Lejos del murmullo de los cientos de turistas que abundan en Roma, se encuentra la zona del Eur, donde se ubica el Palazzo della Civiltà Italiana, conocido también como el Coliseo cuadrado, y que desde el 2015 alberga la sede romana de la conocida casa de moda Fendi.

La primera planta del edificio está dedicada a la exhibición Fendi Studios (hasta marzo de 2018), un recorrido para celebrar las colaboraciones que la marca italiana, desde la década de los ’80, ha realizado con el mundo del cine. Abrigos, carteras, estolas de piel y otros objetos que han contribuido a dar vida a recordados personajes y emblemáticas escenas. En uno de los salones se encuentra un Alfa Romeo Spider o más conocido como modelo Duetto, que en 1967 protagonizó algunas de las escenas cruciales de El graduado con Dustin Hoffman. Quien lo desee puede subir al automóvil, tal como lo hizo Benjamin Braddock, protagonista de la cinta, tomarse fotografías que luego son proyectadas en la exposición.

14_FENDI-STUDIOS-making-of

Desde la casa de moda explican: “Fendi Studios es una invitación a descubrir la histórica relación entre la maison y el séptimo arte, utilizando para ello tecnologías digitales y de inmersión”. Fendi ha realizado vestuario, accesorios y atuendos para películas que van desde el neorrealismo italiano hasta los clásicos estadounidenses, “por eso la idea de reunir todo esto en una única exposición”. Para los amantes de las series, la muestra presenta la colaboración con la diseñadora Patricia Field, la mujer detrás de los outfits de Sex and the city. De hecho, en 1997, Silvia Venturini Fendi creó la primera baguette, la cartera pequeña que llevó Carrie Bradshaw en uno de los capítulos. Pero eso no es todo, la relación continuó durante el rodaje de la película. Cuando las cuatro amigas asisten a La semana de la moda de Nueva York, es Charlotte la que lleva una Fendi negra al brazo, la cual es posible admirar en uno de los espacios expositivos. Otros de los atuendos de la muestra son los utilizados por Meryl Streep en El diablo se viste a la moda (2006).

Blue-Jasmine_2013

La enérgica Miranda Priestley entraba a su oficina y arrojaba con furia su abrigo de piel y la cartera. Muchas de las exclusivas vestimentas de la directora de Runway fueron cedidas por Fendi y ahora están en la muestra del Palazzo della Civiltà. De Fendi aseguran que “un diálogo intenso con el mundo cinematográfico ha sido posible gracias a la labor de diseñadores como Piero Tosi, Milena Canonero y Anna Shepard, que atraídos por la tradición de la maison y por la disponibilidad a experimentar soluciones innovadoras, han estrechado una relación larga y fructífera con la firma”.

Con el pasar de los años numerosos otros diseñadores se han ido agregando, contribuyendo así a difundir el concepto del Made in Italy a través de sus creaciones.

The-Royal-Tenenbaums_03

COSECHA DE OSCAR

En el 2015 se estrenó The Grand Hotel Budapest de Wes Andreson que ganó un Oscar a mejor vestuario gracias a Milena Canonero. Cómo no recordar las escenas del inspector Henkel (Edward Norton) y madame D (Tilda Swinton). El primero usa un maxiabrigo gris con doble pecho, mientras que Madame D viste una manta roja en terciopelo italiano decorado a mano con mangas y cuello de bisonte negro. Los atuendos de la cinta de Anderson están inspirados en la moda de los años ’20. “Ella siempre llega tarde”, es lo que dice la voz en off cuando Margot (Gwyneth Paltrow) arriba a la estación de autobuses donde la espera Richie (Luke Wilson).

The-Gran-Budapest-Hotel_2014_02

Es una de las escenas memorables de The Royal Tenenbaums (2001) de Wes Anderson. El personaje de Margot ha quedado en la memoria fashion y no es raro ver como aun hoy el look pulcro, pero al mismo tiempo rebelde del personaje sigue marcando tendencia. El delineado de sus ojos, la melena lisa, rubia, los mocasines y las carteras caracterizaron con fuerza un papel complejo como el que le tocó interpretar a Paltrow. La encargada de dar vida al estilo de Margot fue Karen Patch. Se cuenta que Wes Anderson le pidió que todo fuese creado especialmente para sus personajes. Es por eso que la vestuarista se contactó con Fendi para la confección del trench con el que Margot irrumpe en la escena del autobús, un bisón color caramelo. También se pueden apreciar los vestuarios de cintas como Nunca digas nunca jamas de Irvin Kershner (1983) con la nicaragüense Bárbara Carrera, la única Bond girl latina; La edad de la inocencia de Martin Scorsese (1993) donde se puede ver a Michelle Pfeiffer en el rol de la condesa Olenska, película que gracias al trabajo de la vestuarista Gabriella Pescucci se adjudicó un Oscar como Mejor diseño de vestuario; Evita (1996), producción para la cual Fendi vistió a Madonna como la mujer de Perón. Fendi también caracterizó al premio Oscar Cate Blanchet en varias escenas de Blue Jasmine de Woody Allen (2013).

The-Royal-Tenenbaums_2001_02

En lo que se refiere al cine italiano, la firma ha confeccionado los atuendos de películas como La leyenda del pianista en el océano de Giuseppe Tornatore (1998) e Y la nave va de Federico Fellini (1983). Desde Fendi afirman que para ellos es “natural vestir no solo a las celebridades de la historia, de la literatura y de la música, sino que también a los personajes de fantasía. La creatividad es un desafío que enfrentamos conjugando artesanía e innovación, materiales preciosos e imaginación”.