El clima es cálido en Toronto durante septiembre. Hay días lluviosos y algunos soleados. Pero independiente de las circunstancias, el show siempre tiene que seguir. Y bien lo saben las estrellas de Hollywood que durante diez días se juegan todas sus cartas durante el Festival de cine de Toronto, el más importante en el circuito de certámenes desde que hace seis años las películas que ahí debutan resultan ganadoras del Oscar.

Son días frenéticos en que las agencias tienen las agendas de sus clientes copadas. En la última versión hubo una delegación chilena que tuvo acceso a los eventos más hot del certamen. El director Eli Roth estrenó en la sección Midnight Madness, The green inferno, su película producida por Sobras International Pictures (del director Nicolás López y el productor Miguel Asensio)  bajo el concepto de Chilewood (producciones hechas en Chile para Hollywood) y protagonizada por Lorenza Izzo y Ariel Levy.

Wp-Toronto-193Tanto ellos como Ignacia Allamand, Nicolás Martínez, Matías López, el director de fotografía Antonio Quercia y los estadounidenses Aaron Burns, Daryl Sabara, Kirby Blanton y Magda Apanowicz fueron parte de la serie de actividades que componen el Festival. Y CARAS tuvo acceso a todas ellas.

El Festival de Cine de Toronto combina el glamour de Cannes y lo comercial de Hollywood. En un cóctel de bienvenida para la delegación de The green inferno, en el hotel Trump, los actores Tom Arnold y Alice Cooper rondaban por el lobby. Luego de la cena, la comitiva se dirigió a una de las fiestas de los inversionistas y productores de Worldview en el hotel Hyatt de la ciudad. A esa misma hora se realizaba la fiesta de la nueva película de Steve McQueen, 12 years a slave, en la que Brad Pitt es productor. Desde que trabajaron juntos en Bastardos sin gloria, Eli Roth y el marido de Angelina Jolie son amigos, por eso que el director de Hostel junto a su pareja Lorenza Izzo fueron a celebrar con él. Y ahí también estuvieron con Paul Giamatti, Michael Fassbender y Clive Owen conversando unos minutos antes de irse a descansar y prepararse para la intensa jornada del día siguiente.

Las actividades comenzaron temprano para la comitiva del thriller de caníbales que se filmó en Perú, Chile y Estados Unidos. Roth, Izzo y la delegación chilena asistieron a sesiones de fotos para las revistas The Hollywood Reporter, W, In Style y para una importante agencia fotográfica. Y esa rutina es igual para todas las celebridades que están en busca de un comprador de sus películas. Mientras los chilenos eran retratados, el ganador del Oscar Colin Firth estaba en una sala contigua haciendo exactamente lo mismo para promocionar su filme The railway man. Debido a la evidente exposición, las estrellas deben prepararse. En el caso de Roth e Izzo, sus respectivos estilistas trabajaron con ellos al menos con dos semanas de anticipación para definir los looks y los diseñadores adecuados para cada ocasión, porque fácilmente en un día podían someterse hasta a tres cambios de vestuario, de pelo y de maquillaje.

Wp-Toronto-193-2Las premières están acompañadas de fiestas previas y posteriores. Y The green inferno no fue la excepción. Después de su concurrido y aplaudido estreno ante 1.200 personas, Bungalow 8 fue el encargado de organizar la exclusiva fiesta de la película en el último piso del hotel Thompson. Hasta ahí llegó Liam Hemsworth, el actor de Los juegos del hambre, y el famoso productor Harvey Weinstein.

Luego del estreno, las celebridades no pierden el tiempo. Algunos van a ver las películas de la programación, como James Franco que pasó inadvertido junto a su acompañante en el estreno de The Sacrament, una película de suspenso dirigida por Ti West y producida por Eli Roth.
Financistas, productores y distribuidores están presentes en el Festival y todos quieren dejar su marca. Y una buena forma de hacerlo es celebrando. Netflix realizó una concurrida fiesta a los pies de la torre insigne de Toronto. Ahí llegaron algunos de los actores de las series originales del proveedor de contenidos por Internet. Worldview también realizó su fiesta Bungalow 8 en el centro de eventos Brassaii y parte de la comitiva de The green inferno pudo compartir con actores como Reese Witherspoon y el baterista de Metallica, Lars Ulrich.

Sin duda alguna, Toronto es y seguirá siendo un paso infalible para cualquier estrella que quiera llegar a lo más alto de Hollywood.