1.- Aspiradora de los kilos de más. Un sistema que succiona alimentos desde el estómago para disminuir en un 30% el consumo de calorías tiene dividida a la comunidad médica de EE.UU. Sus detractores piden a la FDA revocar su autorización: se parece demasiado a una bulimia asistida.

Recién aprobado por la FDA, este aparato remeció las redes sociales de EE.UU. “¿Bulimia Asistida?”, decían los memes acompañados de caras de asombro, duda o perplejidad. Hace tiempo que las autoridades sanitarias no autorizaban una forma tan extrema para bajar de peso: el AspireAssist, una sonda o tubo pequeño que se pone en el estómago y sale por una pequeña incisión abdominal para que el paciente drene parte del alimento ingerido. Eso sí, esta ‘aspiradora’ está pensada para pacientes con obesidad severa. Según la compañía que la fabrica —AspireBariatrics—, sus usuarios pueden perder hasta un 12% de su peso, lo que resultaría más eficaz que pastillas o dietas y más económico que una cirugía.

“Este método es muy antinatural. Es, en efecto, una gastrostomía (sonda para alimentarse por el estómago), pero al revés, con todos los peligros y disminución en la calidad de vida que implica. ¿Imaginas a alguien en una trotadora intentando mejorar sus hábitos de vida con un tubo implantado? Además, faltan estudios que acrediten su eficacia y no creo que tenga éxito en Chile porque aquí la cirugía bariátrica está muy estandarizada y funciona muy bien”, explica Gonzalo Wiedmaier, jefe del programa Vivir Sano de la Clínica Alemana.

¿Cómo funciona? El candidato se somete a un procedimiento similar a una endoscopía. Por la boca se introduce un tubo hasta el estómago que sale al exterior por una pequeña incisión en la piel. Cuando la zona se desinflama —en un par de semanas— el médico anexa al abdomen una válvula para abrir o cerrar el tubo. Después de comer, el usuario espera 20 minutos antes de conectar la válvula a un aparato del porte de un celular que aspira un tercio del contenido del estómago y lo desecha. Finalmente inyecta agua y elimina otra vez . Míralo aquí.

Sus detractores en EE.UU —entre ellas la presidenta de la Academia de Desórdenes de la Alimentación, Eva Trujillo— alegan que este aspirador imita la bulimia y puede causar daños graves, físicos y mentales. Quienes participaron en su aprobación, argumentan que para que funcione, el alimento debe ser masticado por mucho tiempo de manera que las partículas sean tan pequeñas como para pasar por la sonda. Otros cuestionan que no hay pruebas suficientes. El ensayo clínico duró un año e incluyó a 171 personas. De éstas 111 se pusieron el ‘asistente’; mientras que 60, no. Los primeros perdieron el 12.1% de su peso y los segundos sólo el 3.6% . Sin embargo, faltó un tercer grupo de control con placebo para ver cuánto hay de sicológico en estas cifras. Al fin, la gordura está en la cabeza.

Por Sonia Lira

fotojugosdetox

2.- Jugos para renacer. Históricamente, la jugoterapia ha sido uno de los planes de desintoxicación más potentes del universo dietario. Hoy, con el sistema de prensado en frío, este método de depuración se convirtió en un boom mundial que en Chile ya suma más de un centenar de adeptos, entre los que destaca el actor Jorge Zabaleta. Para comprobar sus publicitados beneficios, hicimos la prueba y los resultados superaron cualquier expectativa. Claro que nunca entendimos mejor a los que dicen que “para ser bella hay que ver estrellas”.

El plan original era seguir esta limpieza durante cinco días, pero finalmente solo pude hacerlo durante tres. Al principio me sentí una completa fracasada por no alcanzar la meta original. Sin embargo, a la mañana del día cuatro cuando la balanza marcaba una baja de tres kilos cien gramos, ese sentimiento desapareció por completo. En 72 horas logré una sensación de limpieza y vitalidad en mi cuerpo y estado de ánimo. El secreto mejor guardado de las celebridades desde Gwyneth Paltrow hasta Beyoncé, por fin estaba en mi manos. En Chile varias empresas ofrecen los jugos prensados, pero la más reconocida es Living Juice. Ellos entregan a domicilio las botellas (de 473 ml). Son seis por día. Las recetas son fruto de años de experimentación en búsqueda del equilibrio entre nutrientes, aportes minerales y vitaminas que garantizan fácil digestión y un sabor exquisito. Las preparaciones son realizadas con un sistema de presión hidráulica que mantiene intacto el valor nutritivo de vegetales y frutas.

Además, como el proceso de elaboración evita la entrada de aire y la exposición al calor, no hay alteración de la estructura celular de la planta y alcanzan a durar tres días refrigerados. Al día siguiente, mi desayuno es un Channel orange: zanahoria, naranja, piña y cúrcuma. A media mañana tomo Dr. Greens que mezcla espinaca, acelga, pepino, perejil y limón. Almuerzo un Simply red con zanahoria, manzana, betarraga, pepino y limón. En la tarde consumo un Easy green de espinaca, manzana y limón. Una hora después, abro una botella de Ginger citrus: limón, manzana y jengibre y más tarde, Ginger greens: espinaca, acelga, pepino, limón, manzana, jengibre. Entre medio, ingerí dos litros de agua y un té verde, porque el sistema permite consumir té de hierbas si se requiera alguna bebida caliente.

Termina la jornada y en vez de la sensación de hambre aparece un leve dolor de cabeza que con las horas se intensificará. Para el día dos, cambio el orden de los jugos y admito que cometí dos errores importantes. El primero fue no respetar el orden de consumo propuesto en el folleto y el segundo no preparar mi cuerpo evitando productos como café, lácteos, carnes rojas y harinas en las 72 horas previas. Si bien no es un requisito indispensable, es una recomendación para garantizar que la depuración interna se realice de manera gradual.

La jaqueca no me abandona, pero sé que cuando las toxinas entran al flujo sanguíneo es normal experimentar molestia. En el espejo, mi piel se ve más lozana y saludable que en mucho tiempo. Ya no se trata de un tema de vanidad sino de buscar la salud y equilibrio. Me estoy reseteando física y sicológicamente. Llego a la última jornada con ganas locas de masticar algo. No aguanto y devoro dos zanahorias. Apenas termino me siento como si hubiera comido un asado. El dolor de cabeza desaparece, la energía se multiplica y estoy tan satisfecha que apenas puedo tomar cinco de los seis jugos diarios. Después, vendrá lo mejor. La falta de energía de los días previos al detox ha desaparecido por completo y sorprendentemente no tengo ganas de comer nada dulce.

Como si mágicamente me hubieran instalado una banda gástrica, como el 40 por ciento de lo habitual con una sensación de saciedad máxima. Cinco días después de terminar el ayuno, cuando he comprobado que no existe ni rebote ni peak de estrés post dieta, planifico mi próximo cleanse exactamente para un mes más. Las palabras de Florencia Niemeyer, la mujer detrás del boom de este revolucionario detox en Santiago, terminan de convencerme. “Prácticamente todos los mamíferos practican el ayuno como forma de sanación. Investigaciones recientes demuestran que es un método que regenera el sistema inmunológico. Para que el organismo efectúe sus procesos naturales de sanación y limpieza, no podemos exigirle que destine mucha energía a la digestión, menos aún con alimentos procesados. Dejar estos espacios ocasionales de ayuno son algo que nuestro cuerpo agradece infinitamente”.

Por Claudia Paz González

help12345

3.- Simplemente a quemar. La prestigiosa nutricionista de las estrellas, Haylie Pomroy, vuelve con una nueva receta, esta vez para salir del estancamiento, cuando a pesar de los esfuerzos y las pocas calorías, la pesa sigue tal cual… En su nuevo libro entrega la solución.

“¿Por qué tu pesa se estancó? ¿Qué comer para resolverlo?”. Esas son las dos preguntas que la nutricionista Haylie Pomroy plantea en Quémalo (Grijalbo), el libro que la volvió a ubicar en el primer lugar del prestigioso ranking de The New York Times. Según esta especialista, que ya alcanzó la fama total con el best seller La dieta del metabolismo acelerado, hay que partir por entender por qué, a pesar de nuestros esfuerzos, ya no estamos perdiendo peso. Y respuestas hay sólo tres: retención de líquidos, problemas de digestión o causas hormonales.

Cada cual tiene su dieta para “salir del atasco”. En el primer caso, si hay inflamación, hinchazón y acumulación granulosa de celulitis, se sugiere la Quema-I, de tres días, para nutrir los riñones, el sistema linfático y la vejiga; limpiar y licuar la grasa subcutánea, calmar la inflamación y eliminar líquidos. Esto porque el sistema linfático, que es nuestro mecanismo de drenaje, ya no ejecuta su función y retiene líquidos como un mecanismo de defensa para diluir la concentración de toxinas y disminuir con ello el daño.

En este caso, propone una dieta basada en licuados, té, sopas, agua y recetas con combinaciones termogénicas de hierbas para incrementar el flujo sanguíneo hacia la grasa subcutánea, y así nutrir y restaurar los órganos que eliminan las toxinas. El cuerpo se limpia, desintoxica e hidrata. Resultado: hasta un kilo y medio en tres días. Ahora, cuando el problema es la digestión, Pomroy da algunas pistas para detectarla: acumulación de grasa en el abdomen y alrededor del torso, inflamación estomacal, problemas digestivos y respiratorios.

Aquí la especialista recomienda la Quema-D: 5 días para reparar y relajar la membrana mucosa, facilitar la digestión y quemar la grasa acumulada. ¿Cómo? A través de batidos de chía, limón, manzana verde, pepino. Tés de canela, jengibre, menta y linaza. Sopas de hojas verdes y tomate que calman la membrana mucosa. Mucha agua y remedios naturales que estimulan la producción de enzimas. Resultado: hasta 2 kilos en cinco días.

Por último, si el tema es hormonal (caracterizado por cambios de ánimo, acumulación de grasa en lugares extraños del cuerpo, como rodillas gordas o grasa en la espalda), Haylie Pomroy diseñó la dieta Quema-H para nutrir y estabilizar el hígado, la vesícula, la tiroides, así como reparar y equilibrar el sistema que genera y regula la producción de hormonas. Son 10 días en que el cuerpo se nutre de aceite de coco, pomelo, diente de león y perejil —para el hígado, vesícula y tiroides—; semillas de girasol, leche de cardo, hongos y huevos enteros —para el sistema endocrino—; cúrcuma, jengibre y pimienta negra —para aumentar la termogénesis y eliminar grasas—. Resultado: hasta cuatro kilos en diez días.

limonesshock123

4.- Milagro Alcalino. Depurativa en exceso, esta dieta cambia el PH del organismo y aumenta las energías a través del consumo de brotes, hojas verdes, limón y bicarbonato. Ideal para cuerpos cansados y estresados que buscan recuperar el equilibrio.

Cuando le preguntan a Cate Blanchett cómo mantiene su piel luminosa y su peso a raya es directa: “La dieta alcalina es la responsable del milagro”, dice a sus 47 años. También conocido como el régimen hollywoodense de desintoxicación tiene más de un siglo de historia. Fue en 1865 cuando el biólogo Claude Bernard confirmó que los altos niveles de acidez en el cuerpo humano provocaban enfermedades como reumatismos y artrosis.

Devolver el PH neutro al cuerpo es entonces el camino correcto, eliminando comida procesada y el consumo de carnes, aves, azúcar, queso, alimentos ricos en carbohidratos y algunos granos. La idea es desechar de la dieta estos alimentos ácidos y así lograr el cambio de la composición de la orina y la sangre hasta alcanzar un estado  de ‘ceniza ácida’: la depuración absoluta con el apoyo de jugos de limón y bicarbonato, además de preferir quesos de oveja por sobre los de vaca, hojas verdes, jugos de verduras, algas, brotes, legumbres, hongos, frutos secos y probióticos.

Tiene sus detractores, porque en el abuso se observa la pérdida de nutrientes esenciales. Sus incondicionales, sin embargo, van más allá y optan por terapias complementarias como lavados de intestino y colon, como una manera de acelerar el proceso alcalino en el organismo. Nadie cuestiona, sin embargo, que es la única dieta que eleva los niveles de energía porque aumenta el funcionamiento del metabolismo, regula las hormonas y fortalece el sistema inmunológico como ninguna otra, ideal incluso para lidiar, a través de la alimentación, contra enfermedades como el cáncer y la osteoporosis. Como aliado de belleza este método permite, en menos de tres meses una acelerada pérdida de peso, renovación de células, mejora la calidad del pelo lo que se resume en una inmediata apariencia más joven.