Era el paso lógico en Hollywood. La estrella pop Katty Perry (28) se lanza al cine. Y lo hace detrás de un personaje tan juguetón y coqueto como ella: Pitufina, dándole su voz en la segunda película sobre los populares personajes azules (con estreno en Chile el 1 de agosto). Así, la millonaria cantante –que lidera desde hace cuatro años los rankings con hits como Hot n Cold, Teenage dream, Firework, Part of me– extiende su imperio de música, marcas y perfumes a la pantalla.

Popularidad global que rebota en el acoso mediático en su vida personal. Especialmente, tras divorciarse el año pasado del comediante británico Russell Brand (38), quien acaba de asumir culpa en la ruptura diciendo que le costó ser monógamo,  ya que tenía a su disposición “un montón de opciones”. Quiebre que tuvo a Perry poco tiempo sola, ya que se refugió en los brazos del mujeriego cantante John Mayer, con quien mantiene una relación intermitente. Muchos esperarían que se fijara más en el galán de Crepúsculo Robert Pattinson, con quien se divierte en los últimos días.

Soltera y totalmente deseada. Como también lo confirma la revista Men’s Health, que la nombró la Mujer Más Sexy de 2013. Nada mal para esta veinteañera que le gusta verse cercana y hasta usar su verdadero nombre, Katheryn Hudson, cuando viaja de incógnito. Tiene el estatus de diva, pero no la actitud. Quizá porque partió como cantautora de temas religiosos antes de convertirse en una de las princesas del pop.

–Pitufina sale de su pueblito para entrar al mundo por su cuenta. Es una historia similar a la suya.
–Sí, no podemos controlar la forma en que hemos nacido, pero siempre podemos cambiarla.

Wp-Pitufina-193–¿Cómo era cuando niña?
–Tenía un nivel de energía tremendo. Rebotaba en las paredes como un mono. Y recuerdo que la gente lo comentaba. Yo era una de estas típicas niñas que le gustaba llamar la atención, pero eso fue lo que me trajo aquí.

–¿Cuándo supo que quería ser artista?
–Cuando tenía nueve años de edad. Tengo una hermana mayor –soy la del medio– y, por supuesto, competía con ella. En una oportunidad ella visitó por unas semanas la casa de sus padrinos y apareció con un disco que grabó en el estudio que tenían en el sótano. Yo también quería uno. ¿Qué hice? Practiqué con el de mi hermana y después se lo canté a mi mamá. Entonces, me dijo: “Ok, tú eres la que necesita clases de canto”. Así fue como encontré mi magia.

–Y le ganó la competencia a su hermana…
–Bueno, ella es más hábil en otras cosas. Es la persona más cercana que tengo. Es mi protectora.

–¿Cuándo supo que quería actuar?
–Definitivamente quería hacer algunas voces en películas de animación porque lo paso increíble, además era una transición orgánica en el uso de mi voz.

–¿Cómo fue la experiencia de verse a sí misma en pantalla con su documental (Katty Perry: Part of me)?
–Es bastante interesante. No es la posición más cómoda, pero la gente parece que lo pasó bien. Me quedo con eso.

–En contraste con ese documental, ¿es un alivio esconderse tras un personaje, como con Pitufina?
–No siento que me esconda detrás de nada. Me entretiene realizar un personaje y existen muchos dentro de mí que me gustaría interpretar.

A Perry le atraen los personajes perdedores que inspiran simpatía. Ya lo ha demostrado en sus propios videos, como en Last Friday Night (T.G.I.F.) en que da vida a una adolescente de frenillos que termina siendo la reina de la fiesta.

–¿Qué busca interpretar en el futuro?
–Me gustaría mucho hacer lo contrario de lo que se espera de mí. Me agrada la idea de interpretar personajes algo torpes. Mis héroes son Amy Poehler (Parks and recreation), Tina Fey (30 rock), Kristen Wiig (Damas en guerra), Melissa McCarthy (Mike & Molly).

–¿Haría una película que requiera desnudarse?
–No sé. Pienso que probablemente te contestaría cuando se acerque la instancia.

–Entonces, ¿se inclina más hacia la comedia?

–Sí, pero me gustaría ser desafiada por un drama. Por eso la animación es una muy buena forma de poner el pie en el agua. No es fácil, no cualquiera puede actuar.

–¿Qué consejo les daría a las chicas que no tienen el coraje para seguir sus sueños?
–Simplemente que se den el tiempo para ellas y que trabajen en sus metas.

–¿De qué manera?
–Con un buen sistema de apoyo: un buen amigo con sentido de la moral. Concentrarse y fortalecerse. También entretenerse. Hacer cosas que realmente aumenten la confianza. No ser tan duras con ellas.

–En la película está la frase “No importa de dónde vienes, sino lo que quieres ser”. Parece que está escrita para usted.
–Sí. Todo apunta, finalmente, en averiguar quién eres.

–¿Qué tan difícil es ser uno mismo en su negocio?

–¿Difícil? Bueno, si te quedas pegada en todo el tema de ‘el producto’ todo es más pesado; pero yo no le doy mucha atención al asunto. Sólo tienes que dar prioridad a las opiniones que son en realidad importantes.

Wp-Katy-193–Cuando mira el último año, ¿qué le ha sorprendido de sí misma?
–Cuando tienes 25 años crees que sabes mucho más de lo que realmente haces; y eso también me sucede a los 28. Estoy segura de que en mis 30 pensaré: “No sabía nada cuando era una veinteañera”.

–¿Le gusta jugar con el look?
–¡Por supuesto que sí! Tengo un montón de facetas en mi personalidad y me gusta jugar con todas.

–Ha dicho que le encanta verse como un personaje de caricatura.
–Me agrada exagerar cuando es apropiado para el escenario, el cine y la animación. Me gustaría decir que duermo vestida en alta costura, pero eso no es real. Necesito gran esfuerzo para arreglarme para el público. ¡Horas! (risas).

–¿También dedica mucho tiempo en mantenerse en forma?
–Sí, pero más que nada por salud mental. El ejercicio realmente ayuda a lograr una perspectiva global cuando alcanzas cierta serotonina que necesitas.

–¿Quiénes fueron sus héroes femeninos de adolescente?
–Bueno, no me dejaban ver muchas cosas en mi etapa de crecimiento. Mis padres eran particularmente extraños acerca de ciertos temas. Crecí en un hogar muy estricto y religioso en que se evaluaban un montón de cosas. Pero me gustaba la Mujer Maravilla. ¡Hagamos una película sobre ella! Me encantan Gwen Stefani y Angelina Jolie –como Lara Croft y embajadora de la ONU–.

–¿Cuándo vio por primera vez Los Pitufos?
–Cuando chica cada cosa que me decían que no debía hacer o ver, me atraía mucho más. Así que siempre tenía que ocultar mi amor por Los Pitufos y Madonna. (carcajadas). ¿Te imaginas? ¡Los Pitufos y Madonna eran tabú!