Muchos creen que es pura pantalla, que se quiere parecer a George Clooney y ser el nuevo chico bueno y político de Hollywood. Los medios los criticaron duramente pero Affleck no se doblega y defiende la honestidad de su lucha contra la pobreza, luego de enrolarse en la campaña Live below the line (Vivir bajo la línea) en la que pretende sensibilizar a quien lo escuche sobre cómo es posible (o imposible) vivir con 1.50 dólar al día. Lo quiere dejar muy claro: lo suyo es auténtico y no maña publicitaria.

“Algunos me acusan de tratar el tema de la extrema pobreza como un acto promocional. Y también es verdad que los famosos a menudo promueven, con o sin conocimiento, un estilo de vida que sólo está al alcance de los americanos más ricos”, escribió Affleck en el diario The Huffington Post.
El actor y director, que acaba de poner a la Academia a sus pies con el éxito de Argo, es consciente de que las estrellas son apuntados como estandartes de la desigualdad, pero para nada se siente culposo de su estilo de vida lujoso. A principios de mes decidió plantarse a sobrevivir con 1.50 dólar (un poco más de 700 pesos chilenos) por una semana.

ARROZ Y GARBANZOS

Affleck (40), casado con Jennifer Garner y padre de tres hijos tiene una fortuna personal cercana a los 65 millones de dólares, tres casas (en Los Angeles, Massachusetts y una de verano en Savannah). Muy lejos de ser pobre, el matrimonio junto a Garner los convierte en una de las parejas más ricas de Hollywood.
Wp-Ben-193“El problema no está en que deberíamos sentirnos culpables por tener autos y consolas de juegos, tener vacaciones o comprar zapatos de marca; sino que deberíamos comprender que tenemos responsabilidad como país para ser buenos ciudadanos a nivel global. Tenemos la responsabilidad de ofrecer ayuda a nuestros vecinos, pues algunos de ellos están, literalmente, muriendo de hambre”, dijo sobre la iniciativa Live below the line, que está comprometida con mostrar cómo se sobrevive con menos de lo que se considera la línea de la pobreza, situación en la que se encuentran más de 1.400 millones de personas en el planeta.

Famoso por su militancia demócrata y por participar en otras causas sociales como su ayuda en el Congo, donde está comprometido defendiendo a los refugiados en Eastern Congo Initiative, actividad que pretende mejorar la nutrición y prevenir enfermedades en ese país, Affleck no pudo salirse del presupuesto total de 7.5 dólares ni ingerir otros alimentos, solamente frutos naturales de su jardín y mucha agua. “Hoy me comprometo a llevar a cabo un acto menor y comer arroz y garbanzos para aportar mi pequeño grano de arena. Y animo a otros a hacer cualquier cosa, por mínima que sea”, contó.

Creado en 2009, Live below the line es un movimiento iniciado por la organización Global Poverty Project, que es dirigido por Hugh Evans y que tiene al actor australiano Hugh Jackman como director asesor, entre otros famosos.
“Nunca sabremos realmente lo que es vivir en extrema pobreza, no nos hacemos ilusiones. Al final de la semana te das cuenta de que la comida que comes cada día es monótona, que no ingieres suficientes calorías y que sientes hambre, uno siente hambre por primera vez”, cuenta Evans, quien este año pretende recaudar dos millones de dólares para la causa.