El arte, es una manera de acercarnos y de conocer más. Con este fin el Consejo de la Cultura y las Artes de la Región de Magallanes y Antártica Chilena, creó desde hace un tiempo “Proyecto A”.

Se trata de residencias artísticas en la Antártica a las que se llevan artistas por un período de aproximadamente un mes, a vivir, sentir y conocer, este increíble y desconocido lugar. Luego de eso, deben traer toda la información y experiencias vividas al continente y traspasarla mediante el lenguaje artístico a todos nosotros, a través de obras en sus distintas disciplinas.
La idea es que puedan vincular a la Antártica con la ciudadanía nacional e internacional y acrecentar el sentido de pertenencia e identidad en torno a este alejado territorio.

Wp-Refigio-450

“Las aspiraciones de este proyecto radican en el convencimiento de que los lenguajes simbólicos deben estar presentes como una forma primordial de valoración, reconocimiento y difusión del territorio antártico. Así, a través de las artes que aportan conocimiento, se crea una instancia que permite acercarse a la comprensión de ese continente bajo otros lentes”, argumentó Paola Vezzani, Directora Regional del Consejo de la Cultura de Magallanes.

En Agosto del año pasado se convocó a los artistas nacionales para esta gran aventura. Fueron 104 artistas los que postularon y tres los artistas seleccionados, Paloma Villalobos (fotografía), Gabriel del Favero (audiovisual) y Ariel Bustamante (arte sonoro).
Así fue como estos tres artistas partieron en enero de este año a la gran aventura, cruzaron las aguas del paso Drake en el buque remolcador “Lautaro” de la armada de Chile y convivieron 33 días en las bases de la Fuerza Aérea y del Ejército, “Presidente Frei Montalva” y “Bernardo O’Higgins”, respectivamente.

Con toda esta gran información, hoy ya de regreso en el continente, los artistas nos presentan “Proyecto A: Residencias artísticas en la Antártica”, en el Museo Nacional de Bellas Artes.
“Mediante experiencias sonoras y visuales, los artistas invitan a internarse en el continente blanco, cuestionando la vinculación del hombre con la naturaleza inhóspita, su supervivencia y la responsabilidad que le cabe en la protección de un medio ambiente aún inexplorado, con un gran potencial para la innovación y que día a día va cambiando. En definitiva, se busca establecer cuál es la opinión y misión de cada uno de los chilenos para con este territorio.” comenta Roberto Farriol, Director del Museo Nacional de Bellas Artes

Wp-Tren-450-2

Junto con llegar al museo, nos encontramos con “Dinámicas del vacío”, una llamativa escultura sonora de 18 metros de largo y 3 metros de diámetro, de polietileno de alta densidad, a la que incluso se puede ingresar. Obra del artista Ariel Bustamante, exponente de arte sonoro, con la colaboración del arquitecto Alfredo Thiermann y la empresa Krah que se encuentra en el frontis exterior del Museo.
El artista con microfonía especial grabó el sonido que se produce al interior de trozos de témpanos, así como la acústica de los lugares visitados. La idea es ingresar a esta escultura tipo búnker, quedar aislado de los ruidos exteriores, donde se crea una atmósfera especial y transportarse a los sonidos propios de la Antártica.

Ya dentro del museo, nos encontramos con el “Archivo natural Antártico”, de la artista Paola Villalobos. Cerca de 200 fotografías del paisaje y sucesos del entorno antártico, son imágenes capturadas por la artista y otras recopiladas por los habitantes de la zona, con el fin de crear una colección fotográfica del continente helado en distintos momentos del año.

“Sin manipulación técnica, las imágenes en diversos tamaños plantean si es posible hablar mediante una geografía tan aislada, de un conocimiento transversal de nuestro mundo, estableciendo analogías visuales, que permitan nuevos trayectos de pensamiento y resignificación”, dice Villalobos.

Wp-Hielo-450-222

Y finalmente es posible apreciar el registro audiovisual del documentalista Gabriel del Favero,“Mundus alter et idem, se trata de un micro-documental-ficción de 15 minutos, presentado a modo de una video proyección con audio, donde la crónica es narrada por una voz en off construida a partir de una serie de entrevistas hechas a científicos, militares, técnicos y familias chilenas que viven en la Antártica. Se aborda la realidad que se vive en el lugar, pero también realiza un ejercicio especulativo de cómo podría ser el futuro en dicho territorio.”

Esta es una curiosísima experiencia, el hecho de estar en pleno centro de Santiago y trasladarse por unos momentos imaginariamente al extremo austral de nuestro territorio,me parece fascinante e interesantísimo. Son buenas oportunidades que se les dan a los artistas.

>Esta exposición posteriormente será presentada en la región de Magallanes, sin fecha definida por ahora.

>Más información en este link.

Comentarios

comentarios