Su aterciopelada voz es inconfundible. Aunque en la película El libro de la selva aparece como la pitón Kaa, su paralelo animado mantiene los guiños seductores y movimientos gráciles de quien le hace hablar: Scarlett Johansson (30). En los últimos años, gracias a la alta taquilla de sus cintas, la norteamericana mantiene su estatus de estrella en el veleidoso Hollywood, el mismo que retrata esta temporada en la comedia de época ¡Salve César! como una diva acuática del tipo Esther Williams. Una imagen lejana para una nueva generación que asocia su nombre con heroína de acción por su papel de Black Widow en las exitosas sagas de superhéroes Iron Man, Los Vengadores y la reciente Capitán América: Civil War.

Un giro menos artístico que los proyectos que impulsaron su temprana carrera de más de dos décadas. Años en que era una adolescente que no alcanzaba la mayoría de edad cuando Sofía Coppola la convertía en protagonista de culto en Perdidos en Tokio (2003). La misma temporada en que también era aplaudida por La joven de la perla (2003) para pronto convertirse en musa de Woody Allen, quien tomó su imagen seductora para elevarla a otro nivel en Match Point (2005).

Pero el tiempo pasa y el foco se mueve para esta neoyorquina. Hoy trata de combinar la vida en pantalla con la familia. Luego de casarse con el francés Romain Dauriac —su segundo matrimonio, después de su enlace secreto y divorcio de Ryan Reynolds (Deadpool)—, la rubia se mueve cuidadosa para no romper el equilibrio personal que hoy incluye a su hija Rose Dorothy.

Eso sí, Johansson no renuncia a la diversión. Su gusto por la música, ya expresado en shows y discos, hoy se extiende a una banda pop integrada sólo por mujeres. Y se vienen sus tocatas.

scarlet3

—Eres muy activa en la campaña No a niños en Hollywood. Con una carrera de actriz infantil, ¿por qué te toca el tema?

—En mis años no era tan malo, las redes sociales recién partían. Yo era de la generación de Kirsten Dunst y Natalie Portman, a ninguna nos trataban de la forma en que lo hacen con las estrellas jóvenes de hoy. Hay una obsesión.

—Una de tus primeras películas fue El señor de los caballos (1998). ¿Te pusiste nerviosa por trabajar con Robert Redford?

—Sabía quien era porque a mi madre le gustaba mucho el cine y veíamos muchos clásicos, como Butch Cassidy and the Sundance Kid. Así que no recuerdo ponerme nerviosa, además él era encantador conmigo. Nos reunimos muchos años después en Capitán América y el soldado del invierno; fue muy divertido. De niña era bien extrovertida. Aprendí desde un inicio que ese era el camino para una audición: exudar confianza. Algo que he mantenido en mi carrera y que me ha ayudado a lidiar con el rechazo. Porque pierdes más empleos que los que consigues.

scarlet5

 

—Hace poco cumpliste 30 años. ¿Los proyectos que tomas ahora son diferentes?

—Es interesante porque en ese período de los 25 a los 30 hay un gran cambio emocional, especialmente en las mujeres que hacemos cine. Tener un hijo es parte de eso. En esta carrera es un gran salto porque pasas de ser una chica ingenua a adulta joven. En mi caso, con casi dos décadas en esta industria, llegué a un lugar donde no siento tanta presión para definir mi futuro profesional. Un sitio en que puedo tener proyectos relacionados con mis intereses, con mi deseo de desafiarme de manera creativa y artística, en lugar de tratar de definir lo que soy a los ojos de la audiencia. Es muy liberador.

—Varias veces has liderado rankings con las mujeres más atractivas del mundo. Ahora que eres mamá, ¿hay menos presión para mantener cánones de belleza de la industria?

—Nunca sentí presión. Tal vez será diferente a medida que envejezca, pero también más desafiante. Nunca aspiré a ser incluida en esas listas, simplemente sucedió.

—¿Eres fan de los superhéroes?

—No especialmente. Crecí leyendo un montón de cómics y vi las películas de Batman y Superman. Me encantó la primera Iron Man y eso me sorprendió, porque no iba al cine por ese tipo de cintas. Tenía muchas ganas de trabajar con Justin Theroux y Robert Downey Jr. y hace nueve años me había reunido con Marvel para ver varios personajes femeninos, entre ellos estaba Black Widow. Fue una especie de sincronía que años después actuara en Iron Man 2 (incluso había otra actriz para mi rol). El público realmente respondió y por eso estuve en Los Vengadores. Todo fue un golpe de suerte.

—Cuando no estás rodando, ¿vives en Francia a tiempo completo?

—Vivo en París part time. También en Nueva York y en Los Angeles. Pero en algún momento tendremos que sentar la cabeza (ríe).

—¿Hablas francés?

—No, mi francés es terrible. Trato de aprender, pero es un esfuerzo continuo.

scarlet2

—¿En Francia pasas más inadvertida que en Estados Unidos?

—En realidad, no. Es una reacción similar a la de Nueva York. La gente de las grandes ciudades está preocupada de sus propias cosas. Los fans son iguales en todo el mundo.

—¿Cómo fue tu experiencia como embajadora de Oxfam en Kenia?

—Visité el campo de refugiados en Dadaab. Fue un viaje sorprendente y tuve una experiencia profundamente reveladora. Había leído un artículo acerca de ese sitio, pero ver el gran número de gente que vive allí por un largo tiempo y sin ninguna esperanza de salir… Tienen que encontrar las fuerzas en comunidad. Es un caso que no tiene nada que ver con política, el desplazamiento es por la sequía que afecta a Africa. Hay un tema medioambiental que empeora y al que en Estados Unidos no se le pone atención.

—En un asunto más liviano, el año pasado formaste el grupo de chicas The Singles.

—Sí, estamos en el proceso de cambiarle el nombre a la banda (risas por la demanda de una banda homónima de Los Angeles). Tengo una gran cantidad de amigas talentosísimas que son músicos. Pensé que sería una especie de proyecto paralelo divertido para nosotras, porque ellas tienen sus propias carreras florecientes.

—¿Qué tipo de música hacen?

—Entretenida, tipo go-go, super-pop.

—¿Quieres ir de gira?

—¿Gira? No sé, la idea es que nuestra música sean singles (sencillos). Pero podríamos hacer ciertas apariciones por aquí y por allá. Algo divertido si lo piden los fans.