Muy rubia, muy joven, muy voluptuosa, Kate Upton es, sin duda, la celebridad norteamericana más codiciada del momento. Bendita con medidas anatómicas naturales y mundialmente aplaudidas, Upton (22) ha tenido una carrera meteórica que sigue en franco ascenso. Ha sido catalogada como la nueva Marilyn Monroe y con justa razón. Ambas guapas, rubias y famosas han quebrado los esquemas de belleza imperantes de sus respectivas épocas y se han impuesto como íconos que llegaron para quedarse. 

Nacida en Michigan y criada en Florida, a los 15 años Kate Upton se presentó a un casting de la agencia Elite Model Management y ese mismo día consiguió un contrato de varios miles de dólares. Luego fue rostro de importantes marcas de trajes de baño y a los 19 dio su paso definitivo a la fama: portada de la conocida revista Sports Illustrated, hazaña que ha repetido en dos ocasiones más y que sólo ha logrado con anterioridad la supermodelo de los ’90, Tyra Banks

En dicha publicación aparece tendida en el suelo con el cuerpo lleno de pintura, lo que le valió ser nombrada la “Novata del Año 2011” y, luego, ostentar el título de “La chica del verano” en las revistas Complex y Esquire. Nada malo si se considera que lo hizo cuando aún no había alcanzado la mayoría de edad. En 2013 fue elegida la “Mejor modelo del año” en la décima edición de los Premios Estilo y un año más tarde obtuvo el premio a la mujer más sexy del planeta, entregado por la revista People. Mismo título que Marilyn Monroe hizo suyo por años. 

Wp-kate-upton-450

Conoce el juego de la seducción, Kate Upton. A principios de año posó sin blusa ni sostén, en una pose similar a la que adoptó la propia Monroe, frente a la lente del célebre fotógrafo Bert Stern. Pelo corto, platinado y ondulado; cejas gruesas y negras en contraste con una mirada sexy y una cara angelical, Monroe fue fotografiada en junio de 1962 a pedido de la revista Vogue y ese trabajo, que luego se hizo famoso porque fue la base del libro fotográfico Last Sitting, terminaría siendo el último registro que le hicieron a la actriz. Kate Upton no posó para la lente de Stern —a todas luces imposible, pues murió en 2013—, pero sí para la cámara del fotógrafo argentino Sebastián Faena. Al comparar los dos trabajos, la revista People señaló que era un remake perfecto. 

Con la misma experiencia cinematográfica que Monroe tenía a su edad, los encantos de Upton no han dejado indiferentes a los directores del séptimo arte ni de la televisión, quienes la han reclutado para dar ese aire fresco, sexy y novedoso que la chica nacida en Michigan lleva siempre consigo. Upton debutó en la pantalla chica en el episodio de la serie Tosh.0, participando en un espacio llamado “Cuchillo o Banana”, que replica un conocido juego televisivo japonés. En julio de 2011 fue parte del “Taco Bell All-Star Legends & Celebrity Softball Game”, en el Chase Field de Phoenix, Arizona, y consiguió una pequeña aparición en Saturday Night Live.

Su primera película fue Tower Heist, en donde interpretó a la hija del protagonista. Luego vino Los tres chiflados, en la que personificó a Bernice; y, en 2014, La otra mujer, junto a Cameron Díaz y Don Johnson. Si bien en sus tres primeras apariciones jugó papeles secundarios, es en la película The Layover, del reconocido actor William H. Macy, donde tendrá un rol principal, junto a Alexandra Daddario.

Proyectado su estreno para el segundo semestre de 2015, The Layover es una comedia que cuenta la historia de dos muy buenas amigas que deciden tomar un viaje para escapar de sus problemas. Todo va bien hasta que un huracán las obliga a cambiar de vuelo y el escenario se vuelve adverso poniendo en juego su amistad.

Desde que comenzaron sus carreras, Monroe y Upton recibieron críticas por su personalidad desfachatada y su cuerpo excesivamente sexy, distante del canon del momento. La marca Victoria’s  Secret, para la cual Kate Upton ha hecho algunas campañas, la tildó  de “vulgar” por su figura poco estilizada. Su peso supuestamente excesivo, llevó a la firma a eliminarla de su calendario de ángeles de las pasarelas. Frente a eso, Upton ha sido clara: no piensa dejar de comer. Una respuesta sensata y aplaudida por los enemigos de la talla cero, pero que de alguna manera repercutió en su decisión de volver a las pasarelas con varios kilos menos y un cuerpo infartante.

Tras varios meses de duro entrenamiento físico, supervisado diariamente por su personal trainer David Kirsch —quien ha sido responsable de lograr cuerpos extraordinarios en otras celebridades—, la modelo logró bajar, en conjunto con un estricto régimen en base a proteínas, superalimentos, frutas y verduras, varios kilos, logrando una figura tan perfecta, que Victoria’s Secret la incorporó nuevamente a sus filas. Ella, con la misma soltura de siempre, volvió a tomar el lugar que le pertenece, el mismo que un día dejó vacante la protagonista de Los caballeros las prefieren rubias y que ella parece asumir sin ruborizarse siquiera.