Foto Zuma Press/EFE

Podrá ser buena o mala actriz, simpática o antipática con los medios, pero algo está claro: Pé se desvive por sus hermanos, los empuja al mundo del cine e intenta que sean famosos. Mónica ya se asoma avalada por sus curvas y osadía. Eduardo entra por los palos haciendo música…

El videojuego New Super Mario Bros II que llegó a España de la mano de un spot televisivo protagonizado por Penélope y su hermana, Mónica, tres años menor. Y, claro, la mujer de Javier Bardem forma parte de esa constelación de estrellas por las que se pelean las marcas internacionales, pero ¿por qué está ahí la segunda Cruz?… Ha participado en algunas de las series más populares de TV, es cierto, pero está a años luz de Pé aunque el público ya no se sorprende: casi es habitual que se “cuele” en los contratos publicitarios.

¿Aparece por mandato expreso de la actriz? Sí, confiesan algunas de estas firmas.
Luego de protagonizar juntas dos campañas para Mango, fuentes de la empresa confesaron a El Mundo: “Queríamos que Penélope fuera imagen de la marca y la tanteamos; ella sugirió que incluyéramos a su hermana”.
Por cosas como ésta algunos medios —entre ellos la agencia Europa Press— sostienen algo que parece obvio: Mónica sería “casi desconocida si no fuera por Pé”. Y lo confirma Personality Media, un referente para las agencias de publicidad y los anunciantes de cara a elegir un famoso en sus campañas. A Mónica la conoce el 83 por ciento de la población; es decir, el doble de lo que le correspondería por peso propio. Y figura entre las veinte actrices nacionales más conocidas”, explica la empresa a CARAS.

Bailarina en el cuerpo de Joaquín Cortés de los 17 a los 23 años, ascendió a coreógrafa a los 20 en la película La niña de tus ojos (1998), uno de los mayores éxitos de taquilla de Penélope, quien entonces empezaba a pisar fuerte en la cartelera. Y cuatro años más tarde le llegó la popularidad con Un paso adelante, serie sobre un grupo de estudiantes de danza que se convirtió en un fenómeno televisivo (CHV la emitió en 2004). “Me llamaron porque me vieron bailar en un espectáculo”, defendió pero, al igual que su personaje —una alumna sobrina de la directora de la escuela— muchos vieron en esto la ayuda extra que otorga ser la ‘hermana de’.
A Mónica también le apasiona el diseño de moda y en este terreno han hecho cosas juntas. En 2004 abrieron una tienda de ropa en el exclusivo barrio madrileño de Salamanca, pero la aventura duró poco. Un año después se convertían en imagen y diseñadoras de los bolsos japoneses Samantha Thavasa. Luego llegó Mango, donde diseñaron dos colecciones cuya ropa llegó a lucir la mismísima Letizia. Y en 2010 fueron el rostro de la firma suiza Charles Vögele por la cual cobraron un millón de euros.
Mónica juega, además, con la ventaja del parecido. Misma melena larga y castaña, mismos labios, mismo blanqueado de dientes, voz casi idéntica. Sólo la separan unos centímetros de altura. “El otro día íbamos en la parte trasera del coche y cuando miré en el retrovisor pensé que era mi cara pero ¡era la suya!”, contó Pé a Glamour.
En 2009, la menor de las Cruz puso la voz en español al personaje de animación que Pé hacía en la versión estadounidense de G-Force. Y en 2010 fue su doble en Piratas del Caribe 4 para ocultar el embarazo de la estrella. Ahora acaba de ser imagen de la última campaña de la lencería inglesa Agent Provocateur. “Es una bailarina profesional y muy sexy”, dijo Sarah Shotton, directora creativa de la firma, explicando así el fichaje para unos spots atrevidos, con todo de juego sadomasoquista.
Según Personality Media, la gente valora su atractivo, modernidad y capacidad para marcar tendencia; “el problema es que el consumidor no le reconoce el mérito propio”, añade la empresa.

MÓNICA NO ES LA ÚNICA BENEFICIADA. Eduardo también gira en la órbita Pé. Aparte de presentarlo a sus amistades hollywoodienses —de la que salió la ya terminada relación con Eva Longoria— su  hermana lo ayuda en su sueño: ser músico. El también salía en los créditos de Piratas del Caribe como compositor de uno de los temas y ahora se encarga de toda la banda sonora del nuevo filme de la actriz, Venuto al mundo. Ella y Mónica, además, hicieron el videoclip de una de las canciones de su primer y único disco, Cosas que contar (2006).
Pero Pé está encantada de ser el “soporte familiar”, escribió El Mundo, pues cree en ellos. Pese a las evidencias, Mónica insiste: “En mi familia cada uno se gana las cosas por sus medios”.

Claro que la ‘ayuda’ le reporta puntos a favor, como ser la imagen de algunas marcas españolas y papeles en coproducciones europeas. Pero, también, en contra: “A veces me preguntan gilipolleces de cotilleos, bodas (en relación a Pé). Me gustaría que me preguntaran por mi trabajo”.
En el spot de Super Mario las dos rivalizan como hermana mayor y menor. En la vida real, sin embargo, no existe tensión. “Hablamos de todo… si tengo que consultar algo prefiero hablarlo con ella y con mi madre; a Penélope le pasa lo mismo”, contó a Lecturas. En teoría, tampoco hay celos. “Está consiguiendo sus sueños y eso me llena de orgullo”, dijo Mónica hace cuatro años.

Se criaron en la peluquería de su mamá, donde iban después del colegio, al norte de Madrid. Allí fingían hacer los deberes mientras escuchaban a las clientas. Ya adolescentes se escondían en el baño para ver revistas de moda y fantasear con la ropa que les gustaría llevar.
En la época de Un paso adelante, Mónica salió con dos actores de la serie: Fabián Mazzei y Miguel Angel Muñoz, entonces considerado un sex symbols. El año pasado mantuvo un romance con otro actor, Alex González, promesa del cine español que debutó en EEUU en X-Men First Class. Pero a ella —tal como a su hermana—, no le gusta hablar de su vida sentimental. Aun así, es más accesible pues a diferencia de Pé y su cuñado, ella todavía debe demostrar sus méritos; no le conviene poner a los medios en su contra. Sabe también que debe evitar colgarse de su hermana. “Si intentas abusar, nadie te abre las puertas”.
¿Lo dirá por experiencia propia?

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl