Caras

Blog

gb-1278965621_8888

En el corazón de Santiago

La vida tiene sus vueltas y de pronto, sin programarlo, la rutina te cambia de un día para otro. Algo así me pasó cuando a mi hermano le devolvieron su departamento y que tras remozarlo se convirtió en el nuevo hogar que comparto con mi mini-vikinga. Así fue como, casi literalmente, de un día para otro nos fuimos de Las Condes al centro mismo de Santiago, a la zona de un referente capitalino: el Barrio Brasil.

1457978049493728369

Con corazón sureño

Después de nuestra breve e intensa pasada por el norte chileno, le debía a la mini vikinga una asomada por el sur. El tiempo es usualmente un bien escaso y actividades de trabajo nos llevaron unos días al sur, que yo aumenté para que mi hija pudiera ver -ahora grande- las tierras por las que corrió, creció y jugó su “güeli” como ella la llama cuando no usa con toda la dulzura del mundo su nombre, Marta. Porque ella nació en Cherquenco, a los pies del Llaima, y allí fuimos a parar para ver que la familia se ha ido extinguiendo allí, muchos han emigrado, y ya hay más en el cementerio que en sus calles.

henrik-de-dinamarca-besa-a-la-reina-margarita

Ha muerto Henrik de Dinamarca

A los 83 años y acompañado de su esposa, la reina Margrethe, e hijos, el príncipe consorte danés falleció anoche en el Castillo de Fredensborg afectado de una neumonía, agravada por un tumor benigno en el pulmón, que había empeorado severamente la salud de su Alteza Real.

Drottning_Margrethe_av_Danmark_crop

El discurso de la Reina

No sería Año Nuevo en el reino más antiguo del mundo sin el discurso que su reina, Margrethe II, ha entregado cada 31 de diciembre, a las 6 de la tarde en punto, por 46 años, desde que asumió el trono en 1972. El discurso en cuestión se espera, se escucha, se analiza y se comenta… el mismo procedimiento cada año y aun así sigue sorprendiéndome.

Champagne 1

Gracias… y Feliz Año Nuevo

Aquí estamos nuevamente. A las puertas de terminar un año que, en lo personal, me ha parecido un suspiro… ¡y de los cortitos, además! Sin embargo, por Dios que siento que he aprendido una tonelada y más en estos últimos 365 días.