Es imposible hablar de surf, playa y sirenas sin mencionarla. Considerada como una de las surfistas más populares, Alana Blanchard revoluciona el mundo de las olas a sus 24 años. Oriunda de la paradisíaca isla de Kauai —una de las perlas hawaianas de la que han salido grandes domadores de olas como los hermanos Irons—, una pequeña Alana de solo cuatro años era capaz de levantarse sobre una tabla. A los nueve ya competía y antes de cumplir la mayoría de edad tenía pasaje rumbo al mundial de surf. Su carrera creció rápidamente y pronto se convirtió en la cara visible de este deporte.

Wp-surfistas-modelos-450-2

Es bonita y talentosa. Hasta aquí todo perfecto, pero hay quienes creen que su belleza puede jugarle en contra. Es más: algunos dicen que ha llegado hasta donde está nada más que por su apariencia.

Alana colabora activamente con la marca Rip Curl para la creación de bikinis, y sus fotos con ropa diminuta inundan la red y especialmente su cuenta de Instagram en donde tiene más de un millón de seguidores. Detractoras suyas la han acusado de haber arruinado todo el trabajo realizado por otras surfistas en el pasado, que lucharon para ser tomadas en serio especialmente tras su polémico arranque en Snapper Rocks, cuando salió a competir en tanga delante de una multitud de espectadores. 

Wp-surfistas-modelos-450-5

Sus comienzos no pintaban muy bien para la comunidad de tablas que la veía más como una cara bonita que un talento latente. Sin embargo, el destino le reservaba un giro inesperado a su popularidad… El 31 de octubre de 2003, Blanchard se encontraba navegando junto a su amiga Bethany Hamilton en la costa norte de Kauai, cuando esta última fue atacada por un tiburón tigre. El animal le arrancó su brazo izquierdo por completo. Este trágico accidente dio la vuelta al mundo y las cámaras se centraron en Alana: fue entrevistada por cientos de medios interesados por saber cómo había ayudado a su amiga a regresar a la costa. Hamilton se convirtió en un símbolo de la fuerza y Alana en una heroína. 

Blanchard continuó labrándose una reputación como deportista, obteniendo victorias en diversos campeonatos como en el Rip Curl Girls Festival Jr. Pro en España, el Roxy Pro Trials en Haleiwa, el Billabong Pro en Hookipa o el Volcom Pufferfish Surf Series en Kauai. Comenzaba a demostrar su valía al mismo tiempo que iba encontrando otra vía de éxito basada en su aspecto.

Wp-surfistas-modelos-450-3

La sirena construyó un personaje que cuenta sus aventuras a través de las redes sociales. En EEUU es muy conocida por haber emitido su propio reality Alana Surfer Girl

Distinto (pero no tanto) es el caso de Anastasia Ashley. No es la reina del surf pero sí de la red. Tiene 27 años y más de veinte sobre las olas. Nació en California pero siendo todavía una niña se instaló en Hawai. Aunque son pocos los títulos que ganó en su carrera como profesional —se encuentra en el lugar 62 de la Women’s Qualifying Series de 2014— es archiconocida gracias a las fotos que publica en la web. 

Wp-surfistas-modelos-450

Con una melena rubia y un cuerpo escultural, la surfista arrasó en 2014 y hasta fue requerida para una sesión de la edición por el 50º aniversario en la reconocida revista Sports Illustrated.

Esta chica que suele llamar la atención con su ritual antes de meterse al agua, está consciente de lo que provoca: “Me parece bien que se fijen en mi trasero y mi cuerpo si eso le da mayor repercusión al surf femenino”, dijo. Y según reconoció al Huffington Post en una entrevista “Las chicas en el deporte siempre están en la balanza del talento y el sexismo. Es duro reconocerlo, pero la imagen es algo que vende”.

Wp-surfistas-modelos-450-4

Del otro lado del Atlántico está Janni Hönscheid, la mejor exponente germana en esta disciplina. Tiene 23 años, también es modelo y aunque nació en Sylt, Alemania, vive en las Islas Canarias. Su padre es windsurfista profesional y creció entre médanos y olas enormes. La llaman la reina del shortboard, del longboard y es campeona alemana de SUP (surf con remo). Pero no solo destaca en el deporte, fue portada de Playboy Alemania. Se trató de una sesión de fotos hecha en sus tierras de Fuerteventura en donde posó semidesnuda junto al mar, su tabla y un bikini amarillo.

La cuarta deportista en la lista de sirenas es Coco Ho, uno de los cuerpos desnudos retratado en la última edición de 2014 del Body Issue de la revista ESPN. La surfista profesional nacida en Hawai posó sin ropa para una sugerente, emocionante y sensual grabación de la revista. Se sumó así a la lista de Kelly Slater, Stephanie Gilmore y Maya Gabeira que ya habían enseñado sus cuerpos atléticos en ediciones anteriores.

A sus 23 años ha conquistado más de veinte títulos, fue nombrada la tercera mejor surfista por los lectores de Surfer’s Magazine y posee el séptimo lugar en el top mundial de surfistas femeninas. Tras su aparición en ESPN, dio un salto gigante para potenciar su imagen mediática. La chica rostro de Swatch, Volcom y Nike, entre otras, se convirtió en toda una celebridad en su país tras la publicación y su video superó las 800 mil visitas. Un buen trampolín al mundo de la moda y la publicidad. Porque si este deporte es bello en sí, esto lo hace verdaderamente perfecto.