De blanco y negro fue como apareció en el Dolby Theater de Hollywood el pasado 5 de junio. Con dos piezas de Vera Wang, un top negro con mangas transparentes y una falda larga blanca, Jane Fonda (76) estaba vestida para deslumbrar. La ocasión lo ameritaba: la estrella recibiría el Premio AFI, uno de los más importantes reconocimientos de la cinematografía internacional, por su carrera extraordinaria y toda una vida dedicada al cine.

Hija de Henry Fonda, una leyenda norteamericana de la pantalla y ex esposa de un famoso director, activista y operador multimillonario (Ted Turner), la actriz ha definido su camino al estrellato no precisamente por su posición en el árbol genealógico, sino más bien por sus propios méritos. 

Fue a los 17 años que pisó las tablas por primera vez cuando apareció junto a su padre en la producción de The Country Girl, en el Omaha Community Theatre, de ahí en adelante no se detendría. Con la versatilidad con la que ha logrado interpretar a la perfección tanto comedias ligeras como papeles dramáticos es que la actriz se estableció en la cultura popular. En su historial figuran dos premios Oscar, cuatro Globos de Oro, dos premios Bafta y un Emmy. 

Esta vez la actriz fue honrada en la edición número 42 del American Film Institute’s Life Achievement Award (AFI) por una multitud llena de estrellas que incluyó a Catherine Zeta Jones, Melanie Griffith, Diane Lane y Sandra Bullock. Desde 1973 el prestigiado galardón ha sido entregado a un profesional del cine, en reconocimiento a su carrera y destacada contribución a la historia del séptimo arte. Entre las últimas estrellas que han recibido este galardón figuran Morgan Freeman, Shirley MacLaine y Mel Brooks. “Estoy tan feliz de agregar el nombre de otra mujer a la lista”, dijo Jane.

Wp-450-Jane

Michael Douglas, quien recibió el honor en 2009, fue quien la presentó. En primer lugar, dijo que cuando trabajó con ella en El síndrome de China (1979), “aprendí que Jane no es sólo una actriz increíble, sino también la más multifacética del mundo. Ella era al mismo tiempo actriz, madre y activista política valiente, muy valiente. Es única en su clase”. Fonda pudo haber estado siguiendo los pasos de su padre, el sexto ganador del premio AFI en 1978, pero como Douglas dijo, “Jane, eres de la realeza cinematográfica, no por el nacimiento, sino por tu talento”.

Durante la ceremonia se sentó en el estrado junto a su pareja, Richard Perry, y alternativamente se rió, aplaudió y se limpió un par de lágrimas cuando transmitieron su historia de vida. También asesoró a las tantas celebridades de Hollywood que se reunieron en el Teatro Dolby: “Hagan preguntas, hay que mantenerse curioso. Es mucho más importante ser interesado que ser interesante”, les recomendó.

Meryl Streep, quien hizo su debut cinematográfico en un papel de reparto junto a Fonda en Julia (1977), ofreció una de las descripciones más memorables de la noche, cuando recordó su primera impresión de la actriz: “Durante el rodaje ella tuvo un estado de alerta casi salvaje”. Luego afirmó que todavía hace los ejercicios de los videos de Fonda y se refirió a ella como “una hermana mayor que me indujo a hacer cine”.

Los momentos más emotivos se produjeron cuando su hijo, el actor Troy Garity, subió al podio. Al principio, disparó una serie de chistes que tenían el público a carcajadas y luego le habló a ella: “Mamá quiero decirte aquí, delante de esta sala llena de gente, que en el cine, en el gimnasio, en la política y en la familia, has tenido éxito”. El hermano de Fonda, Peter Fonda, hizo eco de esos pensamientos y dijo: “Jane, nunca he estado más orgulloso de ti, y sé que papá también lo está”.

Wp-450-Jane2

La noche tuvo sus momentos más ligeros como cuando Jeff Daniels, quien protagoniza junto a Fonda la serie de HBO The Newsroom, presentó una canción que había escrito para la ocasión. Mientras rasgueaba su guitarra, cantó “abdominales, glúteos y muslos” con uno de los videos de ejercicios de Fonda proyectado detrás de él. 

¿Por qué todo esto? En los ochentas Jane Fonda desafió las expectativas al escribir el Jane Fonda’s Workout Book y creando el Jane Fonda’s Workout Video, best sellers que iniciaron una fiebre por la gimnasia aeróbica. En total lanzó dos docenas de videos de ejercicios, seis libros y trece audios. Llegó a vender más de 17 millones de copias en todo el mundo y más tarde la imitarían las top models Cindy Crawford, Claudia Schiffer y Elle MacPherson. Sin embargo, la aeróbica no es el único secreto de belleza de la hija de Henry Fonda. Además de su genética privilegiada, de llevar una dieta equilibrada y de practicar deporte, ha reconocido uno que otro retoque quirúrgico y ha confesado que ha gastado una fortuna en conseguir una dentadura perfecta.

Wp-450-Jane3

En la actualidad, Fonda ha cambiado la aeróbica por el yoga y lanzó un video con ejercicios más fáciles y divertidos, según ha dicho la actriz. Para ella hacer deporte incluso cuando se pasa de los 70, “es el primer ingrediente para envejecer con éxito. Marca la diferencia en todos los aspectos de tu vida y de tu cuerpo”.

Sus productos cosméticos imprescindibles son una crema antiedad con calcio y una máscara de pestañas. Y, en cuanto a moda, sus básicos son los jeans, la camisa de seda y los zapatos planos. 

Esta embajadora de L’Oréal ha sabido adaptarse perfectamente a los tiempos y dispone de su propia página de internet, en la que comparte sus trucos de belleza y estilo de vida que explican su atlética figura. Primero señala que el truco es no temer experimentar con estilos más sueltos y sensuales. Segundo, aconseja a las mujeres aclarar el color de su cabello a medida que envejecen. Tercero, tener buena disposición para experimentar con el maquillaje; Jane, con más de setenta años muestra ojos ahumados. Y por último, asegura que la apariencia hace a la mujer: practica ejercicio de manera regular a pesar de haberse sometido a cirugías de la espalda y prótesis de rodilla y cadera durante los últimos años, y se mantiene abierta a las tendencias de moda, no teme ser atrevida.