Caras

Blog

depeche

Carta abierta al tipo del puntero láser en los conciertos

Mientras promediaba el concierto de Depeche Mode, el pasado miércoles 21 en el Estadio Nacional, comenzó mi pequeña obsesión contigo. Esa luz verde infame merodeando de pronto por el escenario, tintineando y agitándose en cada rincón. ¿Quién eres? ¿Dónde estás? ¿Por qué de nuevo tú aquí? La luz va y viene. La sacas y la guardas. Ok, ¿ya probaste que podías hacerlo? No. Porque, como buen dueño del espectáculo que pretendes ser, esperaste un momento estelar para hacer tu número de fondo: “Enjoy the silence“, ese himno incombustible, que a casi 30 años de su publicación sigue erizando los pelos de quienes nos declaramos fans de los británicos, y que generación tras generación no para de reclutar nuevos adictos.

Depeche OK

Depeche Mode: Influencia irrefutable, modernidad incombustible

En materia de giras, modalidades de nostalgia hay muchas. Desde luego, están los que consagran sus repertorios a los mismos grandes éxitos de siempre, en listas que hace rato no suman siquiera una canción. Pero los últimos años nos han traído también los vigésimos o trigésimos aniversarios de algún disco, shows a la carta, e incluso tours del adiós que se repiten sucesivamente (hola Scorpions).

Lollapalooza-2018-The-Loft-Music-Academy

Lollapalooza 2018: ¿Huele a espíritu adolescente?

“¿Qué hicieron con mi Festival?”, parecieron preguntarse miles de adultos asumidos y no asumidos, cuando en el año 2013 comenzaron a asomar las primeras coronas de flores (las de la cabeza, no las de los funerales) a lo largo y ancho de Lollapalooza.

aaKATY_PERRY_DGMEDIOS_(C)Jaime_Valenzuela-8628

Katy Perry en Chile: Oda al exceso

Como época de filosofía y estética marcadas, los 80 fueron pródigos en ideas a la hora de pensar espectáculos en vivo. El problema es que las posibilidades para concretar esas fantasías futuristas y fluorescentes, seguro no siempre estuvieron.

A_UNO_901920

Viña 2018: El saldo definitivo

Viña 2018 ya es historia, y el paso de las horas nos permite hacer un análisis más reposado de lo que fue esta edición del evento más resonante de nuestro espectáculo local. La ofuscación por las tomas al público durante el show de Jamiroquai, seguramente ya se ha enfriado; la sorna despertada por el premio a Miguel Bosé, ya engrosa el generoso anecdotario histórico del certamen.