“Será muy sorpresivo para mis compañeros, para la NASA y para el mundo entero, pero… sigo vivo”, con estas palabras, Mark Watnet impacta a la humanidad. Viajaba a Marte junto a un grupo de otros astronautas, pero una tormenta los obliga a evacuar. Sin embargo, Watnet no consigue huir; sus compañeros lo dan por muerto y se queda a la deriva en tierras desconocidas. Desde ese momento, el hombre tendrá que utilizar toda su audacia para enfrentar la hostilidad del planeta rojo, resguardado en un refugio que posee suministros para tan sólo un par de días.

Sobre esta historia se desarrolla Misión Rescate. La nueva cinta protagonizada por Matt Damon y dirigida por Ridley Scott (Alien). La película, basada en una novela de ciencia ficción escrita por Andy Weir, llegará a los cines chilenos el 1º de octubre. Una entrega que nos hace recordar cintas como Interestelar, en la que Damon también se hizo partícipe, personificando al llamado doctor Mann.

Wp-mat-damon-espacio-450

Aunque no sólo se dedica a interpretar a astronautas. Su primer trabajo cinematográfico fue en 1988, en la comedia romántica Mystic Pizza. Aunque el éxito lo embistió fuerte, recién en 1997 con la película En busca del destino, la que él mismo escribió junto a su amigo Ben Affleck y que le valió un Oscar como mejor guionista. Desde ese momento, las ofertas laborales llegaron como avalancha. El talentoso señor Ripley (1999), Dogma (1999), La gran estafa (2001), Identidad desconocida (2002) y Pegado a ti (2013), son sólo algunas de las películas en las que Damon ha desplegado su destreza. El actor, quien además es un abnegado padre de familia, está casado desde hace 10 años con la argentina Luciana Barroso. Ella lo ha acompañado en su camino al éxito.

—Esta es la segunda vez que interpretas un papel de astronauta, ¿Irías al espacio si tuvieras la oportunidad?

—Si bien he tenido que hacer varios viajes espaciales en la pantalla durante el último par de años, en la vida real no lo haría. Creo que hay que tener cierta personalidad para hacer algo así. Se necesita un tipo de persona temeraria, con ansias de saber lo que hay más allá, sobrepasar los límites y todo lo que nos rodea. Gracias a ello nos desarrollamos científicamente y estamos aquí. Sin embargo, creo que sería demasiado para mí. 

—¿Cómo lograste que el personaje Mark Watney tomara vida?

—Creo que mucha gente, incluso yo, intentamos alejarnos lo menos posible de la historia que Andy escribió en el libro. Y nuestro guionista, Drew Goddard, hizo un gran trabajo para capturar eso. Es como ser un chef y conseguir un buen pedazo de carne. No quieres manipularlo demasiado, ni estropearlo. Por lo que intenté mantener vivo el personaje que Andy creó y no modificarlo por mi cuenta.

—¿Fue importante el humor para ti dentro de la película?

—El humor es la forma en que los simples mortales nos cautivamos con la vida, de cierta forma nos otorga calma interna es situaciones de alto estrés. Y precisamente eso es lo más atractivo del personaje, que consigue mantener el sentido del humor en esta increíble experiencia de supervivencia y rescate.

—¿Qué te atrajo de un papel en el que mayormente actúas en solitario?

—La ilusión que me llevó a participar en esta película es Ridley. Si bien yo voy a obtener gran parte del éxito, la película es suya. El es quien mantiene la historia en marcha, por lo que realmente él es la razón por la que quise participar. Leí el guión y me pareció que era genial. Después leí el libro y lo encontré grandioso. Sin embargo, cuando me enteré que Ridley quería hacerlo…. Esa fue la foto que necesité para aceptar. Y sí, de verdad es un reto cuando piensas que actuarás sólo en gran parte de las escenas, pero también es una forma muy interesante de trabajar.

—Has interpretado muchos papeles, ¿eso altera tu punto de vista sobre ti mismo?

—No, yo soy un actor. Los astronautas, por ejemplo, son muy desinteresados, siempre están pensando en un proyecto mayor, en aportar con algo a la sociedad. ¡Los actores sólo queremos vernos en la pantalla! (risas).

Matt, además, es un eterno enamorado. Lleva casi 10 años casado y junto a Luciana, su esposa, protagonizan una linda historia de amor. Se conocieron en 2003 en un rodaje en Miami, lugar en donde ella trabajaba como camarera de un bar. Dos años después se casaron y el actor se convirtió en el padrastro de la hija de Barroso, Alexia (15). Como si fuera poco, hoy tienen otras tres pequeñas, Isabella (9), Gia (7) y Stella (4). Todas lo apoyan en la locura de sus roles cinematográficos.

Wp-matt-daymon-family-450

Además Damon es unos de los más reconocidos filántropos del mundo actoral, junto a George Clooney o Brad Pitt. Matt siempre a puesto su carrera y posición para defender una diversidad de causas humanitarias. Es conocido que participa en más de 31 ONGs entre las que están la fundación de Not On Our Watch para defender las atrocidades en Darfur. Otra que ha apadrinado es Water.org en donde busca ayudar a aquellas comunidades que no poseen acceso a agua potable. En esa línea, Damon ha producido y protagonizado películas, documentales y charlas para concienciar sobre estas situaciones.

Aunque pocos lo imaginan fuera de su cara de eterno niño el actor posee un largo historial en que su cuerpo se ha transformado dramáticamente. En Elisyum (2013) deleitó a sus seguidoras con un musculoso y trabajado cuerpo. En Valor bajo fuego (1996), En busca del destino (1997) y El talentoso señor Ripley (1999), Damon tuvo que bajar varios kilos. En cambio, para El informante (2009), subió 18.  “Hoy existen métodos mucho más sofisticados para bajar de peso y se cuenta con la ayuda de médicos y expertos. Así que es mucho más seguro. Hace 20 años, cuando tuve que perder todo ese peso por primera vez, jamás me revisó un nutricionista, por lo que tuve que hacer todo por mi cuenta y no lo hice de la mejor manera. Realizar algo así hoy en día es una experiencia completamente diferente”, dice.

—Si tuvieras que ir a Marte y sólo pudieses llevar tres cosas, ¿qué elegirías?

—Mi familia, agua y alimentos.

—¿Te gusta llevar contigo a tus hijas a los set de grabación?

—Sí, siempre. Hoy traje conmigo a mi hija Isabella de 9 años. Mientras yo hago esta entrevista, ella recorre, en un tour guiado, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, uno de los sets de la película.

—¿Cuánto tiempo es lo máximo que pasas lejos de tu familia?

—Tenemos una regla de máximos dos semanas alejados. Por lo que tratamos por todos los medios de no saltarnos eso. A veces, en casos extremos, pasamos tres semanas sin vernos, pero generalmente intentamos que no sean más de 14 días.

—En diciembre celebras tu décimo aniversario de bodas, ¿cuál es el secreto para conseguir un matrimonio feliz?

—No lo sé. Creo que tuve demasiada suerte y me casé con la mujer de mi vida, la persona adecuada. La verdad es que no le diría a nadie cómo hacerlo. Sólo he sido un hombre afortunado.