Estaba dormido. Por eso, a la mañana siguiente el padre de Daisy Ridley (23) le preguntó: ¿Es verdad? La noticia de que su hija había conseguido el protagónico de El despertar de la fuerza, el esperado Episodio 7 de la saga Star Wars, sonaba como un sueño para el fotógrafo inglés. Y aunque la joven actriz le confirmó a su papá, ya despierto, de que era una realidad que logró el papel de Rey, a días de que la película esté en las salas del mundo todo parece una fantasía para esta chica.

Un honor y responsabilidad para la londinense: sobre ella recae el peso de extender aquel mundo creado por George Lucas a una nueva generación. Además, este es su gran salto. Aún es desconocida a nivel internacional, pero también lo eran Carrie Fisher, Mark Hamill y Harrison Ford cuando en 1977 se reunieron en esa galaxia muy, muy lejana.

—¿Tu papá era fan de Star Wars?

—No. Siempre fue más trekkie (seguidor de Star Trek). Pero J.J. Abrams (creador de la serie Lost) ha dirigido las dos sagas, así que estamos todos bien.

—¿Cómo fue la ruta para lograr tu papel?

—Empecé a audicionar en 2013. El proceso tomó siete meses y cinco audiciones. Al inicio creí que lo había hecho pésimo, tanto así que me fui llorando de mi segunda cita. Mis ansias por mostrar lo que podía hacer eran muy altas. Por suerte tuve más de una oportunidad.

—¿Sabías que postulabas para ser Rey?

—Los datos que tenía eran que audicionaba para ser una chica de 18 a 24 años. No sabía que esa muchacha era Rey ni dónde encajaba en ese mundo.

—Cuéntanos de tu personaje

—Comienza muy sola y es autosuficiente. Se mueve en un planeta desierto llamado Jakku. Este lugar es emocionante, ya que es un nuevo mundo en la saga. Allí conoce a Finn (John Boyega), con quien se va en una aventura a través de la galaxia.

daisy450-1

—¿Ella es una chica adicta a la acción?

—Una de las razones por la que amo tanto a Rey es porque ella lucha, corre, se protege a sí misma y, a la vez, tiene una gran historia a nivel emocional.

—Rey es una chica dura, ¿tú también?

—Vi parte de mí en ella. La gran diferencia es que está sola y yo tengo una familia muy unida. Pero J.J. escribió a un personaje femenino con matices. Rey no es unidimensional. Entrega vulnerabilidad y la sigues en un viaje interno.

—¿Se la puede comparar con la Princesa Leia o Padme?

—Bueno, las anteriores nacieron en un ambiente privilegiado. Rey no. Ella trabaja duro día a día por conseguir qué comer… No hay lujo a su alrededor. Las coincidencias están en el mundo femenino y en el coraje de los tres personajes. Pero mi camino es totalmente distinto.

—¿Es verdad que en la película tienes la espada de Darth Vader?

—¡Sí!

—¿Y te la quieren quitar?

—No voy a confirmar o negar nada…

—Hoy el público no te reconoce, pero eso cambiará con este estreno.

—Lo sé. Por el momento mi mente está en que la película salga ya. Siento que he esperado demasiado tiempo para verla, al igual que todo el mundo. Creo que cuando esta parte de Star Wars esté en los cines recién todo comenzará para mí, cuando me conozcan como Rey. Honestamente no sé si puedo prepararme para lo que viene. La gente me repite: Tu vida cambiará… Estoy consciente de que estoy en una posición extraordinaria, pero quiero ser chica de siempre con la vida que llevo. Creo que esto es un camino. Todo sucede por alguna razón.

—¿Soñabas en convertirte en estrella?

—No era mi objetivo cuando partí actuando.

—¿Cuándo supiste que la actuación era tu futuro?

—Tuve un profesor de teatro increíble en el colegio y me tocó hacer de Lady Macbeth. Tenía sólo un parlamento, obviamente, muy intenso. Y él fue la primera persona que me hizo pensar que podía lograrlo: me sentí en control de lo que estaba haciendo. Ese fue el comienzo. Y pasó cuando tenía 18 años. No se trató de una vocación de niña.

—¿Cómo impactará Star Wars tu carrera?

—Espero que se refleje en que la gente piense que hago un buen trabajo y en que me quieran ver en otras cosas interesantes. Con Star Wars es casi como partir en la ‘cima de una montaña’: el papel es increíble, también el guión y el elenco. Así que lo que siga tiene que ser muy especial. Aspiro a interpretar otro papel que también signifique algo importante para niñas. Que ellas puedan verme y pensar: Esa podría ser yo. Aunque tampoco quiero vivir preguntándome si doy un buen ejemplo…

daisy450-2

—¿Estarás en las otras películas de la saga?

—Me confirmaron en Episodio 8 y luego veremos (risas). Si le gusto a la gente en El despertar de la fuerza, entonces los productores quizá dirán: OK, pongámosla en el Episodio 9.

—Muchos creen que estas cintas están más dirigidas a los hombres.

—La forma en que la gente ha reaccionado ante Rey demuestra que no es un filme de chicos para chicos. Hombres y mujeres han respondido a mi personaje en forma muy positiva. Ya he visto a niños vestirse como Rey, lo que es genial. Pienso que la saga ya no está cargada a lo masculino.

—¿Dirías que J.J. Abrams captó la sensibilidad del mundo Star Wars?

—En primer lugar, J.J. es un gran fan de las películas. Incluso, al inicio se negó a dirigir El despertar de la fuerza porque lo vio como demasiada responsabilidad. Y desde ese lugar, el del fanático, pensó lo que quería ver en esta cinta. Entonces, de la mano de Larry Kasden (pluma tras El imperio contraataca) se lanzaron al guión. Es lo que hace a esta entrega emocionante: es un nuevo relato, a pesar de que es una historia que continúa… Todo pasa 30 años después, lo que le da flexibilidad a J.J.

—¿Cómo fue trabajar con actores de culto como Harrison Ford, Carrie Fisher y Mark Hamill?

—Conocerlos me motivó. Tuve la oportunidad de estar con ellos antes del rodaje. Al inicio fue intimidante, pero luego ves lo agradables que son. Al conversar con ellos los ‘humanizas’. Tuvimos una comida antes de leer juntos el guión. Fueron un gran apoyo y no se dedicaron a dar consejos.

—Con tantos aires de guerra en el mundo, ¿dudaste estar en algo llamado Star Wars?

—No lo pensé. Incluso, conocimos a Malala (Premio Nobel de la Paz), quien fue de visita al set el año pasado. Recuerdo pensar: Lucho en contra de criaturas falsas y ella pelea en contra del Talibán, ¡esto es una locura!. Ella, a sus 17 años, nos dio un discurso muy potente, en el que celebró que la película fuera un escape para la gente que lo pasa mal. Siento que esa es la razón tras el vínculo de la gente con la saga, mostrar cosas que todos atravesamos en la vida: se pierde a seres queridos, las relaciones no funcionan, encuentras una familia en gente con la que no hay un lazo sanguíneo y que amas… Pero, a la vez, es una película. Te entretiene.

—Siempre ha exitido una lectura política en estas cintas.

—La esencia de Star Wars es el equilibrio. La Fuerza es un balance entre el bien y el mal. En la vida siempre va a haber gente mala haciendo cosas malas, pero la mayoría busca lo correcto. Es lo que hemos visto en estas películas. Así que la lucha es constante, pero la esperanza es real. Sin importar si a los fans les gusta el ‘lado oscuro’ o el ‘lado de la luz’, todavía quieren que lo luminoso gane o que, al menos, se mantenga el equilibrio.

Instagram: @DaisyRidleyNews