Coco Chanel decía :“La naturaleza te da la cara que tienes a los veinte, a los cincuenta depende de ti”… y esta mujer ícono de la moda tenía toda la razón, ya que nada puede evitar el crono-envejecimiento, el cual ocurre desde el momento en que nacemos. Ahora si lee esto, no se alarme, pues es un proceso lento y paulatino que en el caso de los hombres comienza a notarse desde los 18 años y en las mujeres a los 25.

Vinculado a este paso del tiempo los signos evidentes e irreversibles son los cambios de textura, disminución de la elasticidad y alteraciones pigmentarias y vasculares. Además del deterioro de tejidos profundos relacionados con la grasa y la musculatura. Ante esa situación y de acuerdo a contribuir con las ansias de las personas de lucir jóvenes se realizan estudios científicos con el fin de lograr tratamientos efectivos, sin riesgos y duraderos. Uno de estos son los efectuados por la medicina biológica, es decir, aquella que se sustenta en la idea de que es el propio organismo el que tiene la capacidad de restablecer su salud, es decir, el mismo se autosana.

En Chile, bajo este concepto nace Miacell, un tratamiento celular del tipo autóloga, regenerativa, creada con un especial interés en la revitalización y regeneración de la dermis. Para entrar en tierra firme es necesario señalar que este tratamiento se realiza de forma conjunta entre Cells for Cells (c4c, asociada con la Universidad de los Andes), compañía biotecnológica chilena, dedicada a la investigación, desarrollo y producción de terapias celulares innovadoras, y un médico especialista y certificado por esta compañía es el doctor Gustavo Alfaro, cirujano plástico y reconstructivo de la Clínica Rejuvemed.

La sinergia funciona de la siguiente manera: el paciente llega a la consulta con el objetivo de mejorar el aspecto de su piel, si el médico lo estima conveniente sugiere realizar el procedimiento Miacell, “para ello se obtiene una pequeña muestra de piel que se extrae de la parte posterior de la oreja, solo por términos estéticos para que no sea visible. Esta se envía a Cells for Cells para que procese y expanda sus fibroblastos a una cantidad de 10 a 20 millones de células. Luego de un mes aproximadamente se entrega el material de proliferación para que sean inyectados en ciertas zonas del hombre o mujer que se sometió a este procedimiento”, dice el especialista quien es miembro titular de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética de Chile.

revolucionpiel33334

 

El concentrado de los propios fibroblastos del paciente que se inoculan puede ser en toda la cara, cuello, escote o manos. Independiente del lugar el relleno biológico activo, no sólo aportará volumen, sino también entregará estructura, grosor y firmeza a la piel, haciéndola lucir más joven y natural. En palabras simples, Miacell aporta una verdadera “fábrica celular” que regenera la dermis y atenúa los signos del envejecimiento mejorando de ese modo su textura, elasticidad y luminosidad.

“La gran ventaja de este producto sobre la mayoría de los rellenos disponibles en el mercado tiene que ver con el efecto volumétrico que en el caso de no ser biológico declina con el tiempo a diferencia de Miacell, que perdura por mucho más”, indica el doctor Alfaro que antes de comenzar a llevar a cabo esta técnica realizó estudios clínicos en pacientes voluntarios, los cuales arrojaron resultados muy satisfactorios, tanto así hoy en día se está evaluando la posibilidad de emplearla en quemaduras, escaras y úlceras al evidenciar una gran capacidad regeneradora.

Su efecto puede mantenerse en buenas condiciones por uno o dos años, aportando factores de crecimiento para estimular los tejidos envejecidos y fibroblastos nuevos que produzcan colágeno fresco. Adicionalmente, si el grado de deterioro de la piel es mínimo, es probable que el paciente no necesite sino una sola sesión, ya que, al contrario de los rellenos tradicionales, con Miacell el resultado va mejorando debido a que entre sus propiedades se encuentra el aumento en la producción de nuevo colágeno. Cabe señalar que luego después del procedimiento la piel puede presentar algo de enrojecimiento y dolor, y a veces, aparecen pequeños moretones o hinchazón.

Después del tratamiento, el área tratada se cura y cambia en un período de semanas a meses, el tono de la piel y la textura mejoran en los meses posteriores al tratamiento a medida que las nuevas células crecen. Usted podrá volver a sus actividades normales el día después del tratamiento.