Informar que el cáncer de mama en mujeres es la primera causa de muerte por cáncer en Chile, no deja indiferente a nadie, es más, luego de que la población femenina escucha esta cifra pregunta: ¿cómo se previene? Datos como este son los que se entregan en las distintas campañas que se hacen durante octubre con el fin de incentivar a las mujeres a cuidar la salud de sus pechos, ya que este tema toma preponderancia con el tiempo, pues en Chile cada día mueren tres mujeres a causa de esta enfermedad, lo que significa que aproximadamente 1.100 mueren al año. Esta realidad nacional lamentablemente es un reflejo de lo que ocurre en el mundo, porque se detectan cerca de 1,7 millones de casos anuales, proyectando un aumento a 2,5 millones para 2025.

Este hecho convertiría la cifra actual de 522 mil muertes a 800 mil. “En Chile la tasa de incidencia ha aumentado progresivamente con los años, pero la cifra exacta no existe, porque solo el sistema público tiene la obligatoriedad de notificar el número de mujeres afectadas con la patología. De todas formas incluye el 80% de la totalidad, lo que permite proyectar un panorama”, dice el doctor Octavio Peralta, cirujano oncólogo mamario de Clínica las Condes, quien agrega: “De acuerdo a estas cifras, se calcula que alrededor de 4.200 nuevos casos son descubiertos por año y respecto a su tasa de mortalidad se sabe que son 15 por cada 100.000 mujeres, por eso instamos a que ellas se realicen un chequeo, para que no formen parte de las estadísticas”.

Una de la profesionales que trabaja incansablemente en esta misión es la matrona Marta Prieto, quien forma parte de la División de Atención Primaria de la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud: “Lo más importante en este tema es educar a la población y no solo implica a las mujeres, sino también a los hombres, ya que entre mayor conocimiento, mejores son los planes de acción en caso de un diagnóstico adverso”. En este sentido, la funcionaria indica que la estrategia nacional es cubrir en un 80% las mamografías dirigidas a mujeres entre 50 y 59 años de edad, las cuales tienen derecho a un examen gratis cada tres años para detectar el cáncer de mama. Las personas con el examen alterado son casos AUGE y serán derivadas a un médico especialista. Por otra parte, y con el fin de alcanzar una meta a corto plazo de garantizar la mamografía cada dos años, el Minsal envía recursos extra a los municipios para que las mujeres puedan acercarse a sus centros de salud y hacerse el estudio. La asesora pública explica que es necesario que todas las mujeres sepan sus derechos, como por ejemplo, el del programa: “Reforzamiento de atención primaria” que garantiza acceso, oportunidad y protección financiera.

Infografia_01

DETECCIÓN PRECOZ Y PREVENCIÓN

Con la misma mirada anterior, relativa a la vital importancia que implica la educación en la prevención del cáncer de mama, la doctora Jamile Camacho, jefa del Centro de la Mama de Clínica Alemana, sostiene “estar al tanto de la enfermedad permite la detección precoz, pues al visitar a un especialista, le recomendará hacer una mamografía, que por protocolos generales se sugiere a partir de los 40 años a no ser que la persona tenga antecedentes familiares, en ese caso el examen se efectúa antes”, dice la profesional y añade que la norma internacional actual de screening (test) de cáncer de mama es el uso de mamografía de forma bianual en mujeres entre 50 a 74 años de edad.

FACTORES DE RIESGO

En cuanto a la prevención, se sabe que un estilo de vida saludable permite alejar el riesgo de padecer este mal, por eso de manera mundial se aconseja: – Llevar una dieta equilibrada, evitando el abuso del alcohol. – Realizar ejercicio en forma regular: lo recomendado son tres horas de ejercicio semanal. Se estima que las mujeres más activas físicamente disminuyen de 20% a 40% el riesgo de desarrollar cáncer de mama. – Evitar el sobrepeso. Las mujeres obesas tienen más riesgo de cáncer de mama que las mujeres con peso normal.

Infografia_03

ÚLTIMOS HALLAZGOS

Las investigaciones alrededor del mundo para encontrar un tratamiento eficaz contra el cáncer de mama son constantes, así lo afirma la doctora Soledad Torres, médico cirujana y oncóloga de Clínica las Condes, quien señala que el tratamiento es multidisciplinario, es decir, significa que se cubre desde distintas especialidades, entre ellas cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapia hormonal. “En materia de cirugías no han habido grandes cambios, aunque sí se dio un gran salto cuando se comenzó a realizar la intervención del ganglio centinela que es el primer ganglio linfático que encuentran las células tumorales al intentar diseminarse a través de la linfa. Cuando este no presenta problemas se presume que en el resto de los ganglios axilares no existirá afectación. Gracias a esto las pacientes quedan con mucho menos secuelas que con la intervención”. Respecto a la radioterapia, la especialista comenta que las novedades están dirigidas a aminorar el periodo de tratamiento y además, que esta solo se aplique en la zona de la mama que está afectada.

En área de los fármacos es donde existen más descubrimientos, ya que van apareciendo nuevas drogas que mejoran la sobrevida, aunque cabe señalar que hay dos tipos de pacientes a los que se les detectó el cáncer de forma precoz y quienes ya tiene una enfermedad con metástasis. En el primer caso, se utilizan medicamentos que disminuyen el riesgo de que la enfermedad vuelva a aparecer y en el segundo caso la estrategia es prolongar la sobrevida, porque a pesar de que no se puede curar, la droga hará que se sienta mejor. Julieta Robin y Verónica Mariani, cirujanas de mama de Clínica Universidad de los Andes, concuerdan que en los últimos años ha habido grandes avances en el tratamiento con terapia biológica dirigida (casos de cáncer HER2+ que se le puede tratar con Trastazumab) y nuevas drogas de quimioterapia sobre todo para hacer de la enfermedad metastásica una patología crónica.

Infografia_02

Asimismo, informan que por medio de estudios científicos se ha notificado que existen muchos tipos de cáncer de mama (con diferencias importantes a nivel celular y molecular), y que la respuesta a los distintos tratamientos varían según al que corresponda. Es por eso que parte importante de los esfuerzos van hacia obtener la mayor información posible en cada caso, de manera de diseñar un plan de tratamiento ajustado a cada paciente. También varios avances en diagnóstico por imágenes, como la resonancia magnética que tiene mayor sensibilidad y especificidad. El otro campo que ha crecido mucho es la reconstrucción mamaria inmediata con expansores e implantes o tejidos autólogos. En el área de la genética cada vez hay más acceso a realizar el estudio genético en casos con historia familiar con antecedentes, así como también el estudio de los genes del cáncer mismo para saber si existe un beneficio real de la quimioterapia.