Fue la primera en llegar a la producción de fotos junto a su mamá, Vivian De Barros quien es su fan número uno y la acompaña a todos lados, lo que incluye grabaciones, eventos, invitaciones varias y actividades como esta, de hecho es ella quien negocia todo tipo de vínculo que su hija logra establecer. “Giulia es una niña equilibrada y eso es lo que buscamos con su papá, que se sienta contenta en todos los espacios donde debe estar. Tengo una red de apoyo increíble, por eso todos tenemos una chochera total”, dice con su portuñol, pues esta orgullosa mamá es brasileña y lleva 11 años en Chile.

La pequeña tiene 9 años y llegó a la televisión, luego de hacer un casting en la academia de Moira Müller, aunque ya tenía algo de experiencia con las cámaras, pues había participado en distintos comerciales,“desde muy chiquitita me ha gustado bailar, cantar y actuar por eso era necesario perfeccionarme. Admiro y me gustaría ser como Marilyn Monroe, he visto varias películas de ella”.

Giulia está llena de energía y su felicidad es máxima cuando entra al estudio y comienzan a probarle ropa, para que decir cuando los flashes se disparan. Ensaya poses con una soltura increíble… Es un verdadero encanto, sumado a que su voluntad para repetir tomas es máxima.

Al finalizar agradece a todos de manara muy cariñosa y nadie se resiste a darle un gran abrazo, así como de desearle suerte en su próximo desafío que nada menos es ser la protagonista de la teleserie vespertina de MEGA.

chef55

CARAS TEMAS / ¿Cómo fue la experiencia de actuar en tu primera teleserie, Papá a la deriva?

Giulia Inostroza / Me sentí muy feliz, porque se cumplió el sueño de poder actuar para la televisión que siempre lo había querido. Es una emoción muy grande que está llena de amor y de cariño.

CT / ¿Qué es una emoción de amor?

GI / Es el orgullo que uno siente por lo que ha logrado y porque compartí un set con grandes actores que me acogieron y me enseñaron mucho. Ellos me ayudaban si algo no me salía, me daban consejos

CT / ¿Se hace muy difícil ir al colegio, estudiar y trabajar?

GI / ¡Noooooo! Yo estudio en las mañanas y en las tardes son las grabaciones. Así que no tengo problemas, puedo estudiar y trabajar, eso sí que con la ayuda de mi mamá, por eso me va excelente en los dos lugares.

CT / ¿Cómo te aprendes los libretos?

GI / Primero con mami leemos en voz alta lo que debo aprenderme y después yo me los memorizo. Luego mi mamá lee lo del personaje con que me toca hablar y así voy practicando. Ella me dice cuando tengo que subir el tono o hacer alguna expresión especial.

CT / ¿Qué sentiste cuando te volvieron a llamar para ser parte de la nueva teleserie?

GI / Fue un sueño hecho realidad porque siempre he querido ser importante, por eso me siento orgullosa de mí y de todos los que me han apoyado.

CT / Háblame de tu nuevo personaje

GI / Ella es Ambar y es muy distinta a Marina de Papá a la deriva. Mi nuevo rol es una niña tranquila, no corre, no salta, es muy tímida porque llegó de Valdivia a Santiago.

CT / ¿Grabas todos los días?

GI/ Casi todos en la tarde, después del colegio que salgo a las 14 horas. Entonces a las 15 llego a las grabaciones y grabamos entre 5 a 6 escenas, lo que implica quedarnos como hasta las 19.30 horas.

9000

CT / ¿Cómo es convivir con niños de otras nacionalidades?

GI / Es divertido, aunque ellos creen que lo que piensan es lo correcto.

CT / ¿Qué te dicen tus compañeros de colegio porque apareces en la tele?

GI / Algunos me felicitan y me dicen que me ven en teleserie, pero otros no me dicen nada porque al tener otra cultura no acostumbran ver televisión a ese horario. Voy en el Nido de Aguilas y mis amigos son de distintas nacionalidades México, China, España, Japón, Estados Unidos y otros más.

Giulia es una niña plena, feliz y llena de amor para entregar, dice que quiere seguir haciendo teleseries y convertirse en una actriz famosa cuando sea grande. Su mamá nos comenta que a comienzos de año logró un pequeño papel en un película chilena, lo que para su carrera es espectacular, además del significado que tiene para su carrera. Asimismo, en su agenda ya están reservadas dos semanas en Nueva York, específicamente en una escuela de talentos donde hará un curso de expresión corporal y para fin de año, la espera otro protagónico de una obra de teatro navideña.

“Quiero decirles a los niños que quieren ser actores que lo primero que deben hacer es escuchar a su mamá, porque ella sabe lo que es bueno para ustedes. También confíen en sí mismos, que es la clave para hacer las cosas bien”.

chef33

Emilia Munoz Vidal
Edad / 13 anos
Colegio / Instituto America, Maipu.

“Estar en el programa significó una experiencia maravillosa, conocer amigos, y aprender cosas nuevas. El plato que más me gusta cocinar es el lomo a lo pobre. Que los niños podamos hacer algunas travesuras y que los papás, a veces no nos reten. Hay alguna gente grande que es muy pesada con los niños. Eso me gustaría que cambiarán y que nos reten por cualquier cosa”.

chef34

Clemente Rodriguez Ruiz
Edad / 13 anos
Colegio / Alianza Francesa

“Participar en Masterchef Junior fue una experiencia inolvidable, porque conocí muchas personas y amigos. Aprendí demasiado. Me encantó estar con las cámaras y jueces… como que el mundo de la tele me gustó. Lo que más me gusta cocinar son las pastas de cualquier tipo. Ser más chico nos permitió echarle merengue a los jueces, sin que se enojaran. Los grandes tienen una forma de pensar muy estructurada lo que no les permite irse en ‘la volá’ y hacer lo que se les ocurre. Les diría que es mejor ser más relajados”.

chef67
Simon Acuna Gaete
Edad / 9 anos
Colegio / Dunalastair, Las Condes.

“Estar en el programa significó para mí un orgullo, porque no cualquier persona tiene la oportunidad. Lo que más me gustó de participar fue cuando hice un lomo con un puré de papas. El plato que más me gusta cocinar es salmón con salsa de mariscos, ya que cuando era chico, comía muchos mariscos. Iba con mi tata a Zapallar y en las mañanas nos levantábamos a hacer un pescado o algo del mar. Lo mejor de ser niño es que los adultos son adultos desde los 18 años y siempre lo van a hacer. Pero los niños tienen 18 años para ser, y hay que disfrutarlo. A algunos adultos les pediría que cambien la forma en que se relacionan con los niños. Hay unos que se creen mucho y no nos tienen respeto, así como también por los discapacitados o con la gente de distinto color de piel”.

chef90

Javiera Romero Vallejos
Edad / 12 anos
Colegio / Christian Garden School, La Florida.

“Estar en MasterChef Junior fue un lindo momento, creamos muchos amigos, contábamos chistes y cantábamos. Y eso me dio mucha felicidad. El plato que mejor me queda es el arroz con pollo y también cosas dulces como kuchen, pie de limón y postres. Ser niño me gusta por que no tenemos que trabajar. a diferencia de nuestros padres. Además podemos jugar y hacer cosas que cuando grande no voy a poder hacer. No le cambiaría nada a los adultos, aunque a veces su carácter cuando nos retan, pero se que cuando nos retan es por nuestro bien. La mayoría de los adultos son enojones, quizá les modificaría eso”.