Su salida de las pantallas no pasó inadvertida. Sobrevivir a Hollywood es una cosa, pero otra es hacerlo antes de cumplir los diez. De alegrar y teñir de color las navidades tras el personaje de Kevin McAllister en Mi pobre angelito, Macaulay Culkin pasó a figurar como posible víctima de violación de Michael Jackson y ser encarcelado por posesión de drogas. De pequeña estrella promesa de Disney, Lindsay Lohan supo lo que fue vivir el karma del alcohol tras las rejas. Lo mismo pasó con las gemelas Olsen, que no tenían ni un año cuando ya eran las protagonistas de la serie Full House, sin embargo, dejaron la pantalla tras rumores de vicios y anorexia antes de cumplir los 18. Pequeñas grandes estrellas que rozaron la gloria y el éxito y hoy no son más que un recuerdo melancólico entre adicciones y drogas, víctimas de su fama temprana.

Wp-generacion-cool-450-2

Sin embargo, para toda regla hay una excepción y desde hace una década, un grupo de pequeñas actrices que aún no terminaba de cambiar todos los dientes antes de debutar en un set, se hizo de un prestigioso espacio en Hollywood y hoy figuran en las listas de las jóvenes más rentables de Forbes y con una inmensa trayectoria. Acérrimas defensoras de poner sus estudios y su carrera antes que líos amorosos o salidas de fiesta, la llamada generación sin escándalo pareciera ponerle tope a todo excepto a expandir su currículum.

Wp-hermanas-fanning-450

Personajes como la pequeña Lucy en I am Sam y la malcriada Ray en Uptown Girls con Brittany Murphy, llevaron a Dakota Fanning (21) a posicionar su nombre junto a otros grandes de la industria. Cuando tenía cinco años ya posaba en las alfombras rojas con artistas como Robert de Niro y Denzel Washington con los que también trabajó en algunas de sus más de 35 películas y 12 series de televisión. Sobre la fama, dijo en Huffington Post: “es increíble y muy cool, pero definitivamente no es algo normal”. La historia se repitió con su hermana menor, Elle (17), que con apenas tres años ya rodaba con Eddie Murphy y desde ahí, se ha transformado en otra carta segura del young Hollywood.

Wp-famous-450

El mismo panorama es el de Abigail Breslin, que con sólo seis años debutó en Señales con Mel Gibson y cuando aún no cumplía 10 hizo historia interpretando a Olive, en Little Miss Sunshine y hasta hoy es promesa de grandes galardones. También le sucedió a Chloë Grace Moretz, que partió a los siete años una carrera que hasta hoy amenaza con quitarle el papel a otras grandes de la industria y la ha llevado a ser la favorita de Tim Burton. “Si hubiera querido vivir la vida loca, lo estaría haciendo”, dijo la actriz de 18 años para el estreno de Clouds of Sils Maria en Cannes 2014. A la tropa se une Saoirse Ronan (21), quien a los doce recibió una nominación al Oscar y al Globo de Oro por Atonement donde actuó junto a Keira Knightley. Le siguen Jodeller Ferland (20) y Hailee Steinfel (18) famosa por su interpretación de Mattie Ross en la adaptación de True Grit de los hermanos Coen, por la cual fue nominada al Oscar. Todas y cada una de ellas, se han refugiado del doble filo de sus profesiones y han continuado grabando sin salir de noche o hacer noticia por otra cosa que no sea un estreno o un premio. “No voy ni a fiestas ni a nada que tenga que ver con celebridades si no es obligación. No parezco una celebridad”, aseguró Saoirse Ronan en The Independent

Wp-zuma-press-girl-450

Desde íconos de la moda como favoritas de Karl Lagerlfeld y Dolce & Gabbana y actuales portadas de revistas internacionales, hasta estudiantes universitarias de las mejores casas de estudio. Estas actrices amasan fortuna y pantalla para rato, ya que a todas las veremos este 2015 en el cine y ya tienen millonarios contratos cerrados para los próximos años. También están comprometidas con causas sociales como Save the children y The Young Hollywood Cares Collection para las afectadas con cáncer de ovario. Es la generación sin escándalo, que sin miedo le tuerce la mano al destino hollywoodense con carreras inquebrantables y completamente alejadas del drama mediático.