamado Birdman en una trilogía de películas de gran presupuesto y que pretende nuevamente alcanzar el éxito montando una obra de teatro en Broadway. Y para ello, el protagonista calzó como anillo al dedo, Michael Keaton regresó a la pantalla grande en gloria y majestad en un papel que ha conquistado a la crítica internacional pero que a la vez genera gracia por la similitud de historias entre el personaje y el actor. A pesar de que tanto el director junto al resto del elenco —entre ellos Emma Stone, Edward Norton y Naomi Watts— como el propio Michael Keaton nieguen este parecido, la semejanza entre la trayectoria del actor con la de Riggan Thomson y las interpretaciones de Batman y Birdman respectivamente, es un hecho para muchos.  “Necesitaba a alguien que pudiera interpretar a un personaje que es egoísta y adorable a la vez, y creo que Michael lo hizo muy bien. Además, fue el primer superhéroe global, y por eso podía contar esta historia con autoridad”, señaló González Iñárritu para la revista Esquire. Mientras que Keaton insistió por su parte a la revista Variety: “He interpretado a asesinos, así que es probable que a ellos tampoco me parezca”.

El antiguo protegido ha vuelto a emprender vuelo y el presidente Obama ya puede dar por contestada su pregunta. Más que eso, en un futuro el actual presidente de Estados Unidos, que también se ha declarado como un fanático de Beetlejuice, será nuevamente complacido por Keaton. Ya se confirmó la segunda parte de la película de Tim Burton en la que el actor encarna al frenético y gritón ‘bioexorcista’ y además confirmó su participación en el thriller de Thomas McCarthy junto a Rachel McAdams, Spotlight para 2015. Como si fuera una historia de fantasía, hoy Michael Keaton ya regresó en gloria y majestad.