Parece mentira, pero es cierto. Mientras la mayoría de los planes para bajar de peso evitan al máximo el arroz, tallarines y masas, el coach profesional de nutrición propone comerlos en la cantidad deseada sólo en horario nocturno, mientras que en el día sugiere cuidar la ingesta de calorías, consumiendo alimentos altos en proteínas (como huevo, pescado, pollo, carnes) y vegetales como verduras y ensaladas verdes. De ahí su nombre dieta de medio día.

interna-medio

Con 15 años de estudios y trabajo con pacientes que buscan eliminar kilos, el nutricionista explica que una dieta baja en carbohidratos, produce a la larga inevitables antojos y atracones de comida que sólo hacen recuperar el peso perdido y más. Esta necesidad de masas y azúcares —según descubrió en sus investigaciones— sería controlada por una misteriosa y pequeña parte del cerebro que los científicos del MIT denominan el ciclo LH-VTA y que el especialista llama simplemente el ciclo de carbohidratos. La estrategia según él sería, entonces, comerlos de noche; este es el horario y momento correcto para no quedarse atrapado en el ‘ciclo de carbohidratos’, lo que permite eliminar los antojos nocturnos. “Es durante la noche donde se debe comer normalmente para poder dormir placenteramente y lograr un sueño profundo y reparador, que reduce el estrés al mínimo y hace despertar con mayor energías. Padecer de antojos nocturnos pueden derivar en el largo plazo en enfermedades, lo que esta dieta evita por completo”, asegura su autor.

Este método que según Nate Miyaki se remonta a nuestros ancestros —quienes hacían dieta sólo la mitad del día mientras recolectaban los alimentos, para después comer a lo grande por las noches— engaña al cuerpo y lo obliga a quemar grasa como si estuviera en una dieta baja en hidratos de carbono las 24 horas, pero sin estarlo.