A sus 50 años la modelo Cindy Crawford sigue siendo estupenda y pareciera que los años “no pasan por ella”. Su cuerpo está perfecto, pero por sobre todo su rostro se ve iluminado y fresco, lo cual hace preguntarse a las mujeres de su edad, ¿qué hace?; ¿qué rutinas de belleza realiza?, y ¿qué come? Para buena fortuna de todo lo que lleva a cabo con el fin de verse linda puede ser imitado y pareciera que sólo se debería seguir los consejos que le entrega su médico de cabecera, el doctor francés Jean Louis Sebagh, quien no solo ve a la ex celebrity sino también a reconocidas estrellas hollywoodenses. Este profesional, popularmente conocido como “El rey del Bótox”, comenzó haciéndose famoso por el uso casi artístico de la toxina botulínica, así como de distintos rellenos faciales.

Sin embargo, Sebagh ya no solo defiende la jeringa como principal herramienta para lucir eternamente joven, ya que con los años de carrera se ha dado cuenta de que un estilo de vida que incluya actividad física, alimentación sana y, por sobre todo, cuidados preventivos desde temprana edad, podrían retrasar las huellas de los años.

La doctora Katherine Codriansky, dermatóloga de Clínica Las Lilas, comenta que al envejecer el recambio celular también comienza a aminorarse, ya que las células mueren a causa del tiempo o por alguna mutación (por ejemplo cáncer a la piel). Si desaparecen, se renuevan, pero con el pasar de los años este proceso se aletarga o simplemente deja de generarse.

MANTENGA DISTANCIA

El sol que cada día nos abriga e ilumina, especialmente en esta época es un tema que necesariamente está presente al minuto que hablar de cuidados dermatológicos, porque a pesar de que contribuye en el tratamiento de la psoriasis y el acné, también cuenta con un lado B, ya que sin la protección adecuada puede provocar daños, “la radiación solar, significa exponerse a la gama completa de ultravioletas y esto de forma acumulativa puede provocar manchas, cambio de color en el cutis, arrugas profundas y pérdida de densidad y elasticidad en la piel”, dice la doctora Codriansky.

A la lista de factores que ayudan a envejecer, se suma el tabaco. Fumar puede contribuir a que las arrugas aparezcan antes de lo previsto y los gestores de este proceso son los radicales libres,“estos dañan a nuestro cuerpo causando, en el mejor de los casos, el envejecimiento, y en el peor, graves enfermedades“ indica el doctor Alex Eulufí, cirujano plástico de Clínica Alemana y Clínica Estética Lo Arcaya, quien agrega: “en materia de piel trae consecuencias como la aparición de arrugas, sequedad y la pérdida de elasticidad”. 

iStock_82682297_XLARGE

ETERNAMENTE BELLA

La importancia de los productos usados en las rutinas de belleza es un tema. El mercado ofrece desde pociones mágicas hasta cremas carísimas que pueden resultar inútiles. Pero el verdadero secreto está en la constancia y el uso que se le da a cada una. “De todas maneras cumplen con retrasar la vejez, aunque siempre va a depender de la loción y en qué momento de la vida la empezamos a usar. Hidratarse es importante porque las antiaging que tienen retinol o glicólicos secan mucho”, explica Codriansky.

Por otro lado, quienes tienen piel grasa necesitan una humectación más liviana: “La diferencia está en la cantidad de agua versus la de grasa. Mientras más tenga del elemento líquido, más liviana será la crema pero permanecerá menos tiempo en el cuerpo. Con la segunda opción ocurre todo lo contrario, por eso es para pieles secas”, explica. Por último, las hiperreactivas deben usar lociones hipoalergénicas que tienen componentes antiinflamatorios para evitar, por ejemplo, la rosácea.

Las inyecciones podrían ser otra opción para quienes buscan rejuvenecer de manera más rápida, aunque según Codriansky, la genética y la actividad de la musculatura facial son los determinantes principales para evitar el uso de toxina botulínica: “Si gesticulas mucho, te ríes a carcajadas y tienes mala genética, entonces se va a arrugar mucho más”, asegura.

La fotoprotección, en baja proporción, también ayudaría a evitar el uso del bótox, pero va a corregir la textura de la piel y no la arruga dinámica. A pesar de enfocar su carrera en las soluciones inyectables, Jean Louis Sebagh apostó por una terapia de mantenimiento en casa creando su propia línea de cosmética sin necesidad de recurrir a los pinchazos. Sin embargo, el experto considera que los productos de belleza bajos en costos no hacen milagros, aunque lo principal es siempre satisfacer las necesidades de la piel de cada persona. A pesar de que existen cremas que dicen tener ácido hialurónico y toxina botulínica, el cirujano plástico aclara que “las aplicaciones inyectables son de acción inmediata, mientras que las otras son agentes principalmente preventivos y parcialmente correctivos”.

Y si bien ambos componentes buscan rejuvenecer, cumplen funciones muy diferentes: “El bótox es un ‘paralizante’ de la actividad muscular que se inyecta en el tercio superior de la cara. Aplicándolo controladamente, aumenta el brillo facial y atenúa las arrugas más marcadas, aunque las finas podrían desaparecer en semanas. Pero el ácido hialurónico es un relleno y se aplica en zonas de pliegues estáticos, como el surco alrededor de la boca, donde la actividad muscular no es la causa primaria”, detalla. Si bien el “Rey del Bótox” no está en contra de la neurotoxina que lo llevó a la fama, sí cambió su filosofía sobre el envejecimiento y ahora entrega alternativas para evitar su uso. Sin embargo, el doctor Eulufí defiende a quienes recurren a las agujas: “Con el paso del tiempo la piel pierde agua y grasa, provocando un aspecto ‘desinflado’ o triste. En ciertos lugares, el uso de rellenos es muy beneficioso para la mejoría del aspecto facial”, señala, agregando que no lo recomendaría solo en caso que el paciente no lo necesite.

iStock_87869915_LARGE

ERES LO QUE COMES

Vivimos rodeados de factores que contribuyen a que el aspecto de la piel se deteriore antes de tiempo. Pero tras las puertas del refrigerador podría estar la salvación, ya que la alimentación es también pieza clave para retrasar el envejecimiento. Una dieta hipocalórica podría ser lo más recomendable para mantener una cara luminosa y lisa.

Al ser bajas en densidad energética –con poca cantidad de calorías por gramo de alimento- evitan la obesidad, una enfermedad que más allá de elevar el indicador de la balanza, genera un aspecto deteriorado a vista de todos: “Condiciona un estado proinflamatorio con mayor producción de radicales libres y alerta otras patologías que dañan la piel”, explica la doctora María José Escaffi, nutrióloga de Clínica Las Condes.

Por ejemplo, el LDL elevado (Lipoproteína de baja densidad o colesterol malo), “produce el engrosamiento de membranas de la piel y de ligamentos. Pero existe evidencia científica de que las vitaminas A, C, D y E, además de extractos de plantas como los carotenoides o los flavonoides, poseen potentes propiedades antioxidantes que ayudarían a prolongar el aspecto joven”, especifica. Dichas sustancias tienen como gran labor anular los radicales libres y su consumo a través de frutas y verduras “ayuda a mantener la luminosidad y firmeza”.

Pero como todos los extremos son malos, la restricción calórica también puede llevar a deficiencias que nos hacen lucir mayores: “Se pierde la masa muscular, la tonicidad y la elasticidad. Además provoca un déficit de micronutrientes, como el hierro, lo que provoca palidez; y de minerales, como el zinc, lo que produce piel seca”, especifica la profesional.

Tanta densidad energética acumula exceso de grasa, liberando citoquinas que podrían aumentar los procesos inflamatorios. La comida procesada, por su alto contenido calórico, agrava cualquier problema que existe en la piel mediante la producción de radicales libres, generando un mayor estrés oxidativo. Este último se produce “cuando existe un desbalance y aumentan los desechos tóxicos por sobre los antioxidantes. Por eso los alimentos con rol antiinflamatorio son beneficiosos, porque forman sustancias que anulan a los radicales”, concluye la nutricionista.

La prevención para evitar el envejecimiento prematuro requiere de conocimiento y disposición. Protegerse del sol, el tabaco y llevar una sana alimentación permitirán que un rostro sin arrugas se prolongue por más tiempo. La manera en cómo lucimos será la recompensa al reflejar una vida donde los signos de la edad, pasan inadvertidos.