El maquillaje es como una máscara. Sirve para ocultar imperfecciones, para disimular una piel curtida por los años, alguna espinilla mal cicatrizada, ojeras pronunciadas… pero esa es la norma. La excepción es el trabajo que le tocó a la famosa Makeup Artist Toni G, directora creativa de MAC Cosmetics, la persona que tuvo que endurecer las facciones de la mujer más linda del mundo. La responsable de transformar a Angelina Jolie en Maléfica, la nueva película que la tiene como protagonista y que en los próximos días se estrenará en Chile.

No es la primera vez de Toni en Hollywood. También trabaja como peluquera de celebridades y ha participado en diferentes megaproducciones, entre ellas Los Piratas del Caribe y El Planeta de los Simios, siempre como directora de maquillaje. Conoció a Angelina en el set de El Intercambio, y desde entonces se transformó en una de sus estilistas oficiales. Fue por pedido de la actriz que asumió la responsabilidad de crear el look de la malísima reina del clásico La Bella durmiente.

Wp-cara1-450

—Maléfica es uno de los personajes más memorables de Disney. ¿Cuáles son los recuerdos de la película original que te sirvieron de inspiración?

—A pesar de ser el personaje más malvado para mí siempre tuvo una belleza inigualable. Eso, junto a su magia y al miedo que provocaba, fueron los tres elementos que archivé en mi memoria y me sirvieron de inspiración.

—¿Cómo se hace para darle vida a un dibujo?

—Fue un largo proceso. Aparte de la cantidad de prótesis faciales que utilizamos, los ojos de Angelina captaron perfectamente la mirada, fue muy poco el color que tuvimos que modificar con un postizo. Su mirada fue, precisamente, mi mayor fuente de inspiración, donde jugué con tonos más verdes y amarillos para lograr ese color exacto, que es único, y que la hace completamente mágica e irreal. Los lentes de contacto fueron pintados a mano y el efecto especial post producción creó un brillo aún más mágico cada vez que el personaje se ponía furioso.

Wp-cara-2-450

—Angelina es considerada una de las mujeres más lindas del mundo. ¿Cómo fue trabajar con ella?

—Fue muy excitante ver la transformación después de todo el maquillaje y las prótesis. Mi gran preocupación y desafío fue que su piel siguiera viéndose intacta después de tantos productos fuertes para la piel, que usó por cerca de cuatro meses. Me preocupaba que no se volviera irritada con tanta aplicación, por lo que además de los productos especiales decidimos usar un mix de aceite de argán y desmaquillante de coco que resultaron ideales para su piel.