Este es el mejor momento en la vida de Channing Tatum (32): su carrera está en pleno auge, ha sido ungido como el ‘hombre más sexy del mundo’ y, en estos días, debuta en la paternidad. Y como si no tuviera suficiente con la agenda de A-Lister (como denomina Hollywood a las estrellas de primera línea), acaba de abrir el bar Sinners & Saints en la emblemática calle Bourbon de Nueva Orleans.

“Me vendría bien un par de copas en estos días. El embarazo es estresante”, Tatum ríe. “Hemos tenido suerte. Toda la etapa ha sido muy saludable para Jenna (Dewan, actriz con quien lleva casado tres años). Lo único distinto es que, de repente, empezó a comer mucho chocolate. Me gusta esta experiencia. Tener un hijo es una de las cosas más sexy que existen. Y contar con una mujer fantástica es maravilloso. Me encanta estar enamorado”.

El atractivo actor se encuentra en una oleada profesional importante. Estrenó en la reciente Berlinale Efectos colaterales, thriller sicológico en el que interpreta a un ejecutivo de Wall Street caído en desgracia, quien al ser liberado después de cuatro años de prisión descubre que su esposa (Rooney Mara) está inmersa en una profunda depresión. La película está dirigida por Steven Soderbergh (Traffic, Erin Brockovich, La gran estafa), su nuevo socio en pantalla. Juntos trabajaron en Agentes secretos y Magic Mike. Esta última un monstruo de la taquilla y con una historia que se basa en el pasado de stripper del artista.
Efectos colaterales es una apuesta más oscura, con Jude Law en el rol de un médico que le receta un nuevo antidepresivo no probado. Medicamento de consecuencias desastrosas.

Otra prueba más a la versatilidad del actor. Ya ha explotado la comedia en Comando especial, la veta romántica en Querido John y Votos de amor y su impronta en la acción en G.I. Joe, cuya segunda entrega tiene estreno mundial en abril.
Rápido ascenso desde sus días de desnudista y modelo para Abercrombie & Fitch, GAP, Dolce & Gabbana, Emporio Armani y Pepsi. Su participación en el spot para la gaseosa lo llevó al cine, al filme de baile Step up, donde en 2006 conoció a su futura mujer.
Hoy Channing (le gusta que lo llamen Chan)  aparece a la entrevista como una estrella consolidada. Afeitado, de impecable chaqueta Armani  y jeans, cuenta cómo sus raíces sureñas (creció en Alabama y Mississippi) lo han alejado de caer en los excesos de Hollywood.

Vive en Los Angeles y, mientras promociona sus nuevas películas trabaja en otros proyectos: el filme White House Down, que rodó en Montreal, y una secuela de Magic Mike (que tendría versión en Broadway), y que además produce.
—¿Piensa qué tipo de padre será?
—Mucho. Mi papá fue un gran apoyo. No hay mayor honor en la vida que la paternidad. Este año voy a trabajar menos para poder pasar más tiempo con mi mujer y guagua.
—¿Cómo ve el actual auge en su carrera?
—Todavía no creo todas las cosas buenas que me han sucedido. He trabajado duro para llegar a este punto, pero nunca se sabe cómo saldrán los proyectos. Magic Mike fue un gran éxito, ¡pero cuando lo producíamos nos preocupaba recuperar el presupuesto!
—¿Qué lo atrajo a Efectos colaterales?
—Me pareció fascinante este sujeto de Wall Street cuya ambición pudo más que él. Nunca reparó en que estaba engañando o realizando actos criminales, porque su naturaleza competitiva lo llevaba a hacer lo que fuera con tal de ser exitoso. Y al salir de la cárcel ve que no es fácil volver a su antigua vida.
—Esta es la tercera película que hace con Soderbergh. ¿Cómo es trabajar con él?
—El tiene toda la película en su cabeza. Maneja ideas muy precisas. Para esta cinta apostó por mí, porque estoy a años luz de ser un sofisticado corredor de Wall Street. Nunca fui a la universidad. Soy del sur y mi familia es de clase trabajadora. Pero Steven creyó y trabajó conmigo para transformarme en este hombre. Cambié mi forma de hablar, acento, estilo al caminar. Es la transformación más drástica que me ha tocado y él me dio confianza y empuje para ir más allá de mis limitaciones.
—Tiene de coprotagonista a Rooney Mara (La chica del dragón tatuado), quien pasa por experiencias muy tensas en la película. ¿Cómo fue su relación con ella?
—Rooney se involucra profundamente en el papel. Es una de las mejores actrices de la actualidad. Yo no soy tan intenso porque actúo de una manera más natural e instintiva, por lo que aprendí de ella y Jude Law. Aunque en la película hay un increíble nivel de tensión, nos reímos mucho en el set. Supongo que para liberar todas las emociones.
—¿Fue interesante interpretar a un personaje totalmente opuesto al de Magic Mike?
—No tuve que pensar mucho en Magic Mike porque, básicamente, es sobre mi vida. Me encantó esa cinta porque reviví algunas experiencias y vi lo lejos que he llegado.
—Se crió en el sur de EE.UU., ¿marca una diferencia?
—Te enseña a ser un caballero, además de muy respetuoso y cortés con las mujeres. Me ganaba un golpe en la nuca si no le abría la puerta a mi madre o hermana. Creo que en el sur se maneja un nivel de elegancia que es bastante único. El tipo de educación que recibí me ha acompañado toda la vida adulta y me agrada ser considerado con otras personas. Es una cuestión de honor personal, tanto como ser un buen hombre y ser humano decente. El mayor cumplido que alguien me podría decir es que soy un caballero.
—¿Fue seductor antes de casarse?
—No. No era ese tipo de persona. Creía en el verdadero romance y las aventuras de una noche siempre te hacen sentir un poco frío y vacío. Busqué el auténtico amor. Me encanta estar casado. Nunca me gustó la idea de ir a los bares y perseguir chicas. Algunos muchachos pueden disfrutar eso, pero yo siempre quise hallar a esa mujer especial, algo que me sucedió cuando conocí a Jenna.
—Usted filmó con ella dos películas: Step up y Ten years, ¿le gustaría hacer más?
—Ahora que estamos comenzando una familia es más difícil. Pero lo pasamos bien trabajando juntos. Tenemos una gran energía y fue interesante poder mostrar algo de eso cuando hicimos Ten years.
—¿Qué significa estar casado para usted?
—El mundo. Jenna me hace muy feliz. Cuando estás con una mujer buena, ella te hace un mejor hombre.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl