Del teatro infantil al Oscar y de audiciones poco afortunadas al hecho de ser considerada un ícono de la moda.

Es así como el oleaje en la vida de Emily Jean Stone (Arizona, 1988) la ha llevado desde el punto de partida que representó la actuación como una chispa instintiva para luego convertirse en una estrella emergente. Supo lidiar con el desencanto temporal que representó el rechazo en sus primeras aspiraciones para ser parte de un elenco al evitar caer en la trampa de la frustración. Quizás desde entonces comenzó a encontrar el balance que significa ser sexy e inteligente para avanzar con armonía en el mundo del entretenimiento.

Emma no solo ha encontrado la mejor forma para proyectar su talento con versatilidad y el hecho de asumir ciertos riesgos para seguir aprendiendo y abonar a su credibilidad, sino que además sabe que el aspecto humano no puede quedarse fuera. De ahí que su activismo social lo canalice a la recaudación de fondos para la investigación sobre el cáncer de mama.

Maniac_109_Unit_03444_RC

Simultáneamente, en el ámbito artístico, ha pasado de una serie de historias relacionadas con la comedia, la acción y el musical hasta llegar a Maniac, curiosa mezcla de suspenso, aventura y fantasía. Tras personificar a una mujer dañada emocionalmente en esta serie de Netflix, aparecen en el horizonte otros logros como su aporte en La favorita, película ambientada en la época de la monarquía británica del siglo XVIII y que, tras su deslumbrante paso por el festival de Venecia, se perfila como fuerte candidata en la próxima entrega de los premios Oscar. De esta manera, Stone se mantiene con nuevos retos que continúan aportando a la diversificación de proyectos en los cuales participa para dejar lo mejor de sí misma.

Entre otras cosas, Maniac se introduce en esos complicados caminos para encontrar el equilibrio mediante la biotecnología…

De cómo ciertas sustancias químicas, diseñadas para una posible curación, pueden llevarte hacia ambientes que tampoco resultan del todo estables. Entra en un espacio donde el control es relativo y el azar tampoco es algo completamente casual. Se sumerge en esas dolorosas instancias que son capaces de paralizar la vida de las personas y propone una probable salida de ese círculo angustiante. Resulta ser una aventura llena de suspenso que desconcierta y genera mucha curiosidad.

Maniac_105_Unit_02305_R

—¿Cómo crees que has conseguido equilibrar tu vida?

­—Pienso que mantener el balance en tu día a día, o al menos intentarlo, es una labor totalmente consciente a la cual todos nos enfrentamos. Dependiendo de muchos factores, como tu propia personalidad y la manera como encuentras las soluciones, es como creo que cada uno lo intenta. En lo personal pongo mi atención en lo verdaderamente relevante que tiene que ver con mi vida personal y profesional. Cuando, por ejemplo, quiero darme un respiro en cuanto al trabajo, mi familia representa el refugio ideal para recargar mi energía y tocar base en ese sentido. A veces es cuestión de sentido común, pero entiendo también que en ocasiones se presentan ciertas adicciones como el trabajo mismo o tendencias a tener ideas catastróficas de manera recurrente.

—La estética de la serie destaca por marcar una distancia considerable con relación a lo normal…

—Es uno de los aspectos que me resultaron más atractivos, Precisamente lo que puede plasmar del mundo surreal, trae como consecuencia una serie de detalles asombrosos e inquietantes. Cuando no sabes lo que en realidad está sucediendo y tratas de intuirlo, resulta un reto como espectador y uno de los motivos por los cuales deseas seguir avanzando hasta llegar al último capítulo. Cada uno encamina sentimientos, recuerdos y reacciones. Es un tema fascinante y delicado. Al asomarnos a ese espacio tan complejo, es que esta historia nos ha mantenido con muchas preguntas en la cabeza.

GettyImages-1025365294

—Quienes se someten a este experimento en la historia, son motivados por cierta desesperación…

—Se sitúan en un punto tan vulnerable que por eso deciden probar suerte. Todo ello al mismo tiempo invita a reflexionar acerca de las adicciones, los traumas familiares y las enfermedades mentales. Maniac abre la posibilidad de una mirada al interior de este laberinto. ¿En realidad será posible diseñar píldoras para curar todo esto? Yo no lo creo, pero es ahí donde cada uno de nosotros elabora su propia teoría. En la serie se presentan los sueños dirigidos como escenarios para vivir experiencias y así encontrar mecanismos de superación. Forma parte de las pruebas experimentales cuyo lenguaje puede ser tan sutil como misterioso e incluso presenta cierta crueldad. Por eso el curso de esta historia cae en un terreno inclasificable e impredecible.

—¿Te consideras una persona ansiosa?

—Creo que muchos padecemos algo de ello (risas). Por eso considero que las actividades creativas son una terapia fabulosa y así estar en calma. Para mí es una auténtica catarsis que me ayuda a mantener el balance. La mente es muy poderosa y por eso debemos alimentarla con cuidado y motivar buenos pensamientos. Siento la actuación como una terapia que me alivia bastante porque, lejos de presionarme, me libera al encontrar placer y diversión.

Maniac_104_Unit_00267_R

—¿Cuáles otras actividades consideras que te aportan en ese sentido?

—La paciencia en términos generales y la convivencia relajada contribuyen notablemente a sortear lo que se presenta en el camino. Al final te das cuenta de que lo que importa es el realismo emocional. Si hablamos de mantener un balance, trato de no descuidar los contrapesos que representan el lado más sutil y lúdico de la vida.