Guapo, relajado y con un anillo de compromiso en su mano derecha, Johnny Depp se pasea en programas de televisión y alfombras rojas. A primera vista pareciera que estuviese en el mejor momento de su vida. Después de su separación con Vanessa Paradis en 2012, a fines del año pasado el camaleónico actor anunció su compromiso con la también actriz de 28 años, Amber Heard. Al parecer —y con el paso de los años— sus dotes de galán no se desvanecen; ella es guapa, tiene diez años menos y él la ha descrito como “alguien fenomenal”. Pero Depp no sólo está dando que hablar por su compromiso, sino también por su rol en Trascendence: identidad virtual. En la cinta dirigida por Wally Pfister —y su primer trabajo como cineasta—, Depp encarna al doctor Will Caster, un experto en inteligencia artificial baleado por un grupo terrorista antitecnológico. Caster sobrevive, pero sólo el tiempo suficiente para que su conciencia sea descargada en una computadora antes de morir, decisión que deja en las manos de su mujer (Rebecca Hall) y su mejor amigo (Paul Bettany). 

wp-jd1-450

—¿Cómo describiría a su personaje?

—En el campo de la inteligencia artificial, Will tenía nobles y buenos motivos, pero se transforma en una persona ambigua gracias al poder y los beneficios que puede brindarte la tecnología. En teoría, los avances tecnológicos que hizo son para el bien de la humanidad; quiere de alguna manera sanar al planeta y hacer del mundo un mejor lugar. En la práctica, sin embargo, cualquiera que tenga que hacer el rol de Dios se vuelve un poco loco. Pero, ¿qué pasa cuando se encuentra a sí mismo en un hoyo? ¿Es la misma persona? En fin, yo sobre este cuento no tenía idea hasta que empecé a investigar. Los científicos y expertos dicen que descargar la conciencia de alguien en una computadora podría convertirse en realidad probablemente en 20 ó 30 años más. Es decir, no es algo que está lejos del futuro. Ese tipo de cosas me asusta. La investigación científica en una sociedad libre siempre invitará a diferentes formas de aplicar la tecnología. De alguna manera se inventa ‘un arma’ para que esté ‘la mano que apriete el gatillo’.

—En la película, su mujer (Rebecca Hall) y su mejor amigo (Paul Bettany) discuten si es correcto descargar su mente a una computadora. ¿Qué haría si alguien que ama estuviese en sus últimos días y la única manera de salvarlo fuera transferir su mente en una computadora?

—En el filme es una decisión instantánea. Sé que si estuviese frente a ese tipo de determinación, lo haría de todas maneras, porque es salvar a una persona a quien le tengo un cariño enorme. Creo que la mayoría tomaría el mismo camino; el amor en los humanos siempre es más fuerte que cualquier otra cosa, no pasa por algo racional, porque es difícil dejar ir a alguien que quieres. En lo personal, este tema fue uno de los elementos más interesantes de la película.

Johnny arrasa entre las mujeres. La más importante hasta ahora ha sido Vanessa Paradis. La cantante y modelo francesa es la madre de sus hijos Lily-Rose (14) y Jack (12). En 2012 terminaron después de 14 años juntos. Según los tabloides, lo que caracteriza a Depp es su independencia: un hombre rebelde, único y siempre con una agenda apretada, nunca necesitó un papel para demostrar que estaba casado. Pero al llegar a sus cincuenta, pareciera que quiere dar un giro y se apresta a dejar su soltería en las próximas semanas.

wp-collage-450

—Durante los últimos meses su vida ha ‘experimentado’ una serie de cambios, quizás el más notorio es su relación con Amber Heard. ¿Qué gatilló las ganas de comprometerse?

—Cada día y año que pasa hace que envejezcas y por lo tanto te vuelves más sabio. Automáticamente adquieres una mejor manera de ver las cosas que pasan en tu vida y luego conoces a alguien… Creo ser todo lo que ella no le hubiese gustado para su futuro y de muchas formas también siento que Amber es lo que no me habría gustado para mi vida, porque entre actores el tema es difícil, aunque siento que ella tiene una muy buena perspectiva de su carrera. Pues creo que es una pequeña combinación de ambos factores. En fin, Amber es una mujer fenomenal y me considero muy afortunado.

—¿Cuáles son las cualidades de ella que más le atraen?

—La primera vez que hablamos después de conocernos en las grabaciones de The Rum Diary, quedé impresionado con su inteligencia. Es una mujer fuerte y brillante que tiene mucho que decir. Cuando se tiene esa combinación hay que temer. Lo otro es que Amber también posee esa habilidad de saberse nombres de los ídolos del blues como Slim Harpo, Tampa Red, entre otros y de la música country. Definitivamente yo no tenía salida.

—¿Alguna vez pensó que querría casarse de nuevo?

—Es interesante cuando te das cuenta de que estás en un punto en tu vida en que puedes dedicarte a una sola persona y amarla como a tus hijos. Es una chica increíble, tengo mucha suerte.

—Ha dicho que sus hijos lo sanan y también que lo han cambiado. ¿Cómo son ellos?

—Estoy muy, pero muy orgulloso de mis hijos. Han resultado ser increíbles, inteligentes, buenos, además de amables y de preocuparse mucho por mí. Jack es un dibujante y lo hace increíble. También toca música y tiene talento. Eso sí, no le he visto ganas de convertirse en actor. Por otro lado, mi hija es uno de los seres humanos más inteligentes que he conocido, es simplemente una genio. Los intereses de Lily-Rose van por el arte y a diferencia de su hermano, le interesa la actuación, el entretenimiento y el canto. Ambos son unos talentos, aunque me gustaría alejarlos de este mundo porque sé que no va a ser fácil para ellos sólo por quienes son sus padres. Es decir, todo el foco y la expectación va a estar sobre ellos y cómo lo tienen que hacer. En fin, ellos tendrán que tomar sus decisiones, no yo. Si eso es lo que quieren hacer, lo harán.

wp-jd2-450

—En cuanto a usted, la tendencia ha sido caracterizar ‘bichos raros’ o marginados por la sociedad. ¿Sigue sintiéndose como un extraño?

Ríe fuerte y responde:

—Creo que siempre me sentiré un extraño. Es un tipo de sentimiento que de alguna manera se te adhiere. Tengo una buena vida, hijos increíbles y gente que quiero, pero nunca he pensado que ‘lo logré’ sin importar el éxito que he tenido como actor. Para mí, mi carrera ha sido sólo suerte.

—Aunque tenga 51 años, sus fans probablemente crean que es muchísimo más joven. ¿Siente alguna diferencia hoy en sus 50?

—No, me siento igual que en mis 30 ó 40. La excepción eso sí es que tengo mayor experiencia y un dolor de espalda más fuerte…