Caras

Sociedad

leonor-varela-web

Carta abierta de Leonor Varela

La ex protagonista de Cleopatra, defensora incansable por el cuidado del medioambiente y quien hace unos días estrenó en Chile su última película Alpha —donde encarna a la chamana de una tribu de Europa de hace 20 mil años, durante la Era del Hielo— está dando una de sus batallas más difíciles. Su hijo mayor Matteo (5) —de su matrimonio con el productor Lucas Akoskin, con quien además tuvo a su hija Luna (3)—, que nació con una condición genética degenerativa llamada Leukodystrophia AGS, enfrenta su etapa más crítica de salud a causa de una anemia aguda que le significó una seguidilla de hospitalizaciones, transfusiones de sangre, tratamientos y la colocación de una sonda gástrica para aumentar de peso, que no les da tregua. Momentos muy duros que la actriz relata a CARAS en un sentido y profundo testimonio escrito de puño y letra desde su hogar en Los Ángeles, donde declara que solo Dios sabe qué pasará.

Mujeres Influyentes

Factor Ambiental

En la década del ’60, la promesa de prosperidad llegaba a las comunas de Puchuncaví y Quintero. Ambas centraban sus ingresos en actividades productivas en el área silvoagropecuaria y contaban con amplias oportunidades turísticas. Según los datos del ministerio del Medio Ambiente, Chile en ese entonces también se vislumbraba con un potencial de crecimiento económico, de la mano de la instalación de grandes industrias: una fundición de cobre y una central termoeléctrica serían un polo de desarrollo y empleo para los habitantes. Sin embargo, estas comunas se han convertido en zonas ambientalmente deprimidas: en 1993 el ministerio de Agricultura DS Nº346 declaró Puchuncaví y Quintero como zona saturada de contaminación por anhídrido sulfuroso y material particulado.