Tiene nombre de “cuica”, de esas mujeres que pertenecen a la más “alta alcurnia”, chilena. Sin embargo, “la Cata” es una mujer sencilla, sin afanes de protagonismos y menos aun de andar exponiendo su vida laboral o privada para hacerse más conocida. El foco de la periodista es fortalecer cada vez más su vida familiar, donde su hijo Juan Pablo es su gran motivo de vida, pero sin dejar de lado su realización en el trabajo, el deporte, la salud y en este último tiempo a su participación en la Fundación Valores, que ayuda a niños de escasos recursos a encontrar apoyo, para desarrollar sus talentos y potenciales deportivos. Se sentía un poco nerviosa cuando nos sentamos a conversar, porque hace más de dos años que no daba una entrevista y menos que implicara portada y producción fotográfica.

Confiesa que aceptó justamente por eso, porque está más grande y hay temas que considera importante sacar a la luz, entre esos, una situación de salud de la que poco se conversa en Chile y que principalmente las mujeres deberían tener dentro de su check list anual.

Por otra parte, quiso dejar atrás el temor que le generaba verse nuevamente expuesta al comentario que hizo respecto a las AFP, por eso, dio una respuesta breve y sin defensas para de una vez eliminar de su disco duro ese impasse, que le permitió sacar sus propias conclusiones. Catalina Edwards es una mujer que hoy se enfrenta con aplomo a la existencia, así como con la esperanza y deseos de hacer frente a cualquier dificultad que la vida le presente… De “mina cuica y acomodada” (como muchos la han denominado) no tiene nada, su mundo es real y ha debido pasar grandes penas de las cuales ha salido como un valiosa resiliente.

CARAS TEMAS/ ¿De qué ha tratado el periodo reflexivo del que hablas?

CATALINA EDWARDS/ Tiene que ver con mi hijo, con su crecimiento, porque me he ido relajando donde lo veo más autónomo e independiente. Sigo apegada a la rutina diaria de la crianza, pero he hecho la pausa, ya que tengo más tiempo para pensar, para mirar el proceso de la vida.

CT/ La introspección ¿llega sola o motivada por algo?

CATA/ Sola, por lo que naturalmente me reconcilié con varias cosas que tenía “en carpeta” y era necesario resolver.

CT/ ¿Como cuáles?

CATA/ Una de ellas era el rollo con mi cuerpo. Hoy digo ¡éste es, me gusta y me acepto! También me hice cargo de vínculos afectivos que tenía abandonados, los miré de frente, aceptándolos tal cual son. Te juro que estos dos últimos años han sido realmente depuradores.

CT/ ¿Por qué debiste reconciliarte con tu cuerpo, si estás estupenda?

CATA/ Le dediqué tanta energía a la maternidad que no había otro foco y tal vez porque fue muy compleja la llegada de mi hijo.

CT/ ¿Fue un embarazo difícil?

CATA/ Fue mucho más que eso. (Respira, guarda silencio y toma aire.) Nunca he hablado de esto… Mi hijo es un milagro. Yo casi no tenía ninguna posibilidad de tener hijos, había un porcentaje súper bajo de mamá, algo así como un 3%, incluso menos, con o sin tratamientos.

CT/ ¿Por qué ese diagnóstico tan duro?

CATA / Me diagnosticaron menopausia precoz a los 30 años y probablemente se desarrolló durante toda mi adolescencia. Me enteré recién estando casada cuando quise embarazar y no lo lograba.

CT/ Y ¿Cómo llegó tu hijo entonces?

CATA/ Me preparé durante un año para hacer un solo tratamiento, porque en el fondo no tenía más posibilidades. Fui a terapias de acupuntura, gimnasia, tomé vitaminas naturales, traje unos productos de Estados Unidos, de España y creo que todo eso ayudó a que resultara.

6779

CT/ ¿Intentaste ser mamá por segunda vez?

CATA/ Hicimos todo lo que pudimos, probamos varios tratamientos, pero yo ya no estaba generando óvulos, mi diagnóstico es súper lapidario.

CT/ ¿Cómo es vivir con este diagnóstico?

CATA/ Cuando vas al ginecólogo y eres chica los médicos asumen que está todo bien por lo que no te piden exámenes que detectan una menopausia precoz. Hoy debido a mi experiencia en mi círculo de amigas les solicitan al doctor exámenes para sus hijas que tengan que ver con aquello. (alza la voz y dice: Quiero que sepas que te estoy contando mi gran secreto).

CT/ ¿Por qué tan secreto?

CATA/ El vivir con una menopausia precoz significa vivir con un rollo emocional y físico, cuando supe esto, dije tengo dos posibilidades, o me meto full en el deporte, que por cierto, siempre ha sido mi afición o empiezo un tratamiento hormonal de reemplazo con una serie de medicamentos. Lo segundo lo descarté de inmediato porque tiene una serie de efectos colaterales.

CT/ Entonces, ¿cómo ha sido el proceso?

CATA/ Tomé el camino de afrontar la vejez de mi aparato reproductivo. Comencé investigando acerca de las consecuencias que acarrea la osteoporosis porque con menopausia te descalcificas más rápido, pero si corres de manera sostenida se retarda el proceso. Decidí correr más y llevar una vida mucho más ligada al deporte, de esa manera potencio mi salud.

CT/ ¿Qué fue lo más duro emocionalmente que tuviste que vivir en este proceso?

CATA/ Me sentía inútil y me preguntaba para qué estoy acá o para qué sirven mis ovarios y útero, si no puedo reproducirme. Sentí miedo de qué iría a pasar con mi cara y cuerpo cuando tuviera 50. Sin embargo , no me paralicé y me “ocupé”, comencé a correr mucho… Si tú analizas, cada deportista corre por algo y por un impulso interno que gatilla a hacerlo, yo corro por esto o para esto.

CT/ ¿Qué conclusiones quedan?

CATA/ Creo que lo más fuerte ya pasó, asumí mi condición y tengo un hijo precioso, que es el reflejo de que le torcí la mano al destino de una forma brutal. Me mentalicé y dispuse que esta condición no me la iba a ganar, por lo tanto, eso me hizo fuerte mentalmente. Ha sido una historia dolorosa, porque no solamente me costó tener un hijo, sino que además perdí una guagua antes de Juan Pablito. Sin embargo miro para atrás y para mí todo ha significado ganancia.

6854

 

 

LA MAMÁ DE JUAN PABLO
Cata se reconoce “cuadrada” y muy disciplinada, o sea le cuesta salir de sus rutinas. Dice que ya configuró su día a día a través de la disciplina que le entregó el deporte. Como esa fórmula le ha dado resultados, también la aplicó a la crianza, “el atletismo te enseña a metodizar y hacer del fracaso un aprendizaje. Hoy me rebelo al ver , por ejemplo, que los niños están todos programados para el éxito. Están metidos en los cyberjuegos donde a los protagonistas nunca les pasa nada grave y se paran sin problema, por lo que desvirtúan la realidad, por eso mi hijo no podía entender que haya estado feliz por salir penúltima en el Ironman de Pucón. Le dije para mí lo importante era participar y no ganar, sino que darme cuenta que fui capaz… Me encanta porque lo entendió.

CT/ ¿Qué otros valores buscas transmitirle a tu hijo?

CATA/ Es una tarea dura tener que mostrarles a los niños que el mundo real no es de ganadores, no es de un bienestar acomodado y que su existencia no es la misma que la de otros. Estamos en una sociedad súper prejuiciosa y con mi marido hemos tratado de enseñarle que hay diversidad en todo sentido. Queremos que crezca sin prejuicio y con libertad.

CT/ ¿Cómo ves a tu hijo hoy?

CATA/ Es un niño mucho más autovalente con una personalidad bien definida a sus 6 años. Va al colegio, juega con sus amigos, resuelve sus problemas y está aprendiendo a leer. Yo por otra parte , practico cada día para ir soltándolo y confiar más en sus capacidades.

CT/ ¿Eres aprensiva?

CATA/ Sí, súper aprensiva, ando con un polerón y un par de calcetines en la cartera cada vez que salgo con él… ¡uno nunca sabe!

CT/ ¿Eso lo atribuyes a que fue un niño que costó mucho que llegara?

CATA/ No lo puedo atribuir a un solo hecho, son muchas cosas y soy así nomás como mamá y será mi guagua siempre.

CT/ ¿Te sientes ‘catete’?

CATA/ Sí y de repente él me dice Ay! mamá déjame ver tele tranquilo, déjame que estoy jugando solo… tiene unas frases tan divertidas, que me encantan!!!

CT/ ¿Y tu marido te frena?

CATA/ Si, siempre me anda diciendo que lo deje solo recoger sus juguetes, que ordene su pieza o que se vista solo… Ay! pero a mí me encanta poder vestirlo, ponerle pijama, acostarlo… disfruto tanto hacerlo.

CT/ ¿Cuántos años llevas casada?

CATA/ 10 años y tengo un matrimonio increíble, de mucho amor, estoy feliz y muy enamorada. Siempre pienso que para él debe haber sido muy fuerte haberse casado con una mujer que no “podía” tener hijos, esa fue una gran prueba para nuestro amor. Confieso que es un compañero a toda prueba y un súper papá.

APRENDIZAJE LABORAL
A poco más de un año de vivir duras críticas frente a su mirada respecto al actual sistema de pensiones. Reconoce que fue un momento difícil y complejo de revertir. Sin embargo, prefiere no mirar atrás ni escudriñar en el dolor, ya que a su juicio “lo dicho, dicho está” y solo basta sacar aprendizaje. “Fue una lección que nos mostró que hoy día el malestar de la ciudadanía no se manifiesta solamente en la calle con las marchas, sino a través de redes sociales. Llevó a hacerme varias preguntas y reflexiones, pero me movió en vez de paralizarme”.

6882

CT/ ¿Cómo esa situación se convierte en acción?

CATA/ Por casualidad conocí a unas personas que estaban armando la Fundación Valores relacionada con el deporte. Me invitaron a integrar su equipo creador y acepté. Hoy soy parte y trabajamos con niños que están en las escuelas de fútbol inferiores, les entregamos un apoyo integral para que puedan convertirse en futbolistas, de lo contrario los orientamos para que tengan un plan B en caso de que no sigan una carrera futbolística.

CT/ ¿Hoy día no sientes temor al tener que emitir una opinión?

CATA/ No, porque es parte de mi pega. Uno tiene que aprender del error y aprendí. Aunque creo que siempre voy a estar expuesta por el solo hecho de trabajar en un medio de comunicación… es complicado, pero jamás diré algo que ponga en jaque mi trabajo. Lo que yo dije tiene que ver con un debate a nivel mundial vinculado al mercado laboral. Hubo gente que lo entendió y otra no.

MUJER WELLNESS

Sentirse bien con su cuerpo, mente y entorno es para ella sinónimo de salud. Para sentir bienestar hoy se da pausas, que ocupa para pensar y liberarse. “No le tengo miedo a la vejez, pero si a la inactividad, es decir, tener un impedimento físico para desplazarme por ejemplo. Por eso siempre estoy moviéndome: Corro, ando en bicicleta y tengo rutinas deportivas con un personal trainer. Además, me alimento muy bien y de acuerdo a mi carga de actividad física, hago un plan de comida específico, aunque me doy gustitos!

CT/ ¿Estás contenta con la mujer que eres hoy?

CATA/ Si, completamente. Me he dado permiso para evolucionar, en este mundo que se vive tan rápido. Lo que más me ha costado es acostumbrarme a los cambios, pero también lo he ido trabajando, como te decía en un comienzo, he vivido los últimos 2 años con mucha introspección.

CT/ ¿Qué te desconecta?

CATA/ Desligarme de la tecnología y correr, ya que me ayuda a entrar en un estado de meditación, concentración y en un agradable espacio zen. Cuando tú corres, siempre tienes un dolor, ya sea porque te molesta la polera con el roce, te duele un hombro o una rodilla, pero hay que seguir igual. Estoy infinita y enormemente agradecida de lo que la vida me ha dado.