Muchos dicen que su belleza es una ‘herramienta secreta’. Desde pequeña comenzó una carrera de modelo publicitaria en televisión y revistas. De ahí a saltar en 1984 a la pantalla grande como una joven bailarina en Erase una vez en América, hubo sólo un paso. Entonces, su vida dio un vuelco hacia la actuación. Con el tiempo y trayectoria —cerca de cuarenta películas en treinta años— Jennifer Connelly ha obtenido el título de una de las mujeres más bellas de Hollywood. Sin embargo, la escultural actriz ha demostrado ser más que un rostro bonito, que tiene talento. En 2001 fue galardonada con un Oscar y un Globo de Oro por su personaje Alicia Nash, de Una mente brillante. En el rodaje de la exitosa película conoció al actor británico Paul Bettany, con quien lleva más de diez años de matrimonio.

Además de realizar en promedio más de una película al año, Connelly –al igual que muchas otras actrices hollywoodenses– ha incursionado como rostro publicitario de marcas de belleza, moda y cosméticos tales como Balenciaga, Revlon y Shiseido. Hoy, a sus 43 años, es madre de tres hijos: Kai de 16 años (fruto de una relación previa con el fotógrafo David Dugan), Stellan (11) y Agnes (2). Aunque los paparazzis se han dedicado a seguir a la familia Bettany-Connelly en las calles de Nueva York y publicar cientos de fotografías de los niños, ella siempre ha mantenido distancia de las cámaras. Con todo, 2014 ha sido un año muy movido para la actriz de ojos verdes, y los fotógrafos de las estrellas no se han quedado atrás. Las últimas imágenes publicadas han sido durante grabaciones de Cuento de invierno, en donde Connelly se enfureció con uno de ellos y pidió ayuda a la policía de Nueva York.

Wp-conelly-450

Pero lo realmente importante es que vuelve a las carteleras de este año con un proyecto ambicioso, de la mano del director Darren Aronosfky: Noé. Allí interpreta a Naameh, esposa del personaje bíblico con quien lucha por sus visiones apocalípticas de la humanidad. En la cinta tuvo la oportunidad de compartir nuevamente el set junto a Russell Crowe (Una mente brillante, 2001 y Cuento de invierno, 2013) y Aronosfky (Réquiem por un sueño, 2000).

—Darren Aronofsky dijo que pensaba a Noé como el nuevo superhéroe…
—¿De veras? Bueno, es una increíble historia de aventuras. La película es realmente un espectáculo épico que también explora temas como el amor, la fe y la misericordia. Una crónica de la lucha de Noé, sus cercanos y familia, quienes han debido asumir una carga, el costo e impacto de sus vidas al explorar un camino. Creo que es muy interesante, además de que Darren ha hecho un relato audaz y creativo en la película, manteniéndose fiel a la historia bíblica y al espíritu de ésta.

—¿Cómo ha sido trabajar con Russell Crowe? Ambos estuvieron juntos en Una mente brillante.
—El es muy comprometido con su papel y cuando hace escenas con otros actores, lo cual es increíblemente poderoso. Tiene una gran presencia y siempre está enfocado en lo suyo. Lo otro que me llamó la atención es que Russell es riguroso e investiga cada detalle antes de llegar a la escena. Ha sido realmente maravilloso compartir otra vez el set.

—¿Y actuar nuevamente de marido y mujer?
—Hay partes bastante diferentes, pero me sentí familiarizada de hacerlo con Russell, tú sabes… Es actor y me encanta trabajar junto a él.

Wp-conelly-450-3

—También trabajaste antes con Darren. ¿Mantuviste contacto con ambos durante los últimos años?
—No constantemente. No había hablado con Russell durante un buen tiempo, lo mismo que con Darren.

—¿Cómo crees que ha cambiado Russell?
—La etapa en que estamos de nuestras vidas es totalmente diferente en comparación a la última vez que trabajamos juntos. Además, las circunstancias de Noé y la dinámica entre nuestros personajes no se parecen a los que interpretamos en Una mente brillante.

—¿Utilizaste tu propia experiencia como madre y esposa para hacer este papel?
—Creo que es algo natural. Es decir, se trata de circunstancias que no tienen relación entre sí y no lo estoy tratando de hacer ‘como si fuera’ o como si yo estuviese en ese lugar. Eso sí, debo admitir que es inevitable, ya que gran parte de lo que hago en mi vida es ser madre y supongo que todo lo que se forja proviene de ese amor.

—Cuando tiene que aproximarse a un personaje de la Biblia y no sabe mucho sobre ella, ¿cómo se prepara para convertirse en él además de captar el aspecto religioso?
—Al leer el Génesis comienzas a entender más y a involucrarte en el personaje. Lo que pasa es que nosotros no sabemos mucho sobre la vida de Noé, y Darren escribió mi personaje como una mujer virtuosa, esposa fiel y madre devota. Ella es muy cariñosa y cercana a sus hijos. Cuando leí el guión me hice muchas preguntas: ¿qué debería hacer?, ¿qué es lo que realmente haría una mujer en esa situación?, ¿cómo pasaría sus días?, ¿trabajaba?, ¿hacía sus deberes normalmente?, y ¿cómo está
contribuyendo para mantener a su familia?, entre otras cosas.

Wp-conelly-450-4

Actualmente Jennifer Connelly es parte del elenco de Shelter, película escrita y dirigida por su marido, Paul Bettany. La cinta que se grabó desde mediados del año pasado, trata sobre dos vagabundos —Hannah (Connelly) y Tahir (Antonie Mackie)— que se enamoran mientras viven en las calles de Nueva York. Durante las filmaciones, los paparazzis captaron a Bettany dándole instrucciones en el set a su esposa, quien con una sonrisa tímida siguió atenta a cada palabra.

—¿Cuál es la ventaja de trabajar con tu media naranja? Paul Bettany será el director en su próxima película y usted la actriz. Muchas parejas que son del mismo rubro tratan de evitar trabajos juntos.
—Hemos trabajado juntos un par de veces.

—Entonces, ¿haces lo contrario al resto de los actores que están casados?
–Para mí está bien. Tienes la posibilidad de ir juntos al trabajo. No sé qué más… A él lo respeto como actor y creo que es muy bueno. Disfruto cuando compartimos el set, pero esta vez en Shelter Paul dirige y no actúa. Para mí él tiene algo hermoso cuando escribe.

—¿Trabajar en Nueva York debe ser mucho más fácil considerando que vives allí?
—Me gusta muchísimo ir a locaciones, pero también me gusta trabajar en Nueva York. Es interesante. Cuando fuimos a Islandia para Noé, mis hijos aún siguen diciendo “cielos, Islandia estuvo asombroso”. De otra manera, probablemente jamás hubiésemos ido. Estuvimos un mes y medio allá, durante el verano. Paul viajó con los niños y arrendaron una casa rodante para recorrer el país en diez días, mientras que Agnes estuvo conmigo todo el tiempo. Me encantó. El set era fantástico por sí solo, mejor que una ida al Museo de Historia Natural. Realmente increíble.

Wp-conelly-450-2

—¿Es optimista sobre su carrera? Durante ésta ha tenido grandes roles en buenas películas y de vez en cuando desaparece y vuelve con un gran proyecto. ¿Se puede decir que es una ‘forma’ de compatibilizar su trabajo y vivir su vida?
—No lo sé. Yo soy feliz de trabajar y lo hago con quienes me llevo bien, no hay un plan. Busco las cosas más interesantes en las que puedo participar y siempre trato de hacer lo mejor posible, así que espero que todo salga bien. No puedo controlar lo que está más allá, así que es más o menos sobre ‘lo que quiero hacer’. Y sí, hasta ahora todo ha ido bien.

—¿Te sientes diferente en comparación a quien eras cuando tenías veinte años?, ¿has vivido dos vidas?
—Claro que sí, más de dos (ríe).

> Revisa el trailer de Noé

)