Domó con su belleza a King Kong. Y eso lo dice todo. Cautivante para la bestia, seductora para los productores de Hollywood, inolvidable para el público, misteriosa y atemorizante para los jóvenes fans que recién la conocieron en televisión por la miniserie de culto American Horror Story. Jessica Lange (65) siempre tiene una forma de marcar su lugar entre los nuevos nombres de la industria. Y este semestre sorprendió nuevamente al hacer un ‘F5’ en su carrera: retoma sus orígenes como modelo.

Nada detiene su curiosidad. Es una estrella, pero sin aprensiones de diva para lanzarse a una aventura profesional. El diseñador Marc Jacobs la llamó y no le propuso ser su musa, sino que la figura central de su campaña 2014 para sus productos de belleza de lujo. Así, en la última Vogue, en su número de septiembre (la edición más famosa del planeta), compite codo a codo en campañas publicitarias con Cara Delevingne y Gisele Bündchen.

Wp-jessica-acostada-450

¿Filtros? ¿Tomas a distancia? No. Lange puso a disposición su rostro para ser fotografiada por David Sims en primeros planos. Una belleza de 65 años. Y no desde una estética ‘romántica’ de la madurez femenina, sino que con una propuesta sexy. Una femme fatale que podría destrozar el corazón de un hombre de cualquier edad y causar la envidia de sus pares de género.

Esta alianza entre la actriz y el afamado diseñador no es nueva, y ya en la temporada pasada se había extendido a la pasarela. El le tiene devoción total. Antes de esta aventura comercial, le pidió que ella fuera el ‘banda sonora’ de uno de sus desfiles. Así, mientras las modelos se paseaban en la pasarela, se escuchaba de fondo la voz de la artista recitando Happy Days Are Here Again, una forma conceptual de entregar la popular canción de casi un siglo de vida que hasta es parte del repertorio de Barbra Streisand.

Wp-lange-+1-450

Jessica se suma a otras divas maduras en la escena cosmética, como Jane Fonda (76) con L’Oréal (una alianza que lleva un buen tiempo) y la reciente de Nars con la inglesa Charlotte Rampling (68). Esta última, pese a ser reconocida por sus famosas piernas, promocionará una nueva línea de labiales.

Ex mujer del sexy bailarín Mikhail Baryshnikov y divorciada en 2010 del escritor-actor-director Sam Shepard (con quien construyó una de las parejas más cool de la escena norteamericana por tres décadas), la actriz declaró hace poco que en la actualidad lo que más le atrae en es contar con tiempo. ¿Para mirar el techo? ¡En absoluto!

A su trabajo frente a la cámara, el año pasado sumó su crédito como autora infantil con el libro It’s About a Little Bird, dedicado a sus nietas. Una fantasía en la que aplicó otros de sus talentos: la fotografía intervenida.

Wp-marc-jacobs-450

Además de la audiencia infantil, también quiere jornadas libres para dedicarse a escribir para un lector adulto. Por años ha acumulado ideas y páginas sin publicar.

Ya partió su nueva reinvención con su reset y viaje al modelaje, mundo en el que fue descubierta. Pero los fans no le harán fácil dejar American Horror Story. Ella, luego de ganar dos Emmy por el show, ya avisó que abandonará la saga tras la temporada que se estrena el próximo mes.    

Nuevamente correrá las barreras interpretando a Elsa Mars, dueña del último freak show (espectáculo de rarezas) en la década del ’50 en Estados Unidos. Oscura, oscura, oscura.

“Este ciclo va a ser el más extraordinario de todos los que hemos hecho. El potencial de la historia es extraordinario. Y si todo encaja y podemos mantenernos al ritmo del guión, esta entrega va a ser muy, pero muy especial”, señaló al sitio web de espectáculos HollywoodLife.

Wp-lange-450

En contraste con esa intensidad, su regreso al cine ya está programado para 2015 con una liviana comedia que dirige Andy Tennant (Hitch, Sweet Home Alabama). Una película con aventuras de ‘chicas’, donde irá de la mano de Shirley MacLaine y Demi Moore. Ideal para sacarse los monstruos de American Horror Story.

Pero Ryan Murphy, creador de la serie, no quiere por ningún motivo desvincularse de Lange. Tanto así, como reporta The Guardian, que el productor compró los derechos de una obra de teatro que ella amaba (cuyo título no fue dado a conocer) para que la actriz tenga la exclusividad del protagónico en las tablas.

De chica dulce, pasó a ser símbolo sexual y pronto a leyenda. Parece ineludible sentirse estremecido por ella. Después de cruzar sus vidas con los pasos de la rubia, tanto Marc Jacobs como Murphy entienden a King Kong: Jessica Lange desata pasiones.