Caras

Blog

blogtatiana

SIN-cuenta

Ya a las puertas de pasar felizmente agosto, asumo que entro en el Mes de la Patria como “cincuentona” y a mucha honra. No sé si viviré 100 años -que espero que no sean nunca de soledad-, pero por alguna razón siento que los 50 son “la mitad del recorrido”. De pronto pienso “¡Wow! Y pensar que a la edad de mis hijas pensaba que los de 30 eran TAN viejos y que quedaban taaaaaaaaantos años para llegar allí” … ni decir los de ’50.

Punta_Arenas-View2-1

El imprevisible sur del mundo

Volví. Pasé casi dos meses alejada casi completamente de redes sociales y también de este blog que comencé con tanto cariño en Copenhague y que he seguido ahora que estoy “temporalmente” de vuelta en mi país. El año que estaba destinada a Chile se ha extendido y estaré finalmente algo más de un año y medio, para felicidad de mis padres y nostalgia de la familia que me espera en Dinamarca. Y para qué esperar tanto se preguntaron el vikingo y nuestra hija mayor y, dejando probablemente el verano más formidable desde que se miden las temperaturas, armaron sus maletas y aterrizaron en Santiago. Yo no podía más de dicha.

ale-4823

Entre olas de feminismo

Nací en Chile, en una sociedad profundamente patriarcal con serios problemas históricos de desigualdad en infinidad de áreas, en un tiempo que ahora sé es parte de la segunda ola del feminismo… y ya vamos en la cuarta. Mis dos hijas nacieron en los albores del nuevo milenio, en Dinamarca, en una sociedad profundamente igualitaria, donde aun así el debate sobre equidad de género y, en todo sentido, sigue siendo relevante y actual.

meghanpostcasamiento

Y vivieron felices…

Pasó el glamour real británico, esta vez con toque hollywoodense, de la boda de Harry y Meghan -ahora ya unidos en matrimonio y con el título de Duques de Sussex-, y el fin de semana que recién pasó en Copenhague se reunió toda la generación joven de monarcas y futuros monarcas para celebrar los 50 años del futuro rey danés, el muy guapo Príncipe Heredero Frederik de Dinamarca.

58

¡Se nos casa Harry!

En 2001 comenzó mi periplo como corresponsal en Europa y el cuento inició con una boda real. La novia del heredero a la corona noruega tenía ya un hijo -que sería paje en la boda- y en su historia de vida había escándalo, drogas y otros “detalles” nunca antes vistos en el currículum de una futura reina y así comenzó mi cuento entre tiaras y familias reales. Hasta ese momento, mi única experiencia con el tema se reducía a la mañana del 29 de julio del ’81, cuando me levanté literalmente al alba, no porque ese día se celebra el santo y cumpleaños de mi madre, sino porque al otro lado del Atlántico, Diana Spencer se convertía en Princesa de Gales al casarse con Carlos de Inglaterra. Boda de cuentos y fin de la historia de teleserie.