Caras

Sociedad

Claudia Contreras

El arte de no dejar huellas

Hace pocos días recibimos una buena noticia en cuanto a CO2, la gran potencia que le dio la espalda a la firma del tratado de Kyoto, es decir Estados Unidos, ha bajado sus emisiones. Sí, aunque parezca increíble durante tres años (2007 al 2010) las disminuyó en 6,6% y lo que es mejor no fue el único, también los europeos hicieron lo suyo alcanzando un 7%. Pero la vida no es solo buenas noticias, hay otro gigante, esta vez China, que no se portó muy bien en este sentido y durante el mismo periodo aumentó sus emisiones en un 34%.

21 Dec 1968 --- Brigitte Bardot --- Image by © Bettmann/CORBIS

El macabro fin de los herederos de Tetra Pak

La policía encontró el cuerpo de la mujer —una de las más conocidas de Inglaterra—, en estado de descomposición. Su marido, el heredero de una de las mayores fortunas de Europa, fue arrestado y luego internado en un sanatorio.

Daniel Trujillo

Repitentes

Esto lo he escuchado varias veces en los últimos días. Las demandas del movimiento estudiantil siguen vigentes y probablemente más necesarias que antes, toda vez que hemos asumido –la gran mayoría- que son justas y necesarias. Pero a los niños se les está pasado la mano y ya no resultan muy simpáticos. Por el contrario, el expediente de las tomas de liceos se ha vuelto odioso y la retórica de las dirigentes que imitan, conscientemente o no a los que llevaban la voz cantante el año pasado, ya no tiene el mismo brillo.

Claudia Contreras

¡Ventana, te extraño!

Trabajo, al igual que mucha gente, en lo que llaman en forma rimbombante: “un edificio inteligente”. Sí, de esos que casi piensan por uno, te indican el ascensor que debes usar, que te llevan a la velocidad de cohete de la Nasa hasta la cumbre de cemento, pero que no tienen ventanas para abrir ni por casualidad. Algo así como una moderna torre de cuento sin princesa, pero con aire acondicionado y calefacción.

Daniel Trujillo

América secreta

En el mercado mágico-misterioso es posible encontrar un variopinto abanico de triquiñuelas, algunas más honestas que otras. En el extremo más inofensivo de esa cuerda, la de vender simple entretención, se cuentan esas fantasías inocentes que no prentenden dejar moraleja alguna, pero que no pocas veces lo hacen. En el otro, las que alimentan un fanatismo alienante que puede ocasionar desvaríos, dar origen a sectas y, especialmente, terminar desvirtuando algo que merecía un mejor destino que volverse superstición. Ahí tiene como ejemplo, a la física cuántica convertida en autoayuda.