A pesar de que cronológicamente pasan los años sin excepción, internamente todas las personas se sienten como siempre. Es como si el alma no tuviera edad y empieza a producirse un desequilibrio entre la apariencia real y la imagen que se proyecta a los demás. Efectivamente se puede ser jovial toda la vida, pero también es cierto que el tiempo no perdona y a medida que avanza provoca algunos cambios físicos que es necesario asumir. Recurrir a tratamientos cosméticos, tinturas, vitaminas y visitar al esteticista se hacen parte de la rutina y las mejores herramientas para intentar mantener una relación coherente entre el fuero interno y externo. Claro que nadie quiere convertirse en una “vieja ridícula”, porque aquí no sirve tratar de combatir los años sino que la gracia está en llevarlos con dignidad.

Es innegable que al pasar la barrera de los 30, el cuerpo, los gustos y el rol social de la mujer cambian irremediablemente. Llega el momento de potenciar el look desde una tribuna más sobria, más acorde a la edad. Por ejemplo, esa mujer de 40, aunque sea estupenda y goce de unas piernas firmes y torneadas, debe olvidarse de las minifaldas y preferir una opción un poco más larga y ajustada, así se verá más sofisticada y sensual. Tips como estos son esenciales a la hora de potenciar el estilo de la forma correcta en cada etapa de la vida, explotar esos consejos será de gran ayuda para verse y sentirse tan bien por fuera como por dentro. Por ejemplo, la estilista Nayira Téllez, dueña de Victoria La Peluquería, asegura que cuando se trata del cabello las normas ‘etarias’ han cambiado.

Antes se decía que se usaba el pelo largo hasta cierta edad y luego cada vez más corto a medida que pasaban los años. ¡Ya no más! Hay colores y cortes para potenciar el sello personal de acuerdo a la edad sin verse ni mayor ni ‘alolada’ ”. Algo similar sucede con el vestuario y el maquillaje. “Al igual que con la ropa, existen del tipo básicos y atemporales que si uno los combina a veces con colores de moda puede funcionar muy bien, pero hay que tener claro que las combinaciones de tonos se hacen basándose en la colorimetría de cada persona, por lo que es imposible que les quede bien a todas lo que está de moda“, agrega la reconocida make up artist Beatriz Palma. Por eso aquí revelamos lo que va mejor en cada década, tomar esta guía y hacerla propia será de gran ayuda esta primavera.

Adultas con espíritu juvenil: 35 / 45

1: A los cabellos largos y bob desordenados. Nayira Téllez comenta que es importante atreverse con cortes más entretenidos, ayuda a refrescar el estilo y a dar más “onda”. Se puede jugar con flequillos casuales y versátiles así se le da un toque más juvenil y sofisticado a la apariencia. En cuanto al color, explica que para esta temporada se vienen los cabellos iluminados desde la raíz en la zona frontal en tonalidades cálidas y full balayage en su versión más natural.

2: A un rostro con muy poco maquillaje, menos es más. Los básicos son: base liviana, rubor en crema, corrector, máscara de pestañas y labial. “Es una edad donde nuestra piel todavía está turgente y con producción de colágeno, por lo que aún podemos darnos este lujo. Sin duda, este período permite jugar con los estilos que quieras”, asegura la maquilladora Bea Palma. Siempre hay que tener en el cosmetiquero tres tonos neutros y mates, para dar volumen al maquillaje y luego combinarlos con alguna sombra con semibrillo o satinada (para la noche).

3: A un calce más holgado y sentador, hay que buscar aquello que favorece y hace sentir cómoda. La idea es no ser víctima de las tendencias usando ropa “a la moda”, pero que no luce adecuadamente. “Si aún puedes lucir un pantalón de cuero ajustado ¡adelante! Lo importante es que sea cómodo y te quede bien”, advierte María Paz Blanco de Effortlesschic. Para acentuar la figura, prefiere cortes que marquen la cintura, escotes en V y pantalones rectos o skinny.

4: A los largos XL de las veinteañeras. Para la experta es momento de preocuparse más del cabello y esa impronta juvenil de surfer que tanto gusta quita mucha sofisticación y da aspecto despreocupado. ¡Hay que olvidarse de las californianas mal hechas! Cuando están muy marcadas u oxidadas dan aspecto de aclaración casera o de peluquería de mala calidad. Además, en el minuto en que hay mucha diferencia entre el tono oscuro superior y el claro abajo, la oscuridad en la cara endurece las facciones y tiende a lucir como un color sin retoque.

5: Usar una base que no sea adecuada con el tipo de piel. Tampoco excederse en el uso de polvos bronceantes, ya que el exceso da un efecto opaco en el rostro, haciendo que este se vea apagado y poco juvenil. Evitar acabados muy satinados o demasiado maquillaje.

6: A los petos y hot pants, están pensados para adolescentes y veinteañeras. Es hora de dejar de lado la ambición por las tallas pequeñas. Elimina las prendas con hilachas u hoyos intencionales a la vista, nada de transparencias (prefiérelas en la lencería) y despídete de los pantalones a la cadera.

interna-tips-I

7: A las melenas M o LOB (long bob) y cortos con chasquillón estilo Claire Underwood protagonista de la serie House of Cards. Una melena con capas a la altura del busto es una excelente forma de lucir más juvenil. Un flequillo más largo y volumen en la parte superior le da más sensualidad. Para quienes prefieren un look más clásico el LOB (long bob) es ideal, puede llevarse liso, ondeado o voluminoso. Al ser más abajo de los hombros da ilusión de cabello largo sin serlo, es muy cómodo.

Al menos una vez al mes hay que recurrir a un masaje capilar que estimulará el crecimiento y fortalecerá el cabello. Prefiere shampoos para pelo tratado, teñido o débil y lávalo máximo tres veces por semana. En cuanto a los tintes, Nayira recomienda utilizar aquellos que no contengan amoníaco e iluminar el rostro con reflejos. Además de atenuar facciones, ayuda a disimular el crecimiento de las canas. Prefiere colores  cálidos por sobre los cenizas, pues los primeros iluminan el rostro mientras que los segundos lo opacan.

8: A emparejar el tono de la piel de manera sutil con productos livianos de manera que el rostro se vea turgente y luminoso, otorgando luz y jovialidad. En relación a los ojos es esencial mantener las pestañas encrespadas y con máscara, además de preferir tonos luminosos. Recurrir al rubor por sobre los polvos bronceantes. Como este es un periodo donde se producen muchos cambios hormonales, deben escogerse los productos adecuados para el tipo de piel.

9: Al taco medio y los flats con estilo. Los pantalones a los tobillos o cropped también son grandes aliados. Este corte es muy sentador para mujeres de ‘mediana edad’ porque estiliza las piernas y quedan muy bien con flats, stilettos, botines e incluso zapatillas de lona.

10: Al corte ‘Lady Di’. Es hora de erradicar ese estilo. Si bien estuvo muy de moda en los años 80, lamentablemente envejece muchísimo y no estiliza las facciones. Otro rotundo no al cabello que no se corta, da la impresión de despreocupación.

11: Al exceso del color café tanto en ojos como en rostro, “ya que a pesar de que son tonos neutros hacen que el rostro se vea apagado”, aclara Bea Palma. Además, aconseja evitar los acabados muy satinados o demasiado maquillaje.

12: A plataformas, ropa muy ajustada (hay que evitar que se marquen los ‘rollitos’), transparencias y cutouts. Si aún se insiste en llevar estas prendas, solo usarlas de a una y combinadas con piezas monocromáticas para equilibrar el look. Prefiere los brillos en la noche en detalles más que en toda la ropa, la idea es potenciar los atributos quitando el foco de atención de aquellas zonas que se quieren disimular.

Potenciar los atributos: 55 / 65

1: A la hidratación capilar. Con el paso del tiempo el pelo y la piel pierden humectación natural y eso es lo que envejece. Por lo tanto, más que una regla del largo o corte, lo fundamental es mantener el aspecto sano del cabello con masajes que le devuelvan el brillo y fuerza. Prefiere tratamientos como botox capilar, shampoos sin sodio ni parabenos, vitaminas y keratina para estimular el crecimiento del pelo. En relación al corte, lo mejor es optar por un estilo sobre los hombros para estilizar las facciones faciales y dar un aspecto más juvenil.

2: A un maquillaje más centrado en los labios, ya que con esto se quita la atención sobre las ‘arruguitas’ que están en los contornos de nuestros ojos. Para las sombras preferir tonos neutros y mates. Una buena máscara de pestañas y definir las cejas para ayudar a abrir la mirada son tips esenciales para el día a día. En relación a las bases, elegirlas acordes al tipo de piel y que también entreguen un extra como sérum, ácido hialurónico, etc. En esta etapa “menos es más” es la regla de oro.

3: A las faldas y short hasta la rodilla. “La mujer madura (porque no es ni “mayor”, ni mucho menos “vieja”), no debería usar ni short ni faldas exageradamente cortas, porque se verán inapropiadas, independientemente de su estado físico”, afirma Afife Docmac, asesora de imagen y creadora de Comomevisto.cl. Se deben preferir colores luminosos y estampados con rayas verticales para dar la ilusión de esbeltez.

4: A tratamientos abrasivos, tintes con amoníaco o cualquier compuesto que irrite la fibra capilar y la exponga a más daños. Evita los cortes masculinos. La baja producción de hormonas tiende a masculinizar las facciones, por lo que hay que cuidar que el corte de pelo acentúe los rasgos femeninos.

5: A las bases muy cubritivas o al exceso de polvo en el rostro. Usar sombras satinadas y correctores muy pesados.

6: Exagerar con los accesorios. Verse recargada quita prestancia y elegancia, que deberían ser dos cualidades de imagen fuertemente cultivadas a esta edad. Hay que despedirse de la ropa demasiado ajustada y los escotes pronunciados.

interna-tips-II

7: Sí a extremar los cuidados capilares. En relación al estilo, debe mantenerse los tips de la década anterior. Asumir los años con orgullo es el mejor secreto.

8: A llevar la atención a las zonas donde estén nuestros mejores atributos. Usar un maquillaje más centrado en la boca puede ser un gran aliado, porque quitamos el foco de las ‘arruguitas’ que están en los contornos de los ojos. Preferir tonos neutros y mates. Una buena máscara de pestañas y definir las cejas ayuda a abrir la mirada. Escoger bases adecuadas al tipo de piel y que otorguen algún tratamiento adicional. Los básicos de esta etapa son: una base liviana, lápiz o sombra de cejas, máscara de pestañas, rubor, labiales y delineador de labios.

9: A la “ayudadita” de la ropa interior. Esas prendas que ayudan a dibujar las curvas que la gravedad ha ido borrando. “Es imprescindible llevar un buen sostén y un calzón de medidas adecuadas. Apoyarse en el uso de un ‘body’ para marcar la cintura y estilizar el torso y un calzón faja para definir el calce de pantalones y faldas”, recomienda Afife. Preferir texturas ligeras de calce holgado y colores cálidos para iluminar la piel.

10: A los tonos cenizas en la tintura, la idea es iluminar el rostro, tanto con la hidratación facial como con las tonalidades de los tintes si es que se opta por ocultar las canas.

11: Usar bases muy cubritivas o exceso de polvo en el rostro. Hay que olvidarse de los tonos con brillos y satinados, pues acentúan las arrugas y por ende la edad. Dejar de lado los correctores muy pesados.

12: A las prendas ajustadas, colores muy oscuros y telas muy pesadas. En esta etapa el óvalo facial sufre cambios que modifican las facciones, por eso es recomendable no usar cuellos muy altos ni exagerar con los escotes. Los tacos muy altos deben erradicarse  del clóset. “Es importante proyectar comodidad pues se traduce en una expresión corporal más amable”, comenta la experta en imagen.