Eva no sólo fue la primera mujer de la humanidad, sino que también una adelantada en procedimientos estéticos. Eso, al menos, en la mayoría de los ojos de artistas que la han imaginado con su hoja de parra ocultando un pubis al “estilo brasileño”. Sin nada que se le asome.

Casi innombrable. Por años sólo descrito con toda clase de nombres simpáticos o inofensivos, durante estos días el “triángulo íntimo” femenino se saca su velo misterioso y es protagonista en vitrinas, discusiones en influyentes medios, e-books, TV y hasta en diálogos de la última película de Leonardo DiCaprio.

Y en Chile las mujeres se han lanzado a “dominar” la zona . Hasta los matinales han hecho segmentos que abordan la depilación total del vello púbico, con lujo de detalles. Una tendencia que primero logró comentarios cuando la serie Sex and the City la abordó en uno de sus capítulos y la reiteró en la primera película.

Wp-Depilacion-450
Pero la necesidad de remover todo en el triángulo íntimo viene de siglos antes de Cristo. Según un estudio de 2009 sobre las esculturas de la antigua Grecia y Egipto, se desprende que éstas no muestran ningún signo de vello porque las mujeres de la clase alta se lo removían. De lo contrario caían en una costumbre poco “civilizada”. El ideal femenino era sin ningún pelo. Así de claro.

Meredith Dault, autora de The Last Triangle: Sex, Money and the Politics of Pubic Hair, explica que la fijación con el pelo de la zona púbica reflota en los años ’70 cuando la industria del porno pasa a los videocasetes. Las actrices de este género dedican especial tiempo a sacarse todo porque saben que los usuarios pueden poner “pausa” y hacer zoom en cualquier momento.

También hay registro que desde los ’90 la mujer se hace cargo abiertamente de la estética del pubis.

¿Se necesita el vello en la zona íntima? La dermatóloga Carla Muñoz, de la clínica Santa María contesta: “Lo más probable es que en épocas prehistóricas haya tenido utilidad. Algunas teorías lo asocian con producción y captación de feromonas, pero no hay nada confirmado. No tiene una función protectora de infecciones clásicas o de transmisión sexual”.
La profesional advierte que el cuidado está en el proceso depilatorio, ya que allí pueden producirse problemas. “La navaja no causa tanto daño, ya que corta en la superficie sin dañar la piel. La cera tira el pelo desde su base y además saca las capas más superficiales de la piel (capa córnea), por lo que a veces puede promover más infección y también mayor riesgo de tricocriptosis (pelo encarnado). El láser es de bajo riesgo cuando es aplicado por personal capacitado y equipos de calidad bien calibrados”.
Una vez depilada, la piel de la zona púbica –según Muñoz– se considera como igual a la del resto del cuerpo, por lo que hay que mantenerla bien hidratada con cremas suaves, idealmente, sin colorantes y evitar jabones perfumados.

Fernanda Rodríguez, coordinadora de Kendha Aesthetic & Beauty Center de La Dehesa, cuenta que en su clínica realizan tres tipos de depilación: bikini corto (pedido por mujeres maduras), largo (donde se deja una pequeña zona simbólica) y el completo. Este último “es el preferido de las jóvenes” y el más popular durante el último año. Para todos se utiliza el mismo sistema: pulsos de láser alexandrita, que es indoloro. “Con seis sesiones —una al mes—, se parte desde una base de 95 por ciento de efectividad”.

Pero ante las modas, siempre surge la voz disidente. Y en este tema la reivindicación de la vellocidad en el pubis vino desde Cameron Díaz. En su reciente libro sobre belleza y estilo The Body Book se rehusa a eliminarlo por completo. “Chicas, todo tiene su propósito y si lo eliminan, nunca volverá. Y en unos años más pueden cambiar de opinión”.

Wp-Cameron-450
Sumándose a las palabras de la estrella hollywoodense, como también las entregadas a The New York Times por Gwyneth Paltrow —quien llama a mantener el vello púbico—, una tienda de la cadena American Apparel abrió sus vitrinas con modelos en lencería y “sin depilar”.

Tener o no tener, el nuevo dilema no sólo se discute en Lower Manhattan, sino que también entre las chilenas que quieren otro paisaje en los ‘Países Bajos’.