Caras

Blog

Wp-amor-a-la-nordica-588

Amor a la nórdica

Como ya saben conocí y me casé con el vikingo en Seúl, Corea, a fines del siglo pasado. Yo hacía un máster en la Universidad de Corea y tenía mi vida planificada en detalle hasta que apareció el vikingo y caí fulminada. Y sigo así hasta hoy.

Wp-Machsimo-2

El vikingo no me ayuda… ¡ni yo a él!

Siento que llevo casi una vida en Dinamarca, aunque sólo ha sido algo así como un tercio de ella. Llegué aquí después de casarme con el vikingo que cambió el rumbo de mi vida y yo, programada de fábrica con un modelo de familia con responsabilidades bastante definidas, quedé de una pieza cuando vi que su asado era mejor que el mío y… ¡me enseñó a coser a máquina!

wp-BlogTatiana-558

El estilo escandinavo la lleva

Acaba de terminar la Semana de la Moda de Copenhague y una vez más he confirmado que el estilo escandinavo ha seguido la experiencia de los antiguos vikingos: ha decidido a llegar a todos los rincones del mundo y conquistarlos –esta vez– con calidad, elegancia y funcionalidad a la hora de vestir.

Wp-blonde-and-brunette-588

Cómo sobrevivir a la intensidad adolescente

Cuando mis hijas crecían y en sus clases veía a sus compañeras danesas que a los 11 años ya se maquillaban, me pregunté más de una vez cómo sería la adolescencia de nuestras niñas… Hoy con mi marido vikingo lo vivimos a diario. Y en eso estamos: acostumbrándonos a una adolescencia que no se parece en nada a la que experimentó él y mucho menos a la que yo viví en mi Chile natal.