Reconoce amar el musical desde niña, cuando a los 11 años, sus padres la llevaron a Philadelphia para que viera por primera vez la representación de la novela del francés Victor Hugo. Quedó completamente fascinada con la música, los personajes y la puesta en escena. Ya a esa edad la platinada se imaginaba actuando en el rol de Eponie.
Con el transcurso de los años, Amanda se integró al coro de la iglesia del barrio donde vivía y donde descubrió que su registro vocal era el de una soprano, de ahí en adelante su carrera estaría marcada por diversas melodías.

¿Participaste de musicales cuando eras pequeña?
No, pero quería ser cantante, por lo que tomé lecciones desde los 11 años. Las dejé a los 17 cuando me fui a vivir definitivamente a Nueva York.

¿Cómo llegaste a Los Miserables?
En agosto de 2011 supe por un amigo actor que las audiciones para la obra estaban abiertas, de inmediato se lo comenté a mi representante. Lo único que quería era conseguir una audición, porque este es mi musical favorito de todos los tiempos.

¿Cómo te enteraste de que habías sido seleccionada para ser parte del elenco?
Estaba en casa y me encontré con una llamada perdida de Tom. Fue días antes de navidad y me pregunté, ¿Por qué me esta llamando Tom Hooper?, ¿Qué estará pasando? Cuando le devolví la llamada me dijo: “Mi regalo de navidad para ti es que tienes el papel”…. quedé absolutamente asombrada. Fue el mejor regalo de navidad de mi vida. Era un honor ser parte de esta película.

¿Cuántas veces habías visto Les Mis?
Dos veces. La segunda, fue cuando estaba haciendo la investigación para el personaje y fui a Londres. Pero, podría verla una y otra vez, porque es un show al cual uno se convierte adicta.

¿Cómo fue tu reacción cuando te enteraste que debías cantar en vivo durante cada toma?
Pensé, Dios esto será muy difícil, pero sabía la idea que Tom tenía. Además nos dieron mucha libertad en cuanto a los registros de voz que podíamos utilizar mientras actuábamos.

¿Cómo es el proceso en las escenas de un musical?
Se usan unos pequeños auriculares que fueron moldeados y ajustados a nuestros oídos para que no se vean. Además contamos con diminutos micrófonos en la parte superior de nuestros trajes. Eso había que ponerlos por fuera, porque no nos podíamos arriesgar a ninguna distorsión.

Hace un momento declarabas tu amor por el papel de Eponine cuando eras pequeña. Pero aquí interpretaste a otro personaje, el de Cosette….
Yo audicioné para Cosette, porque no puedo cantar como Eponine, me encantaría pero no me salían esas notas agudas.

¿Fue muy complicado dar con los tonos que exigía tu rol?
No puedo mentir, mi primera grabación fue muy débil. Creo que el equipo pensó que yo tenía problemas con el registro vocal, y era así. Fueron muy serios al respecto, tal y como debieron serlo. Pero ser parte de este proyecto era mi máximo sueño, no imagino nada que haya querido con tantas ganas como esto, por eso me esforcé al máximo y creo que lo logré.

Finalmente te quedaste con el personaje de Cosette
Sí, la interpreto cuando es mayor, ella es una joven que tiene un padre sobreprotector (Valjean-Hugh Jackman), no tiene amigos, su vida es un tanto solitaria, hasta que conoce a Marius, interpretado por Eddie Redmayne, del cual se enamora perdidamente. Mi personaje representa la esperanza y la inocencia en esta trama. El rol fue increíble, pero al mismo tiempo fue una tremenda responsabilidad.

¿Por qué crees que a la audiencia le gusta tanto esta historia?
Principalmente tiene que ver con la forma en la que está construida. El musical es bello y emocionante. Es un relato duro y a ratos muy oscuro, pero también tiene luz. Además, la historia de amor de Marius y Cosette es tan hermosa que simplemente cautiva a la audiencia. El musical se mueve de una manera muy especial y eso es atractivo.

Mencionaste a Hugh Jackman quien interpreta a Jean Valjean. ¿Cómo fue trabajar con este nominado al Oscar?
Es increíble compartir su maravillosa perspectiva y actitud, es el hombre más gracioso que he conocido. Es divertido y sabe lo que hace. Además, es un gran amigo australiano y un adorado ser humano. Fue perfecto para este papel y tiene una de las voces más increíbles que he escuchado.

Anne Hathaway interpreta el papel de tu madre. ¿Cómo fue esa experiencia?
Es extraño porque Anne solo tiene dos o tres años más que yo. Pero como estamos en distintas partes de la película, no es tan alocado. Lo pasé muy bien con ella.

Tom Hooper nunca había dirigido un musical antes. ¿Te sorprendiste cuando te enteraste que el sería el director de Los Miserables?
Si, me sorprendió. Pero cuando tuve la primera audición entendí la conexión que tiene con la música, además de la importancia que le entrega a la actuación en cada rol. Esta es una película épica donde Tom sabe absolutamente lo que quiere lograr y donde controla cada segundo. Es un director increíble.

Trabajaste en un musical antes, Mamma Mia! ¿Cómo lo comparas con tu trabajo en Los Miserables?
Tengo que reconocer que Mamma Mia! fue pan comido en comparación con esto. Fue duro, pero pre-grabamos toda la música, no tenía que sonar perfecto, no debíamos tener el sonido clásico de la misma forma que Los Miserables. Un clásico es mucho más complejo. En Mamma Mia! debía cantar música pop, y eso es un sueño en comparación con esto. Cuando logras obtener un sonido clásico, se siente diferente, se siente maravilloso. Amaba cantar ópera cuando era pequeña, y este papel me recuerdó eso.