La dupla Gómez-Pablos / Viñuela es por decir algo “extraña”, ya que además estar en Mega y aparecer en televisión sus perfiles no coinciden en nada. Uno es un periodista serio, con un currículo notable en su calidad de reportero de conflictos nacionales e internacionales. Por años leyó noticias y fue rostro ancla de TVN. Su vida personal ha tratado de mantenerla al margen de la farándula, aunque en el último tiempo no logró conseguirlo ya que se vio expuesto a ciertos conflictos que lo involucraban con su ex mujer, la actriz Amaya Forch. 

No obstante, en la actualidad su foco está en contribuir a mejorar el planeta y mostrar la cultura de nuestro país. Es por eso que luego de su cambio de canal, hoy le interesa involucrarse en contingencias medioambientales, sociales y turísticas – gourmet, lo que lo está haciendo sentirse vivo como periodista. Además, explotó su lado de empresario y se arriesgó trayendo una receta española en el negocio de los “churros” que según su propia boca ha sido un rotundo éxito, de hecho ya inauguró un segundo local.

Amable, buenmozo, inteligente y a ratos lúdico le dijo que sí a este ‘experimento’ de unirse a José Miguel Viñuela para hacer fotos que los mostrara como un ejemplo de reinvención.

Por su parte, ‘Jose’ es simpático, afable y abierto a responder lo que se le pregunte. Tiene un espíritu de niño, no obstante, a medida que vamos adentrándonos en la entrevista se nota que en su corazón se ha asentado un aprendizaje doloroso. Se fue de la TV sin pena ni gloria, luego de haber sido estable y reconocida por más de una década. Eso le permitió ahorrar e invertir en sus propios negocios, lo cual lo dejaba bastante tranquilo a la hora de mirar el futuro. Pero, la vida no lo quiso así, pues se apareció en su camino la opción de invertir en el ‘fantasma Grupo de inversión Arcano’ donde se fue estafado por más de 900 millones de pesos. En ese minuto los amigos televisivos se olvidaron de que existía por lo que fue otro componente para sentir el dolor de frente.

Sus gastos los redujo al máximo, no lo llamaban de ningún canal y recibía a su primer hijo lleno de pena e incertidumbre.

Pero como la existencia siempre sabe lo que hace, una noticia lamentable lo hizo despertar y recobrar la fe, su amiga Javiera Suárez le contó que era víctima de un cáncer que afectaba a varios órganos de su cuerpo. Reaccionó, secó sus lágrimas y tomó impulso para empezar de nuevo. Comenzó en una pequeña empresa ligada al negocio inmobiliario junto a una amiga e invirtió algo de su poco dinero en máquinas estéticas que mejoran la piel. Hoy volvió al ruedo televisivo siendo parte del matinal Mucho Gusto. Además su risa inconfundible se escucha desde hace un par de meses en radio Candela.

Estas dos Aves Fénix se encontraron y a pesar de que no se conocían lo suficiente, el fiato fue inmediato. El resultado… una nueva amistad que comenzará con reflexiones acerca de la ‘impermanencia de los estados’ y los beneficios del cambio.

8982

AMARO GÓMEZ- PABLOS

Hoy te vemos ligado a temas sociales y ecológicos, ¿quedó atrás la política internacional?

Amaro: Dos meses en Afganistán, 4 meses en Irák, 10 días en Siria. Guerras hay muchas. Pero el conflicto que más me aflige hoy es el ambiental y siento que la cobertura es insuficiente en virtud de lo mucho en jaque. Me duele como periodista, porque lo encuentro negligente. Me remuerde como padre por el dolor que estamos infligiendo a nuestros hijos. El daño ya es muy evidente. En temas del medio ambiente no hay victorias finales pero sí existen las derrotas terminales. Leo, viajo, atiendo a foros internacionales, Modero, entrevisto. Lo que he podido recabar me preocupa un montón sin ser un tipo dado al alarmismo fácil… y tenemos que salir de la modorra pronto.

¿Cómo te sientes con estas incursiones… qué lado humano y profesional han sacado de ti? 

A: Te soy franco… los dimesidiretes de la política chilena me aburren. Fulano dijo. Mengano respondió. Es de una intrascendencia brutal y un atropello a la inteligencia de cualquiera. También me fatiga ver a muchos dirigentes sumidos en trincheras “cavernarias”, como diría Vargas Llosa, en la derecha y la izquierda cuando el mundo va por otras sendas. Abundan las caricaturas. Por eso estoy feliz de abocarme a lo que me apasiona. Rescatar las buenas noticias de emprendimiento, de innovación, donde hay ingenio, superación. Un Chile con talento. Estamos muy abatidos y por eso, me gusta resaltar y mediatizar ejemplos que puedan servirle a otros. Observar ese otro Chile emergente que evalúa el éxito de una empresa ya no exclusivamente en razón de sus lucas, sino por el mejor impacto social y ambiental que procura. Busco al Chile con valor agregado ¡y lo encuentro!

¿Laboralmente en qué te estás desarrollando ahora?

A: Estoy en cultura del Mega con varios proyectos. Algunos suponen viaje y aventura, como Azul Profundo que me llevará de nuevo a recorrer todo Chile. O el programa Selección Internacional, con alucinantes crónicas de cocina por América Latina. Los ingredientes de un país. Su ‘sazón’ como su identidad. Además sigo feliz en Radio El Conquistador, haciendo comentarios. Y estoy también con un proyecto de investigación para varias televisiones internacionales que ojalá derive en un documental a ser exhibido en Europa y Estados Unidos… y bueno, ¡los churros! Estamos por cumplir un año y nos ha ido muy bien. Ahora vamos a abrir una fábrica de helados italianos y bombonería belga.

amaro

¿Cómo fue tu experiencia como moderador del seminario Impac4? 

A: Impac4 fue la más significativa convocatoria ambiental del año en el mundo y escasamente tuvo cobertura en Chile. Para mí fue un privilegio, una suerte. Estuve conversando en privado con el príncipe de Mónaco, un notable activista. Con Segolene Royal, la ex candidata presidencial de Francia y hoy una embajadora por el medio ambiente. Pude compartir con Sylvia Earle, quizá la más notable bióloga marina de estos tiempos. Estuve con grupos nativos de la Polinesia francesa y dirigentes africanos. Es política de primera división frente a temas esenciales versus el comdillo de nuestra politiquería que nos tiene a todos agotados.

¿Realizaras próximamente algún proyecto en esas áreas?

A: Vengo llegando de Colorado, en Estados Unidos. Allí estuve con LucyAna y Benjamín Walton -de la familia dueña de Walmart- que hoy están liderando esfuerzos ambientales y sociales de gran alcance. También con PEW, una gigante organización global dedicada a la protección marina. Quiero empezar a diseñar con ellos una línea de documentales en un circuito internacional. Estoy muy motivado.

¿Cómo fue tu llegada a Mega?

A: Mi aterrizaje en Mega ha sido alegre. Me he sentido tremendamente bien acogido. Las personas que allí trabajan son profesionales de excepción sin un ápice de autocomplacencia y con mucha hambre de hacer las cosas bien. Además están tejiendo alianzas estratégicas con Discovery y otros canales internacionales. Tienen un ojo puesto en lo local y otro en lo regional-global. Y saben que el futuro de la televisión está en las muchas plataformas audiovisuales que existen

 ¿Cómo nace tu área empresarial?

A: Jajaja! Me encanta atender a nuestra clientela. Que quienes vayan a comer chocolate con churros vean que quien antes les daba las noticias todas las noches hoy es el mozo que pasa un trapo por su mesa. Cuando puedo me escapo porque me divierte cuidar de nuestro público y hacerlo con cariño y autenticidad. A menudo se deriva en buenas conversaciones. Me gusta que mis hijos vean que entregar un buen servicio es un privilegio. Lo he pasado muy bien y ha sido un rotundo éxito desde el primer día.

Amaro, ¿en qué etapa estás?

A: No han sido años fáciles. Me separé. Renuncié a mi trabajo como conductor. La farándula te pega como si fueras una piñata. Hay mucho juicio social sin conocer los fundamentos y uno debe guardar silencio, pero hoy soy un hombre más feliz y más pleno. Mi relación con mis hijos no puede ser mejor y vivo el día a día despierto como un cazador y no aletargado por un confort que me tenía insatisfecho porque estaba faltando a mi esencia. Necesitaba moverme, sacudirme, reenamorarme del periodismo en mi condición actual de reportero y abrazar los temas que me importan

¿Qué propósito de vida tienes y qué te motiva seguir haciendo?

A: Me motiva seguir ejerciendo el periodismo que tanto amo. Explorar. Estar junto a las personas. Ver, escuchar y realizar buenas historias, en Chile y también afuera del país.

Quiero viajar, seguir emprendiendo y amar con la vulnerabilidad de saber que así como hay fracasos en el amor, también hay aciertos. Tengo siempre la mirada atenta hacia mis hijos. No hay cosa que me ponga más contento que el sonido de su risa.

¿Sientes que en este último tiempo te has reinventado?

A: Sin duda que me he reinventado. Puedo ser un corresponsal de guerra, dejar de serlo y volver nuevamente al ruedo. Como decía el eslógan del periódico de la base española en la Antártica: “O te aclimatas o te aclimueres”. Pero es muy grato sentir que el timón está de vuelta en mis manos. Están empezando a soplar vientos muy favorables. Se viene una buena navegación, con la gente que quiero y a la que me entrego.

¿Tu mirada de los medios de comunicación ha cambiado en comparación a cuando empezaste a ejercer el periodismo?

A: Creo a ratos que la televisión está muy disociada de lo que se vive en el país y el mundo, pero hay excepciones y siempre hay espacio para maniobrar con inteligencia, rigor y creatividad. Nunca dejé de hacer televisión pero hace bien ser más televidente por un tiempo y estar al otro lado de la pantalla. Se me ocurre mucho por hacer.

9004

JOSÉ MIGUEL VIÑUELA

¿Cómo ha sido la reinvención?

José Miguel: Comencé en 2016 cuando me fui con mucha ilusión de Mega a TVN. Quise  salir de ese cascarón que me tenía cobijado por 15 años. Sentía que tenía que probarme en otras plataformas. Aunque no fue lo esperado, no creo que haya sido una mala decisión, porque me hizo crecer en un aspecto que necesitaba mucho, el emocional

Me dolió la poca frontalidad de TVN, al momento de mi partida, pero dije, ‘bueno tengo una plata ahorrada, voy a vivir por lo menos un año tranquilo’. 

¿Y luego de eso?

JM:  Esto fue en octubre y en abril vino la estafa de la que fui víctima por Alberto Chang. Entre abril y mayo estuve muy mal, deprimido, acostado en una cama, me levantaba y lloraba. 

¿Cuál era tu sensación predominante?

JM: Me sentí imbécil. Yo que había sido cuidadoso toda mi vida. Afuera de la TV siempre trabajé en el tema inmobiliario que me encantaba. Saqué dinero de ahí para invertir en Arcano.

Ahora mirándolo con el tiempo, empiezas a entender toda la maquinaria que inventó Chang con 17 empresas de las cuales activas había solo cuatro. Ademas, con un holding que no existía ¡No lo vi! Cuando me di cuenta fui a buscar mi plata y ya era demasiado tarde. Dos días después las oficinas estaban cerradas

viñuela

¿Cuándo dices ‘esto no me detendrá la vida’?

JM: Cuando me entero que Javiera Suárez tenía cáncer. Y ahí me vino todo un tema como de acercarme a Dios, porque yo me había rebelado. Y dije ‘hay que seguir, estas cosas van y vienen, nosotros nos vamos a morir y todo esto se queda aquí, da lo mismo el tipo que tiene miles de dólares como el que no tiene nada’. En ese momento, no tenía pega, no tenía oferta y nadie me llamaba, ni los que trabajaron conmigo durante 18 años me ubicaron para decirme ‘compadre yo te echaré una mano’… nadie, fue duro

¿Cómo partiste de nuevo?

JM: Saqué plata de mi APV y formé con una amiga una gestora inmobiliaria en EE.UU., allá teníamos otro socio. Comenzamos a rematar casas on line. Primero compramos dos propiedades, las arreglamos y las vendimos y así empezamos y nos fue muy bien. 

Por otra parte, comencé a vender unas maquinitas para la cara. Viví experiencias muy chistosas, porque de repente eran las nueve de la noche y yo figuraba en Curicó en la casa de una señora mostrándole la maquinita, después de todo ese glamour  televisivo.  Eso me ayudó un montón a no tenerle asco a la pega, hizo que me levantara y conocer personas con grades historias de vida. Perdí totalmente el miedo con lo sucedido y ademas siento que gané. 

El regreso a la TV

En pleno Festival de Viña del Mar de este año, Viñuela reaparece como panelista del programa Fiebre de Viña de CHV, en un rol secundario, logró un buen desempeño haciendo notar sus años de televisión.

Esta participación le abrió las puertas para ser invitado al programa Vértigo y posteriormente a esto, lo llamaron para hacer el programa Vente pa’ acá en radio Candela y también para reemplazar a Luis Jara en el matinal Mucho Gusto y  de lo cual salió súper bien evaluado, principalmente por el público. Esto le permitió volver a ser considerado y volver al matinal hace un par de semanas.

¿Cómo viviste el reemplazo en el matinal y los comentarios que decían que tú debías quedarte?

JM: Lucho es un gallo súper querido, por algo se ha ganado muchísimos premios en su carrera, incluyendo al mejor animador. En pauta yo muchas veces dije que solo venía a aportar a un programa que está en la cresta de la ola, algo que yo nunca pude hacer cuando lo conduje. Han hecho algo totalmente nuevo, abrir una ventana para el público y cosas que han sido súper creativas. En la actualidad estoy consciente de que estoy subiendo, pero puedo bajar en cualquier minuto.

¿Cómo es hacer televisión sin ego y sin esa necesidad de protagonismo?

JM: Es mucho más libre, antes uno no quería estar ausente en la pantalla. Hoy voy a estar donde me quieran, si debo estar en la calle, ahí estaré. Sin embargo, hoy no voy a transar el tiempo que quiero dedicar a mi familia y a mis niños.

¿Qué es lo que no estás dispuesto a transar en términos de rating y popularidad?

JM: Mira qué curioso, fíjate que yo antes era así reservado con mi vida privada y hoy comparto por las redes sociales todas las fotos que tengo con mis hijos. Como que me saqué todas esas caretas, Soy feliz y quiero compartir eso.

¿En qué estás hoy laboralmente hablando?

JM: Me quedo en Mega  por los próximos cuatro años y voy a estar en el matinal. Me uno al equipo de animadores y a partir de aquí a fin de año voy a estar haciendo ingreso a las 12 del día, cuando termine de trabajar en la radio. A partir de enero me integro a horario completo al matinal y ahí probablemente en la radio buscaremos un nuevo horario, porque me interesa seguir en Candela y no dejar el programa, porque realmente me encanta y me divierte estar en contacto con la gente.

Como papá, ¿qué valores buscas transmitirle a tus hijos durante la crianza?

JM: Lo mismo que yo viví, que sean chiquillos sencillos, simpáticos, afables. Estoy esperando que tengan edad para ir a envolver al supermercado o regalos de Navidad, que entiendan lo que significa ganarse la plata, siempre la importancia que significa el sacrificio para la ganancia.