Cuando una comedia es tomada seriamente y juzgada en cuanto a su ética por una parte del público y de la crítica, todo parece indicar que algo bueno hay ahí. El club de las malas madres (Bad moms), dirigida por Jon Lucas y Scott Moore (de la trilogía de ¿Qué pasó ayer?), produce eso.

El subgénero que provoca picazón en algunos y risas identitarias en otros es la comedia para madres. Signo del correr de los tiempos en Occidente, las mujeres ya no son una caricatura doméstica y subyugada por el macho. Las mujeres tienen poder, responsabilidades, expectativas y además, las que lo deciden así, nunca dejan de ser madres.

Es ahí donde se enfrenta este grupo liderado por Mila Kunis y con buenas actuaciones de Kristen Bell, Kathryn Hahn, Annie Mumolo, Jada Pinkett Smith y Christina Applegate, quienes representan, a modo grueso, las dos versiones más difundidas de las madres modernas: esas perfectas que controlan todo y nunca pierden el peinado y las mujeres superadas, que deciden, tras algún tipo de crisis, dejar de tomarse con pesadez la crianza de los hijos y las exigencias de la vida.

El conflicto, a nivel moral, es bien profundo, pero El club de las malas madres es nada más ni menos que una comedia, en la misma línea de ¿Qué pasó ayer? Mila Kunis es el émbolo de este modelo de madre que corre por llevar a los niños al colegio, ayudarles en las tareas y cumplir en el trabajo que colapsa y decide cambiar de actitud. Una infidelidad del marido, sobreinfantilizado hasta el ridículo en la cinta, es el gatillante para liderar una rebelión de estas mamás atormentadas.

Frente a ellas está la notable Christina Applegate, como una de esas madres de catálogo, que parecen despertar peinadas y de taco y que tienen en sus 4×4 y reuniones sociales su templo.

Dos realidades que en la vida real coexisten con grandes angustias existenciales y que en Bad Moms vemos convertidas en una metralleta de logrados gags que van conectando con quienes se sienten aludidos.

Esto no es Shakespeare ni Kubrick, pero si quiere reírse un rato y pensar que de seguro será otra película con secuelas, vaya derechito al cine.