Envejecer, ciertamente es una verdad irrefutable, pues forma parte de la condición natural de la evolución del ser humano, que va progresando con el paso del tiempo y que culmina con la muerte. Los procesos metabólicos del organismo dejan de funcionar correctamente, pierden su capacidad de respuesta, por lo que se generan cambios biológicos, psicológicos y sociales.

A juicio de la doctora Maripili Vizcaya, especialista en medicina antienvejecimiento y directora de Vital Health (facebook.com/vitalhealthclinica), una de las clínicas pioneras en Chile en Medicina Regenerativa y Longevidad, sí existe la posibilidad, desde el punto de vista biológico, de prevenir y revertir el desarrollo de la senectud, origen de muchas enfermedades, y que como tal, tiene que tener una cura. En ese sentido, a modo de pregunta y respuesta reflexiona: “¿Cuál es el índice de mortalidad? El ciento por ciento, es decir, todos morimos.

Sin embargo, las interrogantes con sus respectivas certezas continúan: ¿Por qué muere la gente? Porque se enferman. ¿De qué se enferman? De patologías crónicas degenerativas producto del mal envejecimiento, como el cáncer, infarto del corazón, accidente cerebro-vascular, males respiratorios, mal nutrición, entre otras. Ahora otro punto que no se puede dejar de mencionar es que la vejez trae consigo una serie de consecuencias, las cuales van más allá de una situación particular, sino que implica un fenómeno de relevancia y consideración sanitaria, política, económica y social, por lo que, la población envejecida requerirá una necesidad explosiva de atención médica y asistencial, la que probablemente requiera de mucho cuidado, el que en ocasiones será trasladado al Estado, aumentando el gasto público.

Cabe señalar que el perder estos empleados puede traer a las empresas pérdidas significativas en destrezas y conocimientos cruciales, donde la experiencia y la edad hacen a los trabajadores más eficaces, aumentando la productividad. ¿desde cuándo? Aunque cueste creerlo, el proceso de envejecimiento no comienza cuando se llega a la madurez, entre los 50-60 años. Para la medicina antiage, el ser humano termina de madurar a los 28 años, cuando está en su capacidad óptima, y efectivamente es capaz de cumplir con todas sus funciones: físicas, biológicas, sociales, sexuales, familiares.

“Hay gente con suerte: son mayores y aparentan menos edad de la que tienen, pero existe el caso contrario: son jóvenes y lucen envejecidos. En esto influye la edad biológica y la edad cronológica”, dice la doctora Vizcaya, quien agrega que esto significa que cada cual tiene una edad señalada por su fecha de nacimiento (cronológica) que es la que aparece en su documento de identidad —la cédula en nuestro caso—, y otra biológica, de las células, estrechamente relacionada, y determinada, por las agresiones de todo tipo a las que ha estado sometido el organismo en sus primeros 25 años de vida. La especialista cita al doctor José Márquez Serres, presidente de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, quien asegura que de acuerdo a estudios se ha determinado que solo el 25% tiene que ver con la genética y en un 75% del estilo de vida; es decir, el cuidado del cuerpo.

Si éste ha sufrido exceso de radiaciones solares, tabaco, alcohol o ejercicios; si ha padecido numerosas situaciones de estrés y además, desde el punto de vista dietético, no ha recibido una alimentación adecuada ni tampoco cumple con un descanso y reposo reparador, de seguro que su edad biológica y su edad cronológica están absolutamente descompensadas, por lo que podrá tener 40 años en el “carnet”, pero serán 60 biológicos, a consecuencia del daño celular provocado por las agresiones mencionadas, las que activan la acción de los radicales libres y en consecuencia la oxidación que provocan en las células.

iStock-498175779

MEDICINA BIOREGENERATIVA A LA MEDIDA

A diferencia de la medicina convencional, la Antienvejecimiento Biorregenerativa, es básicamente preventiva y personalizada y no se enfoca en la enfermedad, sino en la salud. El paciente debe estar sano; no obstante, si el diagnóstico previo detecta algún mal, es tratado previamente por el especialista que corresponda y cuando se recupera, se fija el tratamiento antiedad adecuado. La doctora Maripili Vizcaya explica que el protocolo del tratamiento antiedad biorregenerativo, implica realizar previamente unos exámenes físicos y bioquímicos para conocer a fondo el estado general del organismo.

Estos permiten determinar el nivel hormonal, el perfil oxidativo y la deficiencia de vitaminas, minerales y oligoelementos. Se realizan estudios genéticos; se calcula el porcentaje de masa ósea, muscular y el ph cutáneo, y se trabaja también sobre las capacidades cognitivas, como la memoria; y fisiológicas, como la fuerza, flexibilidad, capacidad aeróbica y de reacción. Con los resultados en mano, y descartadas las enfermedades, se comienza un programa personalizado biorregenerativo, para recuperar el estado físico, biológico, mental, hormonal y por qué no, el estético.  Entre las terapias más significativas que entrega la clínica Vital Health están:

- Desintoxicación y Detoxificación Quelaciones: captura y elimina depósitos tóxicos, radicales libres, proteínas azucaradas y metales pesados dentro y fuera de la célula y en las paredes de los vasos sanguíneos (arterias y venas), limpiándolas, mejorando la nutrición y desbloqueando los sistemas enzimáticos.

- Revitalización de Órganos y Sistemas con Sueroterapias: aplicación endovenosa de oligoelementos, vitaminas, bioterápicos y repolarizantes que aportan a las células la materia prima necesaria para mejorar su metabolismo y estructura.

- Ozonoterapia: estimula la producción de enzimas antioxidantes para neutralizar la oxidación, mejora la micro-circulación sanguínea y combate virus, bacterias y hongos.

- Células Madres: concentración de factores de crecimiento propios del paciente, aplicados con terapia celular y oligoelementos como factores de regeneración, revitalización y rejuvenecimiento de órganos y tejidos. Terapia celular: aporta al organismo la materia prima prefabricada o terminada, la cual es aprovechada por el cuerpo para transportarla a los órganos afectados y restaurar de inmediato sus funciones.

- Terapia neural: aplicación de procaína enriquecida con bioterápicos, con el fin de aumentar el voltaje celular y con ello la capacidad de regeneración.

- Terapia Hormonal Bioidéntic: se vale del Rejuvchip, un programa de lucha contra el envejecimiento, en respuesta a las quejas de innumerables pacientes que necesitan más energía física y mental, equilibrio entre masa muscular y grasa corporal, optimizar perfil lipídico, alivio contra la menopausia y andropausia, y un impulso en la vida sexual.

- Vacuna antiaging: estimula la producción de las hormonas de la juventud (HGH, IGF1 y DHEA), con micro-dosis aplicadas en los puntos del eje hormonal (chacras). Tratamientos estéticos complementarios: con inductores del colágeno, ácido hialurónico, láser dermatoestético, toxina botulínica, entre otros.

“Más que eliminar arrugas y tapar las canas, de lo que se trata es alcanzar la longevidad en forma sana, sin enfermedades, ni impedimentos físicos, psíquicos y los achaques, estas manifestaciones típicas de la vejez. ¿No le parece fabuloso tener la clave para continuar “sintiéndose” joven y saludable, con un cuerpo fuerte y en forma, durante más tiempo? Seguro que sí”, señala la doctora Vizcaya y añade en Vital Health, priorizamos y optimizamos la salud interna, bajo estos tratamientos totalmente reguladores y repotenciadores, que no solo ralentiza el envejecimiento, sino que aportan los sustratos fundamentales e indispensables para mantenernos jóvenes interna y externamente.