Bastó que una pieza del imperio construido por Harvey Weinstein (65) cayera para que el resto se desplomara. Un reportaje publicado por The New York Times a principios de octubre acusaba al magnate del cine de acoso sexual hacia sus empleadas, prácticas que habría realizado por décadas con absoluta impunidad. En la historia del tabloide desde personal ejecutivo hasta actrices declararon haber sido víctimas del cofundador de Miramax y Weinstein Company, ambas empresas de producción y distribución de películas en Hollywood. Siguiendo la dinámica de denuncia, la revista The New Yorker publicó otro artículo en el que tres mujeres aseguran haber sido violadas por Weinstein.

Debido al torbellino mediático, días después el productor fue despedido de su compañía y su esposa, la diseñadora británica Georgina Chapman, lo dejó, asegurando a la revista People que su corazón “está roto por las mujeres que han sufrido acciones imperdonables” protagonizadas por su ex. Sobre la ruptura, Harvey confesó que apoya la decisión de Georgina y que se encuentra en terapia para empezar desde cero.

Luego de años de silencio, las principales piezas de este rompecabezas han expuesto sus versiones, alentando a más involucrados a contar su experiencia. Las actrices Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow confesaron haber sido acosadas en el inicio de sus carreras por su entonces productor. La exmodelo Cara Delevingne, que recientemente arrancó como actriz, también se sumó a la lista de víctimas de acoso sexual. En una declaración en su cuenta de Instagram dice haberlo mantenido en secreto para no herir a la familia de Harvey y porque sentía miedo.

angelinajolieinterior

Condena masiva

Las voces más importantes de Hollywood han condenado los comportamientos del productor de cine. Jane Fonda, la estrella de la serie Grace and Frankie, dijo en una entrevista a la BBC que se había enterado hace un año de las acusaciones al productor, pero que no habló al respecto para proteger la identidad de una de las víctimas. “Tendría que haber sido más valiente. Creo que ahora lo seré cuando oiga este tipo de historias”, concluyó. Mientras Penélope Cruz, quien ha trabajado con él en varias producciones, dijo estar sorprendida y no tener conocimiento previo de estas acciones.

Los actores y amigos Matt Damon y Ben Affleck —que despegaron en sus carreras gracias al éxito de Good Will Hunting (1997), película producida por Weinstein— también manifestaron su descontento en redes sociales, condenando el actuar del productor. Sus palabras no le parecieron genuinas a la actriz Rose McGowan, una de las fuentes que aparece en el reportaje del The New York Times, quien los acusa de saber del comportamiento de Weinstein y haberlo encubierto.

Mientras más involucradas transparentan sus experiencias desafortunadas, el argumento para no denunciar antes la conducta del productor parece ser el mismo: el miedo. Según la investigación del Times, docenas de antiguos y actuales empleados de la compañía de cine sabían de estas prácticas. Harvey Weinstein habría forzado un código de silencio mediante un contrato que prohíbe criticar a sus líderes, de modo que dañe la reputación comercial de la empresa o personal de cualquier trabajador.

mattdamon

Matt Damon es acusado por sus colegas de haber encubierto el comportamiento de Weinstein. Por su parte Gwynewth Paltrow y Angelina Jolie han declarado haber sido acosadas por el productor en los inicios de su carrera.