Caras

Blog

58

¡Se nos casa Harry!

En 2001 comenzó mi periplo como corresponsal en Europa y el cuento inició con una boda real. La novia del heredero a la corona noruega tenía ya un hijo -que sería paje en la boda- y en su historia de vida había escándalo, drogas y otros “detalles” nunca antes vistos en el currículum de una futura reina y así comenzó mi cuento entre tiaras y familias reales. Hasta ese momento, mi única experiencia con el tema se reducía a la mañana del 29 de julio del ’81, cuando me levanté literalmente al alba, no porque ese día se celebra el santo y cumpleaños de mi madre, sino porque al otro lado del Atlántico, Diana Spencer se convertía en Princesa de Gales al casarse con Carlos de Inglaterra. Boda de cuentos y fin de la historia de teleserie.

boulevardlavaud.cl_

De cafecito a experiencia cultural

En uno de esos poco frecuentes días en que tuve horas para mí, a mitad de semana, me fui a pasear por mi nuevo barrio con mi amiga Karen. Aprovechar el sol tibio de este otoño que está, por lejos, más agradable que en el otro lado del Atlántico fue una maravilla. Y lo que fuimos descubriendo, mejor aún.

portadaCaptura-de-pantalla-2018-04-05-a-la(s)-11.01.51

El vestido de la bisabuela

Cada vez me convenzo más: reciclar y reutilizar hace milagros… también en alta costura. Hace casi una década una bisabuela paterna de las mini-vikingas dejó este mundo y fue mi primera experiencia funeraria en el reino nórdico. Tras su sepultura siguió un almuerzo familiar en su restaurante favorito, y luego mi suegra y su hermano se dieron a la tarea de separar, repartir y desechar también, las pertenencias atesoradas por casi 90 años.

gb-1278965621_8888

En el corazón de Santiago

La vida tiene sus vueltas y de pronto, sin programarlo, la rutina te cambia de un día para otro. Algo así me pasó cuando a mi hermano le devolvieron su departamento y que tras remozarlo se convirtió en el nuevo hogar que comparto con mi mini-vikinga. Así fue como, casi literalmente, de un día para otro nos fuimos de Las Condes al centro mismo de Santiago, a la zona de un referente capitalino: el Barrio Brasil.

1457978049493728369

Con corazón sureño

Después de nuestra breve e intensa pasada por el norte chileno, le debía a la mini vikinga una asomada por el sur. El tiempo es usualmente un bien escaso y actividades de trabajo nos llevaron unos días al sur, que yo aumenté para que mi hija pudiera ver -ahora grande- las tierras por las que corrió, creció y jugó su “güeli” como ella la llama cuando no usa con toda la dulzura del mundo su nombre, Marta. Porque ella nació en Cherquenco, a los pies del Llaima, y allí fuimos a parar para ver que la familia se ha ido extinguiendo allí, muchos han emigrado, y ya hay más en el cementerio que en sus calles.