Caras

Música

Sebastian Cerda

Tres miradas a Michael Jackson en el nuevo disco de Drake: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo

Uno, El Padre. En “Scorpion”, el popular rapero se da un lujito e incluye nada menos que una colaboración con el mismísimo “rey del pop”, figura sacra, intocable y patriarcal para cualquier forma de R&B en el mundo anglo. Aclaremos que la movida del dueto con un muerto fue original hasta 1991, cuando Natalie Cole se hizo acompañar por su progenitor, Nat King Cole, en una nueva versión de “Unforgettable”. Tal vez la filiación logró que el efectismo de tal jugada quedara en un segundo plano, pero venideras incursiones de otros definitivamente ya no podrían contar lo mismo. Más aun si el compañero elegido se llama Michael y se apellida Jackson. “Don’t matter to me” es el nombre de la pieza en cuestión, y en sus primeras horas ha despertado elogios y levantado polvo casi a partes iguales. Lo último, por el lado de los fundamentalistas de Jacko, quienes cuestionan la ética tras su inclusión, además de sembrar la duda en torno al nivel de trucos y filtros aplicados a la voz del malogrado artista (muchos incluso dudan de su autenticidad). Es cierto, a ratos cuesta distinguir su verdadero registro, pero la firma de Paul Anka en los créditos del tema da a entender que éste puede ser un descarte de la obra original del cantante, tal como sucedió con su principal single póstumo, “This is it”. De todos modos, la novedad, el atrevimiento, la nostalgia, el momento del rapero, y la aproximación al pop del tema en relación con el resto del nuevo disco, permiten augurarle un rotundo éxito.

GettyImages-538377668

Kanye West, demasiado ego

Ye es el recién lanzado disco de la mayor celebridad en la industria global del hip-hop. Y, si es en serio, la palabra clave en esta vuelta parece tener sentido si se trata de Kanye West: es “bipolaridad”.

Sebastian Cerda

Camila Gallardo: El futuro por delante

Si hay algo que no ha caracterizado a los programas buscatalentos de nuestra televisión, es el lanzamiento de nuevas figuras que verdaderamente vengan a decir algo en el panorama musical local. Si revisamos nombres, quizás María José Quintanilla y Mon Laferte puedan llegar a considerarse una excepción, si no fuera porque el devenir de sus carreras transformó al paso por “Rojo” en un antecedente de muy limitada influencia, y del que incluso era atendible renegar. Denise Rosenthal y Augusto Schuster, en tanto, son harina de otros costales televisivos (“Amango” y teleseries varias) que en su desarrollo no sólo supieron dejar atrás, sino además fuera de contexto.

Sebastian Cerda

Premios Pulsar 2018: La alegría no viene

Si los modelos referenciales fueran las grandes premiaciones del mundo, la norma a seguir sería clara: alegría, color, fiesta, humor. No por nada los presentadores del Oscar alternan entre figuras como Jimmy Kimmel, Chris Rock y Ellen DeGeneres, quienes se plantan ante un teatro Dolby siempre muy bien iluminado.