A los 44, se ve de veintitantos. De cuerpo y de alma. Como si no hubiera pasado nada terrible en su vida. Tal vez es el humor.

En realidad, hay dos Jennifer Aniston: una es la famosa actriz de Friends, figura de comedias románticas; la otra, la reina de los tabloides, cuya vida se ha convertido en una perpetua telenovela desde su bullada separación de Brad Pitt en 2005.
Ahora, la prensa rosa vibra con su compromiso con el actor Justin Theroux, y está pendiente de si usa un anillo o no, de si se casa o no…

Ella ha sido una bendición para la industria de las revistas.

Ella ha sido una bendición para la industria de las revistas: su portada de Marie Claire, ésa en que aparece desnuda con una chaqueta de smoking, fue la más vendida de 2011. Lo mismo la de GQ, de 2009, en la que apenas viste una corbata. De modo que parece apropiado que sea dos personas en We’re the Millers (¿Quiénes son los Miller?): una estriptisera y la madre de una convencional familia estadounidense.

La película, estreno en Chile este septiembre, es una comedia acerca de un traficante de marihuana de baja monta —el comediante Jason Sudeikis (Saturday Night Live)—, que convence a la estriptisera Rose y a dos jóvenes —Emma Roberts (Nancy Drew) y Will Poulter (Las crónicas de Narnia: La travesía del viajero del alba)— para que se hagan pasar por una acomodada familia que va a México en una opulenta casa rodante que regresará a Estados Unidos llena de marihuana.

En persona, Aniston irradia calma, actuando como si olvidara el bullicio que crea en el entorno, pero consciente de no decir algo que desate una tormenta de la nada. Hace exactamente un año, se comprometió con Theroux, y los tabloides viven pendientes de si el matrimonio se retrasó, pospuso o canceló… Hace poco, le dijo a E! News: “Tenemos que fijar las fechas. No hemos cancelado nada. No hemos pospuesto nada. No ha habido discusiones de dónde casarse”.
Wp-Aniston-193
Ya sea por su pelo (su peinado en Friends fue un clásico) o por su cuerpo, la actriz nunca pasa de largo. Centenares de miles de visitas en YouTube tiene la escena de su última película en que se ve forzada a hacerle un striptease a un señor de la droga mientras suena Sweet Emotion, de Aerosmith.

También ha recibido sus críticas. La editora Bonnie Fuller: “No puedo entender por qué Jennifer Aniston, que es una muy buena actriz y una comediante fantástica… Sí, claro, tiene un cuerpo fabuloso… La admiro por eso… Tiene 44 años y se ve mejor que una de 20… Pero, Jen, ¡no tienes que hacer esto!; ¡puedes obtener papeles fantásticos sin sacarte la ropa!”. Su coanimador en The Hollywood Life, William Earl, está totalmente en desacuerdo: “Sácate la ropa todo el tiempo”, dice.

Jennifer no tuvo que investigar mucho para el rol. “Cuando joven, me tenían que echar de mi club nocturno favorito”, admite. “Tuve una coreógrafa increíble, Denise Faye, quien me enseñó este hermoso baile, y lo perfeccionamos semanas y semanas”.
Igual, cuando llegó el minuto de los hechos, estaba hecha un atado de nervios. “Era la primera vez que caminaba al set, con el equipo y las cámaras y tenía que bailar. Era un poco difícil. Pero tienes que trabajar. ¡El show debe continuar!”. ¿Qué pensaba cuando estaba casi desnuda? “No lo estropees porque vas a tener que hacerlo de nuevo. La idea es que no parezca que sufro mientras me saco la blusa”.

Como si Friends les hubiera puesto una camisa de fuerza creativa a sus seis estrellas, a Aniston le ha costado destacar en proyectos nuevos.

Como si Friends les hubiera puesto una camisa de fuerza creativa a sus seis estrellas, a Aniston le ha costado destacar en proyectos nuevos. Los críticos no han estado muy felices con gran parte de su trabajo cinematográfico. Tras una década como la Rachel de Friends, que ganaba un millón de dólares por episodio en las últimas temporadas, Jen se embarcó en una serie de comedias románticas que han tenido variado éxito.

Hace una década, se dedicó a cintas más experimentales y thrillers (Derailed), pero retornó a las comedias románticas, algunas de las cuales funcionaron (Marley) y otras no (The bounty hunter). Si Hollywood prefiere a los hombres para los mejores papeles de comedia, ¿por qué insiste? “Me encanta hacer reír a la gente. Es algo que disfruto inmensamente. Pero también acabo de terminar una pieza dramática, Life of crime (una adaptación de la novela de 1978 de Elmore Leonard The Switch, que es una precuela de Jackie Brown, la película de Tarantino). Tiendo a gravitar hacia las comedias porque se sienten bien”.

Le pregunto si las comedias hacen que le sea más fácil reírse de la amarillenta versión tabloide de su vida que la persigue. Asegura que no es así. “Con respecto a mi vida, sólo trato de hacer mi trabajo y hundir ese ruido estúpido (de la prensa)”. Ha confesado que no lee ese tipo de medios.

Gran parte del ruido ha girado en torno a la maternidad. En una extensa entrevista de 2005 en Vanity Fair, poco después que Brad Pitt partiera con Angelina Jolie, fue tajante al decir: “Eso realmente me molestó. Nunca dije que no quería tener hijos. Quería tenerlos, quiero tenerlos y voy a tenerlos. Las mujeres que me inspiran son las que tienen carreras y niños; ¿por qué iba a querer limitarme? Siempre he querido tener hijos, y no abandonaría esa experiencia por una carrera. Quiero tenerlo todo”.
Curiosamente, Rawson Marshall Thurber, el director de los Miller, me cuenta que Jennifer le recuerda a Sienna Miller, a quien acaba de dirigir en su película previa, una funesta adaptación de la novela Los Misterios de Pittsburgh, de Michael Chabon. “Ambas son hermosas, talentosas y realmente divertidas. Jen es hilarante en las películas. Sienna no hace comedias, pero es muy cómica en las conversaciones, y ambas son muy aterrizadas”.

Thurber reconoce que Aniston se las arregla admirablemente con el circo que la rodea. “No estaba consciente de lo fuerte de esto hasta que empezamos a trabajar en esta película. Me parece tan difícil vivir en estas condiciones, siendo fotografiado y asediado todo el tiempo. Ella lo maneja todo con aplomo”.

El director cree que la Aniston no ha recibido el crédito que merece.

El director cree que la Aniston no ha recibido el crédito que merece. “Friends es el Salón de la Fama de la comedia, pero por el lado fílmico ella aparece fabulosa en una de mis cintas favoritas de todos los tiempos: Office Space; y se robó la película en Cómo acabar con tu jefe”. En esta última (de 2011), Aniston hizo el papel de una dentista ninfómana junto a Jason Sudeikis. A diferencia de Gerard Butler y de Vince Vaughn, Sudeikis nunca ha tenido una relación romántica con la actriz, pero se llevan maravillosamente bien. “¡Somos un paquete!”, bromea Jennifer, añadiendo que volverán a ser equipo para la secuela de Cómo acabar con tu jefe.

Aniston acaba de terminar otra comedia romántica, Squirrels to the nuts (de Peter Bogdanovich),donde hace de terapeuta junto a Owen Wilson y Rhys Ifans (Spike de Notting Hill).

Terminada la entrevista, la veo entrando a un ascensor con Emma Roberts (sobrina de Julia Roberts y su coestrella en ¿Quiénes son los Miller?) junto a un gran aparato de seguridad. De pronto, los guardaespaldas consideran que hay demasiados civiles dentro del ascensor. Se escabullen apresuradamente al ascensor contiguo. Es una escena divertida y, aunque Jennifer y Emma lucen vagamente alarmadas por el pánico menor, espero que su amor por la comedia la lleve a encontrar el lado divertido de estos encuentros.

> Revisa el tráiler de We’re the Millers