“Todo estaba listo, tacones puestos y la pestaña pintada (pintadísima, mejor dicho). ¿Qué hago yo aquí? (una pregunta que no solo vosotros os haréis, yo también me la hago)”. Reflexionó la española Blanca Suárez (26) en su blog personal para Vogue luego de haber asistido como ‘embajadora española’ —nombrada por Piaget— a los premios Independent Spirit Awards celebrados el pasado 21 de febrero. “(¿A mí? Sí, eso parece) y aquí que he venido… A Los Ángeles. Agradecida y emocionada (como dice la canción) por darme la oportunidad de ver todo esto de cerca”. Y aunque ella misma califique su presencia en la alfombra roja hollywoodense como un evento al que “no está acostumbrada” o en el que se sintió tan emocionada cuando veía a sus actores favoritos como “una niña chica en el parque de atracciones”, disimuló a la perfección su inexperiencia y se codeó con artistas de la talla de la ganadora del Oscar Julianne Moore, Michael Keaton y Emma Stone, con su clásica naturalidad y belleza despampanante. Con un colorido vestido bordado de mostacillas de Emilio Pucci con escote en V y un match de clutch y sandalias negras de Christian Louboutin se paseó por la playa de Santa Mónica e inmediatamente titulares del estilo “Blanca Suárez pisa Hollywood” o “La nueva Penélope Cruz” coparon las redes sociales. Y quizá no estén tan equivocados, porque este año la actriz será la protagonista de dos filmes y llegará a la televisión con tres nuevas series, entre las que destacan Mi gran noche, de Alex de la Iglesia, la comedia romántica Perdiendo el norte y Los nuestros, para canal Telecinco.

wp-450-blanca

Nacida en la ciudad de Madrid, Blanca Suárez se vinculó desde temprana edad con el mundo de las tablas. A sus cortos ocho años interpretó su primer papel, el loro de La gran muralla, obra a la que llegó tras haberse unido a la escuela teatral infantil Tritón, que impartía clases en su colegio. Una década después, comenzó a estudiar Licenciatura en Comunicación Social en la universidad Rey Juan Carlos de Madrid, pero la carrera no la convenció y decidió abandonar los estudios. El destino le tendría otra propuesta a la madrileña que hoy conquista el cine español y con 17 años tuvo la oportunidad de grabar para Isidro Ortiz, quien la transformó en la protagonista de su película de terror, Eskalofrío, en la que Suárez dio vida a Angela.

No fue esa película, sino que su aparición en la misma la que conquistó a los productores de cine español. Fue así como el director de casting Luis San Narciso oyó de ella y la llevó a la producción de Globomedia para Antena 3, El internado. De la mano de Julia —su papel en la serie—, Suárez conoció la fama. Y así, las ofertas se dispararon. Estuvo en Cobardes, de José Carbacho, y al año siguiente en El cónsul de Sodoma y Fuga de cerebros. Ya en 2010 —con el fin de El internado–, la actriz se aventuró en un nuevo viaje, que no estaría exento de futuras polémicas, junto al aclamado Pedro Almodóvar en La piel que habito. La película transformó a Blanca en una nueva chica Almodóvar, le otorgó su primera gran nominación reconocida a nivel mundial como mejor actriz revelación en los premios Goya e hizo que el director la llamara nuevamente en 2012 para interpretar a Ruth en Los amantes pasajeros, en donde compartió pantalla junto a Penélope Cruz y Antonio Banderas. Al año siguiente hizo una de sus mejores apariciones hasta el momento en la televisión española, en la serie El barco, junto a Mario Casas, y en 2012 estrenó The pelayos, cinta que la haría ganadora de un Neon Fax Award como mejor actriz española

wp-450-blanca2

Aunque muchos expliquen sus apariciones y su temprano y rápido ascenso en el mundo de las luces del cine y la televisión con su atractivo físico, la actriz lo ocupa a su claro favor. Se transformó en rostro de una reconocida marca de lencería y siempre viste a los más importantes diseñadores. Dior, Givenchy y Salvatore Ferragamo son algunos de los que más se leen en su blog en el que revela cuidadosamente su vida personal y comenta sus apariciones en las alfombras rojas. Tampoco es una gran sorpresa que sea nombrada como la nueva ‘it girl made in Spain’ en los medios, que acapare portadas de las últimas revistas de moda o que haya sido trending topic con casi 3 mil tuits como la mejor vestida según Vogue en los Goya 2015, con un diseño estilo princesa con transparencias del diseñador Zuhair Murad.

A pesar de que se preocupa de no extender su fama al plano de la privacidad, la crítica no sólo se ha concentrado en su trabajo como actriz, su atractivo y romances con otros actores —con los que ha trabajado— son blanco diario de los paparazzi y comentaristas. En 2008 comenzó su relación con el ganador del Goya Javier Pereira y que terminaría en plenas grabaciones de El barco, donde también se le intentó vincular a Mario Casas tras haber dado una entrevista a Antena 3: “Con ella hay mucha química”, dijo el protagonista de la serie. Después de conocer a Miguel Angel Silvestre en las grabaciones de The pelayos, en 2011, los actores iniciaron un romance que terminó tres años después. Su última relación fue tras bambalinas, con el cantante Dani Martín que la llamó para ser la protagonista de uno de sus videoclips. Sin embargo, todo eso pareciera ser la punta del iceberg de otras noticias por las que Blanca ha estado en el tapete español.

wp-450-blanca4

A fines del año pasado fue invitada a uno de los programas sensación de YouTube, Famosos y una vieja, una adaptación del estadounidense Between two ferns, en el que artistas como Natalie Portman, Justin Bieber, Brad Pitt y hasta Barack Obama han sido ‘torturados’ psicológicamente a través de punzantes preguntas. Esta vez, le tocó a Blanca soportar preguntas del estilo “¿Por qué ese empeño en salir en películas de mierda?” y frases como “eres muy mala actriz”. Todo eso además de vincularla sexualmente a Pedro Almodóvar.

A pesar de que su vida privada intente hacerle peso en la prensa a su trabajo como actriz, Blanca Suárez prepara un 2015 para taparle la boca a muchos. Será protagonista de los filmes Perdiendo el norte junto a su ex compañero de El internado, Yon González, y My bakery in Brooklyn, de Gustavo Ron, rodada en inglés en Nueva York y para el 2016 ya tiene bajo la manga el estreno de Mi gran noche. En televisión también hará lo suyo con La bella y la bestia, pero sin duda las series más esperadas son la histórica Carlos, Emperador en la que interpreta a Isabel de Portugal, y Los nuestros, donde ya ha conquistado a la crítica tras encarnar a una francotiradora del ejército español en la primera miniserie bélica de España. Amada y odiada, la protegida de Almodóvar y del mundo it y de la moda viene recargada. Aunque no muchos le tengan fe —o la vean como audaz rival—, lo cierto es que en el tercer mes de este año Blanca Suárez —con polémicas entrevistas, nuevos proyectos y dueña de un lugar en la front row junto a celebridades como Kim Kardashian— ya se corona como la nueva promesa española