Es la actriz del momento en Hollywood. Ya sea en la alfombra roja o tras las cámaras, Amy Adams (39) deslumbra con su sonrisa de niña buena y tremenda sensualidad. A simple vista, parece que aún es la inocente joven que participó en producciones como Smallville o Encantada, que le han valido una fanaticada infantil, pero esta actriz es toda una mujer.

Madre de la pequeña Aviana de tres años, asegura encontrarse en el gran minuto de su vida. De a poco, ha ido sumergiéndose en películas más complejas, personificando roles audaces y temerarios. El 2013 interpretó a Lois Lane en la cinta Man of Steel, y pronto volverá a repetir el personaje en la secuela de esta historia, donde compartirá escena con Batman y Superman. Además, el año pasado el director David O. Russel le dio el papel protagónico de la película American Hustle, una hilarante cinta sobre estafadores ambientada en los coloridos años ’70. La actriz respondió con una soberbia actuación que la llevó a ganarse un Globo de Oro y a ser nominada al Oscar como mejor actriz.

Nacida en Italia porque su padre —un soldado estadounidense— estaba de misión en Europa, creció junto a sus seis hermanos, de base en base hasta que se establecieron en Castle Rock, Colorado, cuando ella tenía ocho años. A partir de entonces, el padre comenzó a cantar profesionalmente en restoranes y su mamá se desempeñó  como físico culturista semiprofesional. Amy estaba en el coro del colegio y era parte de una compañía de danza local. Cuando sus padres se separaron (1985), se mudó con su madre a Atlanta y entró al teatro musical.

Wp-cenicienta-450

Trabajó en varios teatros de cena donde fue descubierta por un director que la llevó a Minnesota. Allí participó —por casualidad porque era balarina— en un casting y obtuvo su primer papel en una película Muérete bonita (1999), decidió mudarse a Los Angeles. Luego vendría un peregrinaje difícil con pequeños roles que incluso la llevaron a pensar en dejar la actuación, hasta que filmó Junebug (2005) donde ganó un premio especial de la crítica en el Sunset festival. Desde entonces su carrera comenzó a despegar hasta tenerla hoy entre las postulantes al Oscar. Es la quinta vez que la pelirroja tiene la posibilidad de llevarse la estatuilla a casa y, si bien en ocasiones anteriores no ha tenido mucha suerte, espera que ésta sea la vencida.

—Esta película trata sobre hombres y mujeres que engañan… ¿Qué significa la lealtad para usted?
—Tengo un montón de lealtad profesional y familiar. Es muy difícil para mí cortar relaciones con alguien cuando la cosa no está funcionando, pero he tenido que hacerlo en el pasado y no es muy divertido. Aunque luego, cuando se van, uno piensa: ‘¿Por qué me tomó tanto tiempo alejarme de esta persona?’. Aun así, es demasiado complicado, porque soy muy leal y siento mucho respeto por la historia y las experiencias que he compartido, así que siempre es duro.

—¿Cómo hace para lidiar con la vida de madre y la carrera profesional?
—Estoy cansada, pero contenta. Realmente lo estoy disfrutando. Aunque tengo miedo de tomar decisiones trascendentales, pero no siento como si estuviese haciendo un gran sacrificio. Creo que tener un hijo de verdad ha beneficiado mi vida. Hoy soy más feliz conmigo misma y también con otras personas.

—Quizá tenga que dejar de viajar y rechazar algunos proyectos por ella…
—Ya veremos. Si resulta ser una niña flexible que puede ir y venir de un país a otro sin causarle mucho trauma, pues entonces hagámoslo, vayamos a recorrer el mundo. Por el contrario, si resulta ser una pequeña que necesita más estabilidad y quedarse en su hogar, tendré que sacrificar una parte de mi carrera. Pero eso es algo que iré viendo en el día a día.

—Se ve estupenda… ¿Qué tan difícil fue recuperar el peso?
—Tenía la gran fantasía de ponerme en forma rápidamente, así que me ejercité muy duro durante dos meses y sentí que ya era suficiente. Tenía este sueño de quedar como una mariposa, pero no sucedió. Me veo bien, quizá no increíble, pero estoy satisfecha con esto. Tengo tantas cosas que hacer que el físico no es mi prioridad en estos momentos.

—¿Cómo hace para mantenerse con energía?
–Azúcar y café. Estar energética es una decisión. Suena tan simple, pero a veces cuesta. Incluso hoy me levanté a las 5 de la mañana luego que mi hija se despertara. Tenía claro que no podía volver a la cama, así que pensé: ‘Puedo frustrarme por el largo día que se me viene, o simplemente mentalizarme de que sólo estoy cansada. No estoy enferma, solamente es cansancio, puedo salir adelante’. Así que tomé esa decisión y ahora me siento bien.

Wp-amy-adams-450

Pero no todo es trabajo y maternidad en la vida de Amy. Aun no han definido fecha exacta, pero pronto se casará con el actor y padre de su hija Darren Le Gallo, a quien conoció el año 2001 en una clase de actuación. Pese a sus apretados horarios, hacen todo lo posible por pasar tiempo juntos. “Tratamos de salir una vez por semana. A veces estoy muy ocupada, pero de todas formas lo intentamos. Es divertido, ya que durante todo el día nos enviamos fotos de nuestra hija y en la noche las volvemos a ver juntos. Al final, siempre terminamos hablando de ella”.

—¿Lo ve de una manera diferente ahora por ser el padre de su hija?
—Definitivamente. Entiendo que la palabra ‘siempre’ parece una idea bastante abstracta cuando estás con alguien, pero luego tienes un hijo y piensas: ‘Wow, no importa lo que suceda entre nosotros, desde ahora estaremos en la vida del otro para siempre porque compartimos este vínculo’. Así que antes de ponernos a discutir, no nos preocupamos sobre quién tiene la razón, sino que más bien tratamos de solucionar el problema, porque no podemos llegar con malas energías a nuestro hogar.

—¿Qué hace cuando está enojada? ¿Tira platos por la habitación?
—No lo sé, tendrías que preguntarle a mi novio. Probablemente parezco una loca y no me veo linda en lo absoluto (risas).  Aunque tengo diferentes maneras de enojarme, pero sé que lo mejor es salir a caminar y alejarme un poco de la situación. Mi novio es muy diferente a mí en ese sentido, quiere hablarlo todo enseguida, pero yo le digo: “Deberías dejarme salir a dar una vuelta y después podemos conversar”.

—¿Coopera con el cuidado de Aviana?
—Todo el tiempo. El es increíble con nuestra hija, está siempre ayudándome y eso es muy atractivo. Le sale muy natural y se nota que se siente complacido. Ella lo adora.

—Tiene un montón de pequeños seguidores, ¿cómo reaccionan cuando la ven en la calle?
—Muchas veces son muy tímidos para acercarse a hablar, así que son los padres quienes me conversan. Encuentro sorprendente que todavía exista ese tipo de inocencia en el mundo. Pienso bastante sobre este tema. Hay tantas niñas jóvenes que siguen mi trabajo, eso significa mucho para mí sobre todo ahora que soy madre.

—¿Le  gustaría que su hija  se mantuviera alejada de este negocio?
—No lo sé, eso dependerá de ella. Aún no la conozco lo suficiente, sólo tiene 3 años…  Es muy linda y va a ser difícil si quiere hacerlo, pero le entregaré todo mi apoyo y las bases necesarias desde el hogar. Si decidiera ser actriz, trataría de hacerle entender el oficio, sobre todo el compromiso que se requiere.

—¿Hay algo de su propia crianza que le gustaría traspasarle a ella?
—Ser amable y que aprenda a compartir. Puede que ella sea hija única, no puedo asegurarlo, pero claramente no tendrá siete hermanos. Así que me gustaría que entienda a relacionarse con otros y a trabajar por lo que quiere. Que sepa que es parte de una sociedad mundial. Yo me siento muy afortunada y tengo un gran trabajo, pero me gustaría que sepa que hay un mundo allá afuera que vive de manera diferente. Eso es muy importante.