Primera vez desnuda, primera vez real. Keira Knightley (29) nunca ha pasado inadvertida por su figura, ya sea por su belleza innegable o su extrema delgadez, pero esta vez un topless para la revista Interview, ha generado un huracán de opiniones. En tiempos donde el culto al cuerpo exuberante y curvilíneo parece prevalecer, la británica fue contra corriente y decidió posar sin ropa para reivindicar a las planas y romper con el complejo de tantas mujeres. 

Sin una gota de maquillaje, el pelo húmedo, guantes de encaje y pantalones negros, la protagonista de Anna Karenina mira a la cámara seria, un gesto común a todas las fotos del reportaje realizado por el prestigioso fotógrafo francés Patrick Demarchelier, donde Keira demostró que no es necesario tener un cuerpo 90-60-90 para ser sexy. 

Wp-450-keira

Esta vez se mostró tal cual luego de haber sido tantas veces víctima del Photoshop para aparentar pechos más grandes. Una de las más comentadas fue el afiche de la película Rey Arturo en donde su papel como la bella Ginebra aparece con evidentes alteraciones; además en sus campañas de Chanel —marca de la cual Knightley es rostro desde 2007— ha sido constantemente retocada para aumentar su busto. “Ellos siempre retocan mis pechos”, se quejó la modelo en una entrevista en la revista Allure hace dos años.

Un rápido vistazo por los filmes de Knightley deja en evidencia que las escenas de desnudez no son un problema para ella, y menos aún le preocupa el volumen de sus pechos, a los que reconoce pequeños: “El tamaño nunca ha sido un problema”.

Quizá su rol en La canción de tu vida le ha dado la confianza para sentirse más hot aún. En la película escrita y dirigida por John Carney, la actriz —responsable de la música del filme junto a su colega Mark Ruffalo— se convierte en la cantante más sexy de la Gran Manzana. Ya había incursionado en la música en The Edge of Love (2008), pero su trabajo en La canción de tu vida se apoyó más en su performance como vocalista. Luego de haber compartido elenco con Adam Levine —cantante de Maroon 5— en dicha película, éste le ofreció grabar su primer material discográfico bajo su compañía 222 Records. Pero ella no se decide. “No escucho mucha música. Nunca ha sido una gran parte de mi vida”, confesó a la revista Rolling Stones a fines de agosto. Con un hermano baterista, su relación con la música se estrechó en 2011 cuando conoció al rockero James Righton con quien se casó en mayo del año pasado. “Sigo siendo muy libre, ¡no soy una recluta!”, comentó respecto de su compromiso. Una ceremonia discreta y tremendamente familiar en Mazán (sur de Francia) que se mantuvo en secreto hasta ese mismo día. No más de 12 invitados vieron a la británica dar el sí al músico de Klaxons. El look de ella siempre sexy, esta vez al son de su marido. 

Wp-450-Keira2

Hoy se encuentra con nuevos proyectos que han ampliado su repertorio de papeles: “Estoy feliz de ser capaz de hacer diferentes películas y ver a dónde me llevan. No solo estoy interpretando mujeres atormentadas y neuróticas como antes”. Según el Sunday Times, Keira ocupa el tercer lugar en la lista de los británicos menores de treinta años más ricos y sus producciones no paran. 

Su próximo estreno es The Imitation Game, película que ganó el Festival de Cine de Toronto. Se trata de un drama tenso protagonizado por Benedict Cumberbatch como Alan Turing, el matemático británico conocido por ser el responsable de descifrar los códigos secretos de los nazis de la máquina Enigma que tanta influencia tuvo en el devenir de la II Guerra Mundial. Lejos de ser aclamado como un héroe, Turing fue procesado por el gobierno británico por ser homosexual. Knightley interpreta a una amiga de Turing y la prometida de Joan Clarke, quien trabajó estrechamente con él. Para la actriz, actuar con Cumberbatch ha sido simplemente genial y agrega “estoy muy feliz de que él está recibiendo la atención que merece en estos días”, en relación al Oscar que los medios adelantan para el protagonista por el aluvión de buenas críticas que ha recibido. 

Además, estará en Laggies, una comedia de Lynn Shelton. Para la actriz, “son películas tan opuestas como te las puedas imaginar. Megan (su personaje) es una de esas brillantes personas que nunca han encontrado su pasión en la vida”.  

¡Gracias a Dios su amiga Carey Mulligan la detuvo cuando a los 22 años, pensó seriamente en retirarse del mundo de la actuación! Hoy afirma que “realmente me encantan las películas y quiero hacer excelentes producciones”.