Otra noche cae en Nueva York y una nueva actriz de Hollywood se toma las tablas de Broadway. El teatro John Golden los invita con un cartel iluminado en el que se lee Eclipsed. En el escenario una mujer símbolo de la belleza africana se saca el maquillaje y el glamour. Es la noche de la verdadera Lupita Nyong’o (32).

A la mujer que brilló en la película 12 años de esclavitud, donde terminó recibiendo un Oscar por mejor actriz de reparto en 2014, se le atribuyó el símbolo de una chica guapa. Escogida por la revista People como la más bonita el año pasado y ser elegida por Lancôme como una embajadora de sus productos, son muestras de cómo la industria la ha tratado. Pero esto no puede estar más alejado de la realidad. Definitivamente, la superficialidad no es algo que ella privilegia. Ya lo demostraba cuando le preguntaban el porqué de su pelo al rape que antes mostraba orgullosa, “me había cansado de ir a la peluquería. Cuando comencé a actuar pensé que era más importante perfeccionarme profesionalmente y en espíritu en lugar de preocuparme por mi belleza”.

lupita450-2

Lo cierto es que los últimos esfuerzos de Lupita parecen ir centrados en volver a ser reconocida como una gran actriz y no solo una cara bonita. Esta decisión pareció llegar luego de la avalancha mediática que sacudió su vida tras el Oscar. “Siento que me tomará años poder salir de esta montaña rusa”, responde cuando le preguntan si esperaba el éxito de la película sobre la esclavitud afroamericana en Estados Unidos. ¿Cómo una primeriza podría soportar el acoso mediático de Hollywood? La respuesta es simple: no pudo del todo, por ello la solución fue solo ir a descansar unos días en España. “Me fui cinco días a Madrid y solo dormí, no me cambié de ropa en cinco días”, así mostraba su cansancio la chica keniata-mexicana.

Después de esta renovación casi espiritual decidió establecer como meta adentrarse más en el mundo de la actuación en Broadway. Por lo que recordó uno de los guiones que había leído cuando aún estaba en la Escuela de Drama de Yale. El texto había sido escrito por la dramaturga Danai Gurira, famosa por su papel de Michonne en The Walking Dead. El papel era perfecto, no solo la lleva a un campo donde la belleza es por lejos innecesaria, sino que deberá sacar completamente su lado agresivo. “Es la historia de cuatro mujeres durante la guerra civil de Liberia que son prisioneras de un comandante de una facción rebelde y de cómo sobreviven cautivas y cómo buscan la libertad”, cuenta la actriz. Un movimiento que algunos consideran desesperado, como el New York Post que lo calificó como un grito de “¡tómenme en serio!”, en lo que describen como una “falsa modestia por las estrellas de Hollywood en ‘afearse’ para el arte”.

lupita450-1

Pero el caso de Nyong’o escapa al resto de las estrellas señaladas por el medio neoyorquino. Sus nuevos papeles tampoco tendrán una tónica superficial. En diciembre la veremos como una alien pirata en el episodio 7 de la saga intergaláctica, Star Wars: El despertar de la fuerza. Maz Kanata será su personaje, y como ha sido la tónica del filme no se puede saber mucho más de qué va el papel. Además, quienes vean la nueva versión de El libro de la selva a estrenarse el próximo año identificará su voz en Raksha, la loba que adopta a Mowgli como su hijo.

Una serie de proyectos que borrarán momentáneamente a aquella actriz portada de revistas, protagonista de las alfombras rojas y símbolo de belleza. A cambio tendremos de vuelta a esa Lupita Nyong’o salvaje.

En twitter es: @lupita_nyongo