Este sábado 13 de mayo comenzó la 57º Bienal de Arte de Venecia en la Arsenale -una histórica ex armería naval- y que en esta edición reúne cerca de cinco mil invitados de todo el mundo para exponer las mejores obras de arte contemporáneo.

La nueva edición de la muestra no ha estado exenta de representación chilena gracias a Werkén, el proyecto del artista Bernardo Oyarzún que fue seleccionado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) para competir por el León de Oro.

IMG_3568

La obra, que fue destacada como uno de los proyectos más políticos del encuentro, está conformada por mil máscaras tradicionales (kollong) sostenidas por varillas de hierro natural y muros perimetrales tapizados de letreros led donde se suceden 6.907 apellidos mapuche.

“Me siento muy satisfecho con el trabajo que hemos realizado en Venecia junto con el equipo curatorial -a cargo del paraguayo Ticio Escobar- y el técnico. Tras el montaje, diría que quedó una obra perfecta. Podría decir que cumplimos nuestras expectativas”, afirma Oyarzún.

bienal

El contexto popular, los espacios marginales y las congruencias estéticas siempre han sido parte de su trabajo como artista y lo mismo a querido reflejar desde el pabellón chileno. “Mis objetivos son visibilizar y aprender de estas gestualidades y sinergias locales que constituyen formaciones culturales específicas y de pertenencia, me identifico con ello, con lo propio, con lo que entiendo por original, primario y primitivo”, asegura.

El proyecto ha sido bien acogido por el público y destacado por medios nacionales e internacionales, éxito que Patricia Ready, una de las encargadas que asistió a la presentación oficial y también directora de su galería de arte atribuye a que “Bernardo aborda el tema de manera muy poética y logra traspasar al espectador. Todos quienes entran al pabellón quedan maravillados con su trabajo. Sin duda, tiene una de las obras más potentes”.

La muestra estará abierta a todo el público hasta el 26 de noviembre de este año.