Con un nerviosismo inusual para alguien habituada a las alfombras rojas, Marion Cotillard (41) apareció la semana pasada en el estreno de Aliados. Sonriente, la parisina tenía la certeza de que los flashes querían captar cada gesto hacia su coestrella, luego de una truncada agenda de promoción de esta película que dirige Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump, Náufrago).

Era la noche que los medios esperaban desde septiembre: su reencuentro público con Brad Pitt (52), a quien se la vinculó sentimentalmente durante el rodaje. Siempre con cuidado, fue cariñosa con el galán hollywoodense. Este, por su parte, posó alegre con ella y los fans sin su anillo de matrimonio tras la petición de divorcio de Angelina Jolie (41).

Hermosa, musa de Dior, ganadora de un Oscar a Mejor Actriz y considerada la francesa más taquillera de los últimos años en el cine de su país, obviamente, habían expectativas sobre la química que tendría con el rubio de El club de la pelea. Y los productores de esta película han jugado con ese elemento. Incluso, cuando explotó el rumor de una pasión fuera de cámara entre ellos. A un día de que el New York Post apuntara a la europea como causante de la ruptura lanzaron un ‘acalorado’ adelanto del filme ambientado en la II Guerra Mundial y que se anuncia en Chile para enero.

La reacción fue rápida, pues la similitud con Sr. y Sra. Smith (título donde partió la polémica relación Jolie-Pitt) era evidente: un oficial de inteligencia enfrenta a los nazis en el norte de Africa y conoce a una integrante de la resistencia francesa; fuera de sus países y entre balas surge una pasión que se formaliza cuando se juntan en Londres, ahí aparecen alertas sobre la verdadera identidad de su sexy mujer. Y mientras en los cines está el afiche de Aliados con ambos actores a punto de un beso, las incógnitas sobre quién es la actriz también surgen en el público.

allied-(1)

La propia revista W coincide en su indescifrable personalidad y la describe así tras el escándalo: “¡Cotillard! ¡Tan compleja! ¡Tan natural! ¡Tan encantadora!”. A la presentación de este drama bélico llegó mostrando su embarazo, el que tuvo que revelar por Instagram cuando se la lió con Brad Pitt. Algo inusual en ella. Espera su segundo hijo con el guapo actor y director Guillaume Canet (de una taquillera La playa y la sexy película Last Night).

Este aprovechó la misma plataforma virtual para defender a su mujer, con la que lleva casi una década en pareja. Al contrario de Penélope Cruz, quien en sus inicios en Hollywood tuvo romances con sus coestrellas (Matt Damon, Nicolas Cage, Tom Cruise, Matthew McConaughey y su marido Javier Bardem), la intérprete de Edith Piaf en La Vie En Rose mantiene un bajo perfil en cuanto a su estatus sentimental.

La prensa de su país sólo tiene certeza de relaciones con los actores Julien Rassam y Stephan Guerin-Tillie, además del cantante Mathieu Blanc-Francard. Fuera de su tierra es cercana a Leonardo DiCaprio. En su calidad de vocera de Greenpeace salió a apoyarlo en la promoción de su reciente documental ambientalista. El diario británico The Guardian señaló que su “calidad misteriosa parece atraer a los directores (a trabajar con ella)”. Además, su método de actuación es ‘perderse’ en los personajes. Los estudia tanto que después tiene que pasar por una etapa de ‘limpieza’ para retomar su centro. “Siempre me he sentido marginal. Existe algo extraaño acerca de mí. No me relajo en un grupo de personas. Tengo que esforzarme para superar mis miedos”, confesó a la misma publicación.

Cuando le preguntaron a qué le teme, ella se limitó a sonreír con sus ojos vidriosos. Marion Cotillard hace honor a la fama de la mujer francesa: atractiva, elegante, sensual y difícil de descifrar. En ese sentido, su papel junto a Brad Pitt en la historia de espías de Aliados le calza perfecto.

En agosto, antes de cualquier escándalo, el productor Graham King le contó a la revista People: “Brad y Marion inmediatamente se tuvieron el mayor respeto. Así que una vez que ahondaron en los personajes su química fue eléctrica. Fue crucial no sólo que empezaran a ensayar juntos antes del rodaje, sino que también pasaran mucho tiempo desarrollando sus papeles con el director Robert Zemeckis”.

Profesionalismo acorde con el método de la parisina que se concretó en sus apasionadas escenas con el ex de Jolie y que se vieron muy vívidas en el set. De allí a que ni un embarazo pueda eliminar el misterio de lo que provocó en Pitt durante la romántica cinta.