Por años fue solo la actriz que personificó a Hermione Granger. Emma Watson (26) vuelve a la pantalla grande interpretando a Bella, en la nueva adaptación de carne y hueso del clásico cuento de Disney. Junto a un elenco de primera categoría, en el que comparte créditos con Dan Stevens (Downton Abbey) y vuelve a trabajar junto a Emma Thompson (Harry Potter), la actriz inglesa le da vida a una de las princesas más queridas y un modelo para muchos. Pero más allá de eso, el carácter intrépido y valiente de esta heroína fue lo que motivó a Watson a aventurarse y volver a encarnar a un personaje ya conocido.

—¿Qué te hizo participar en esta película?

—Bella es un ícono, una heroína para mí. Es tan audaz, desafiante e independiente que es lo que más admiro de ella. Y la música simplemente te transporta a otro lugar. Soy una romántica y cuando escucho las canciones me lleva a ser joven de nuevo y preguntarme cómo debe sentirse enamorarse de alguien. Simplemente adoro la película y es un honor para mí ser parte de ella.

GettyImages-455812390

—¿Cómo los temas que trata la película pueden relacionarse con lo que pasa en la actualidad?

—Ves la película y se siente increíblemente actual, se relaciona mucho con las cosas que veo en los medios de comunicación o con lo que leo en las noticias todos los días. Es asombroso que algo que pensamos es un cuento de hadas, una historia de niños, tiene mucho peso y profundidad. Es una cinta increíble que habla en muchos niveles.

—¿Y la escena del vals? ¿Cómo fue para ti ese momento?

—Hay algo muy íntimo en bailar. Estás a centímetros de la cara de alguien y si existe alguna incomodidad debes inmediatamente deshacerte de ella. Nosotros nos convertimos en cómplices en hacer una obsesión que el baile fuese perfecto, porque es la parte más icónica de la película. Además, siempre supimos que íbamos a tener que contar en dos horas y media lo que pasaba cuando dos personas se enamoran en cosa de meses.

Y sabíamos que con este baile era la manera en que íbamos a mostrarle al público lo que sentía esta Bestia/Príncipe que de alguna manera encuentra su refugio en Bella.

Watson y Bella son una sola, feministas en un mundo que no esta acostumbrado a ver a las mujeres encabezando batallas. Por años, la actriz —quien rechazó el papel de Emma Stone en La La Land— ha liderado la lucha por los derechos de las mujeres, y sin duda, la motivó a tomar este papel. La candidata ideal para interpretar a una joven que transmite valores y actitudes para que las mujeres sean autosuficientes y que Watson lleva a la perfección.

“Quería que Bella tuviera autenticidad y dar a entender que ella era una mujer de verdad en un mundo real. Todo lo que yo hice para crearla fue con la intención de hacerla lo más humana posible, un personaje tridimensional, una joven moderna con una voz progresista. De verdad espero que las mujeres del 2017 puedan identificarse con ella de la misma manera que lo hicieron cuando salió por primera vez en 1990. Ella es considerada la primera princesa de Disney en ser feminista”.

BeautyBeast_USA_TODAY_Still_finout_12-08-16sm-(1)

—¿Cuáles fueron los mayores desafíos de interpretar este personaje?

—Crear y entender quién Bella era realmente. Pero no solo era eso, para mí eran muy importantes los momentos de intimidad entre ella y la Bestia. Quise entender cuáles eran los motivos detrás de su relación, cómo se iban conectando y cómo se iban enamorando. Dan y yo tuvimos un tiempo maravilloso tratando de descifrar el diálogo para darle un sentido a su relación, ambos son muy rápidos de mente, lo que es muy chistoso, porque logran conocerse de pies a cabeza y esa es mi parte favorita. Ver cómo al principio esto era una amistad que luego termina en romance. Una relación que tiene un espíritu muy dinámico, y lo que más amo de la idea de Bella y Bestia es que al final son la misma persona. Su historia de amor es sobre cómo encontrar el camino a ser uno solo, la batalla y el viaje de cómo ellos hallan el amor en el otro.

—¿Y la responsabilidad de llevar a la pantalla un personaje tan icónico?

—Definitivamente sentí el sentido de responsabilidad al interpretar a Bella porque es muy difícil de descifrar. Más aún porque yo recuerdo haberme visto en ella, así que entiendo lo que siente y lo importante que es tener modelos a seguir. Lo que realmente encuentro especial es que no creo que sus cualidades estén asociadas solo a mujeres jóvenes, es un personaje que identifica a ambos géneros y transmite mucha confianza. Para mí simboliza lo mejor de todos nosotros, la parte que todos queremos ser, lo compasivo y lo profundo. Espero que cuando la gente la vea no me visualice a mí, sino a ellos mismos. Ella es todos nosotros, y si he hecho bien mi trabajo, eso es lo que será: un símbolo, un arquetipo.