Cipher, la nueva villana que deberá enfrentar a Toretto y su familia. Este es el nombre del personaje al que dará vida Charlize Theron en Rápido y Furioso 8, una enemiga psicópata que se transformará en la antagonista más malvada que haya tenido la saga. Eso es dentro del set, pero fuera, Charlize cumple otro rol, ser padre y madre de dos pequeños niños: Jackson (5) y August (2).

La maternidad no ha sido una tarea fácil para la belleza sudafricana. Además de compatibilizar la vida familiar y laboral ha debido enfrentar una serie de cuestionamientos por “permitir” que su hijo mayor Jackson utilice disfraces de algunas princesas Disney. Sin embargo, para ella esto no es un problema e incluso comentó que a su hijo le encantaban las heroínas del mundo animado.

—Entonces Charlize, estás de vuelta en una nueva película y ahora eres madre de dos hijos. ¿Cómo combinas la maternidad y el trabajo?
—Creo que es el balance por el que toda madre trabajadora lucha. Yo no creo que mi vida sea muy diferente a la de otras madres que trabajan. Te estás cuestionando todo el tiempo ¿es este el balance? Yo me pregunto esto todos los días y sé que otras madres solteras que trabajan también lo hacen. Pero estoy en un gran momento de mi vida, puedo decir: este año no trabajaré o no voy a dejar Los Angeles porque mis hijos comienzan el colegio. Soy muy afortunada de estar en esta posición. Muchas madres que trabajan no están en este lugar, así que estoy muy agradecida de todo esto.

—¿Llevas a tus hijos contigo cuando te trasladas por trabajo?
—Viajé por seis días, así que literalmente voy y vuelvo a casa, no necesito moverme con dos niños pequeños en un viaje como este. Pero ahora que tengo mayor libertad intento ajustar mi trabajo con el horario de mis hijos. No hago nada que demore más de una semana para poder estar de regreso en casa. Pero cuando trabajas en una película es muy diferente, tienes que llevar a toda la familia contigo, buscar colegios y sólo así podemos permanecer juntos.

Rápido y furioso 8 es la primera superproducción grabada en Cuba en aproximadamente cincuenta años, debido a las tensas relaciones entre el país caribeño y Estados Unidos. Sin embargo, este panorama cambió gracias al restablecimiento de las relaciones entre ambos países, lo que permitió llevar a Hollywood a La Habana.
Para la ganadora del Oscar unirse a esta superproducción ha significado un reto muy desafiante e interesante a la vez, confiesa, que desde siempre le han gustado los automóviles, ya que su padre, ingeniero, era un fanático de los motores e incluso aprendió a conducir a los ocho años.

—Hacer una película como Rápido y furioso parece ser muy divertido. ¿Es por eso que quisiste hacerlo? ¿Para divertirte?
—No, para mí esto es un trabajo, puedo divertirme con mis amigos. Pero me gusta mucho la franquicia y me interese aún más cuando conversé con los chicos de Universal y me contaron sobre el personaje que tendría. Me dijeron que querían una villana muy psicópata y que hiciera cosas implacables, después de eso quedé realmente interesada.

Charlize-ok

—Helen Mirren (también actriz de la cinta) dijo que estaba triste porque no manejará en la película. ¿Qué hay de ti?
—También, siempre es divertido hacer esas cosas. El personaje que estoy haciendo está por sobre eso, no está en la tierra. Ella se encuentra en un avión, como un halcón que rodea su presa a 30 mil pies de altura, sin que nadie pueda verla, casi como un fantasma desde las alturas. No sé si sería tan fuerte si condujese un auto y fuese como los demás. Ella está distante de todos y eso es mucho más cool.

Para Charlize, realizar un personaje tan malvado como el de Cipher no ha sido fácil, sin embargo, confiesa que por años se ha sentido atraída por este tipo de personalidades. “He estado mucho tiempo obsesionada con el mundo de los psicópatas, asesinos seriales y en la ciencia del comportamiento; en el sentido de cómo nuestros cerebros y neuronas funcionan. Estoy fascinada por esos temas, y créeme, he visto a gente hacer cosas horribles y ellos no son precisamente hombres lobos o monstruos, son humanos.

—¿Es más entretenido ser un villano que un héroe?
—Todos los roles que he hecho han sido divertidos. Con respecto a este personaje, quería que ella fuera realmente terrorífica, pero no como ese falso terror, quería que ella se percibiera como una persona que podría sacar un arma en una familia, disparar a sus cabezas y no sentir nada al respecto (…)

—¿Cómo te sientes si miras hacia atrás?¿Cómo eras hace 10 años? ¿Tienes más confianza o hay otras cosas importantes para ti?
—Bueno sí, mis prioridades han cambiado, tengo hijos y no hay nada que se anteponga. Eso no lo tenía antes. Tenía la libertad de tomar mis maletas e irme lejos, pero ya no y fue por elección. Amo que mis hijos dicten mi vida, soy como un soldado siendo dirigida hacia dónde caminar, eso es fantástico. Y amo que esa sea nuestra rutina de vida ahora. Creo que como actriz tienes que repasar todo el trabajo que haz realizado, la confianza viene solamente con la parte técnica. Pero finalmente, el arte creativo es siempre un poco aterrador, nunca sabes realmente qué es lo que va a pasar. Hay todo un proceso desde leer el guión hasta el día en que estás parada frente a la cámara filmando, todo ese proceso es muy intimidante, pero me encanta.